26 nov. 2019

Comunicado y Resolución del grupo de Toabajeños en Defensa del Ambiente

(Toa Baja, 26 de nov., 2019) Ante la inacción de la legislatura y de las agencias gubernamentales responsables de conservar y proteger nuestra costa, los toabajeños hemos declarado, como medida preventiva, una moratoria en la construcción de estructuras y proyectos en la zona marítimo terrestre y espacios aledaños hasta que se apruebe una ley de costas.


Esto significa que se combatirá de manera amplia y contundente, cualquier actividad que impacte la condición sensitiva existente de nuestra costa, afectada mucho antes de los eventos de Irma y María. 

Ante el grave problema de la erosión costera, los legisladores se han limitado a aprobar resoluciones para hacer estudios que no se realizan y anunciar comisiones que nunca se conforman, que son inoperantes y/o nadie les hace caso, pero que sólo tienen como objetivo entretener y engañar a nuestra población. Sin embargo, son indiferentes ante los proyectos de análisis científicos y de grandes retos, como los de Moratoria y Ley de Costas, radicados por los legisladores Juan Dalmau y Dennis Márquez, desde el primer día de sesión de esta Asamblea Legislativa y que son piezas importantes para generar la discusión responsable que estos temas exigen. 

Nosotros apoyamos en principio estos dos proyectos, los cuales guardan estrecha relación. Por un lado, Puerto Rico necesita discutir y aprobar de manera amplia una ley de costa ajustada a su realidad actual; por el otro, mientras se da esa discusión, que sabemos será larga, no debemos permitir ninguna actividad, estructura o desarrollo que pueda aumentar el problema de la erosión. Esta decisión ira acompañada de un proceso de educación a todos los sectores de nuestra comunidad y de un proyecto (bien orientado e informado) de conservación y siembra de vegetación playera. 

Nuestra política en relación con el problema de la erosión es clara: si el gobierno no tiene la competencia ni los recursos para resolver o siquiera mitigar el problema, que tampoco lo empeore. Dejar la playa tranquila es una opción responsable.

Por otro lado, Camacho indicó que ante la inacción gubernamental y ante el peligro que la erosión representa, algunos sectores han comenzado a exigir un “certificados de emergencia” que los faculte a realizar trabajos de mitigación a corto plazo en los lugares afectados. Estos certificados son permisos para que cada cual resuelva su problema de la manera que entienda, aunque la alternativa no sea la correcta y lejos de ayudar agudice el problema. 

Exhortamos a las comunidades de los restantes municipios costeros a declarar una moratoria de construcción en sus costas hasta tanto no se discuta y apruebe una ley al respecto. 

Juan Camacho
Portavoz




RESOLUCIÓN PARA DECLARAR UNA MORATORIA EN LA CONSTRUCCIÓN DE ESTRUCTURAS EN LA ZONA MARÍTIMO TERRESTRE Y ESPACIOS COLINDANTES DE LA ENSENADA BOCA VIEJA DEL MUNICIPIO DE TOA BAJA

POR CUANTO: Nuestra isla cuenta con 799 millas lineales de costa con una gran variedad de rasgos geomorfológicos. Entre otros, contamos con 1,225 playas, costas rocosas, acantilados y grandes extensiones de manglares.

POR CUANTO:  Sobre el 60% de la población vive en los 44 municipios costeros, en los cuales se concentra gran parte de la infraestructura critica del país. 

POR CUANTO: Nuestras costas han sido afectadas históricamente por inundaciones costeras, por el desborde de ríos, así como por los ciclos naturales de las playas, los procesos de erosión y acreción, tormentas tropicales, huracanes, marejadas ciclónicas y oleaje asociado a frentes de invierno.  Acciones que se han convertido en extremas por el cambio climático.

POR CUANTO: Toa Baja es uno de los 44 municipios costeros del país. Su área costera, conocida como Ensenada Boca Vieja, comprende desde Palo Seco hasta el Balneario de Punta Salinas. Es un área ecológicamente sensitiva.

