22 oct. 2019

Carta para Alicia Alonso


Por Rafael Cancel Miranda

Alicia Alonso, tan solo recordarte fortalece el alma pues no solo fuiste una gran bailarina, sino que también fuiste  una gran mujer leal a su pueblo y a sus principios. 


Tengo un imborrable recuerdo personal.  En el verano del 2006 Cuba me honró otorgándome la Orden de José Martí.  Estando en La Habana, acompañado por un grupo de boricuas, mi esposa María de los Ángeles se entera de que habría una presentación del Ballet Nacional de Cuba en el Gran Teatro de La Habana, que hoy lleva tu nombre. Nos consiguieron las entradas y fuimos al Teatro acompañados por un doctor amigo y su esposa, boricuas que habían viajado a Cuba para la ocasión. 

Al llegar, nos recibieron en la puerta del Teatro y  acompañaron hasta nuestros asientos en la segunda planta. De alguna manera te enteraste de nuestra presencia y enviaste un emisario para invitarnos a pasar a tu camerino. Así lo hicimos. María de los Ángeles estaba emocionada y comentó que te había visto bailar en dos ocasiones. Una, en el Lincoln Center de Nueva York y otra en el Teatro de la Universidad de Puerto Rico. Ante sus comentarios te quedaste pensativa unos segundos y de momento comenzaste a reírte y exclamaste: ¡Ese fue el año de la bomba!  Gracias al amigos que nos acompañó, tenemos una foto de ambas riéndose. 

Lo de la bomba no es ficción pues el mismo grupo que planificó el asesinato de Carlos Muñiz Varela y la tragedia del avión de Cubana de Aviación en Barbados, que costo 73 vidas, amenazó con ponerle una bomba y planificó interrumpir la presentación en escena en el Teatro de la Universidad. Afortunadamente, la rápida movilización de miembros de Partido Socialista Puertorriqueño (PSP) y la Federación Universitaria Pro Independencia (FUPI) lograron frustrar los planes.

Alicia, te mantuviste con la misma verticalidad y firmeza que demostraste desde tu juventud, hasta tu último día.  Asimismo fue la lealtad a tu pueblo.  El dictador Batista quiso usarte, pero tú solo serviste a tu pueblo. ¡Gracias, Alicia Alonso!


(Foto: Alicia en Puerto Rico El Nuevo Día)