23 ene. 2020

Del colapso a la esperanza

Por José (Tato) Rivera Santana
Copresidente del MINH

Los defensores de la corrupción, el saqueo y la apropiación mafiosa de los bienes públicos, claman por la estabilidad del “sistema”. Algunos alucinan y se “aterrorizan” por una “conspiración” de la “izquierda”. Se equivocan. No se han percatado que el sistema no puede tener estabilidad porque colapsó. Y su colapso lo produjo su propia naturaleza. 


Los hechos son claros e irrefutables: catorce años de recesión económica; imposición antidemocrática de la ley Promesa y la Junta de Control Fiscal; destrucción de las instituciones públicas predicada bajo el manto ideológico del neoliberalismo; imposición de políticas de austeridad con consecuencias devastadoras para las grandes mayorías; elecciones que no deciden lo fundamental porque es en Washington y en Wall Street donde se decide. Y en esta tempestad, unos pocos se enriquecen, roban, mienten, se burlan y trafican con el dolor y el sufrimiento.

No hay salida en este sistema colonial-capitalista. Colapsaron el gobierno y el Estado colonial y los representantes de su cúpula política. 

Se han cerrado todos los espacios y el único disponible es la calle. ¡Y hasta ese pretenden bloquear! 

Pero nuestra gente está clara. Hoy sabemos que ha sido la calle lo que nos ha dado resultados: la calle y la movilización como expresión de la voluntad de las mayorías.

La ruta está clara. Y requiere, ese es el desafío, consensuar una propuesta de País. Estamos cerca de alcanzar la esperanza. ¡Vamos, que podemos!