POR CUANTO: En el pasado, la comunidad toabajeña ha enfrentado (y vencido) proyectos de construcción que impactarían de manera significativa nuestra costa, tales como el frente marítimo de 1998, el gasoducto del norte de 2009 y el paseo de peatones y bicicletas que se construiría de asfalto y cemento sobre parte de la zona marítimo terrestre, deforestando más de un kilómetro de vegetación playera.

POR CUANTO: Estos tres proyectos mencionados, dañinos para el estado de la costa y de la vida de las personas, fueron originados y promovidos por agencias gubernamentales, específicamente, la Autoridad  de Energía Eléctrica, la autoridad de Carreteras y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales. 

POR CUANTO: La erosión es uno de los problemas fundamentales de la costa toabajeña, específicamente el área desde el poblado de Palo Seco hasta el Puente de las Banderas. 

POR CUANTO: Entre los factores que han provocado la erosión de nuestras costas, podemos mencionar el aumento del nivel de mar, la extracción de arena para la construcción, los eventos atmosféricos, las marejadas ciclónicas, las construcciones desmedidas y el incumplimiento de las leyes y reglamentos. 

POR CUANTO: La Ensenada Boca Vieja es parte de una lista de 33 puntos de playas afectadas por la erosión según ha identificado y circulado el DRNA. 

POR CUANTO: El problema de la erosión de nuestra costa existía antes del azote de los huracanes Irma y María.

POR CUANTO: Ante el reclamo de las comunidades por el grave problema de la erosión, los legisladores se han limitado a producir resoluciones y visitas a los lugares afectados, sin entrar en la verdadera discusión del tema que pudiera presentar alternativas responsables como pudiera ser el proyecto de la ley de costas que sufre el sueño de los justos desde enero de 2017 en alguna gaveta legislativa.
  
POR CUANTO: Ante la situación surgida por el embate del huracán Maria, relacionada con los permisos y los nuevos códigos de construcción, la Presidenta de la Junta de Planificación se ha expresado en beneficio del sector privado-empresarial y en detrimento de la conservación de la costa y el medio ambiente.

POR CUANTO: el gobierno y sus agencias no han sido diligentes en la implantación de las leyes y reglamentos que tienen como misión proteger y conservar nuestras playas y nuestras costas.  

POR CUANTO: Ante el reconocido embate del cambio climático ya no se trata de establecer balances entre proyectos de desarrollo y la conservación de la costa, sino se trata de actuar con medidas de mitigación y con la estricta aplicación de las normas, leyes y reglamentos existentes. 

POR CUANTO: El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, la Junta de Planificación, el Programa de Manejo  Costero, la Oficina de Gerencia de Permisos, así como las alianzas que se han nombrado con agencias federales (como el Cuerpo de Ingenieros)  han fallado en su misión de conservar y proteger la zona costera y los terrenos colindantes. 

POR TANTO, RESUÉLVASE, COMO POR LA PRESENTE SE RESUELVE, POR TOABAJENOS EN DEFENSA DEL AMBIENTE, ENTIDAD AMBIENTALISTA DE BASE COMUNITARIA, LO SIGUIENTE:

1. Declaramos una moratoria en la construcción de estructuras en la zona marítimo terrestre y espacios colindantes por el tiempo que sea necesario. 
2. Reclamamos se discuta de la manera más amplia posible el anteproyecto que establece la ley de costas para Puerto Rico que ha radicado el senador Juan Dalmau desde el 2 de enero de 2017 (P. del S. 129)  
3. Estableceremos y promoveremos un programa de educación agresivo sobre los efectos (y mitigación) del cambio climático en la costa en todas las escuelas públicas y privadas del Municipio y en otras entidades cívicas de la comunidad.  
4. Comenzaremos, con la consulta pertinente, el desarrollo de un proyecto de siembra de vegetación típica costera, la cual es una de las actividades de mitigación para la erosión más viable, económica y participativa que existe.   

Dado en Toa Baja, Puerto Rico, a 26 de noviembre de 2019.

Juan Camacho – Portavoz
Wanda Ivelisse González – Portavoz alterna