8 ago. 2019

Una ola roja contra las sanciones: «Trump desbloquea a Venezuela»

Por Geraldina Colotti

Para que tenga lugar un diálogo, se necesita respeto. Dos conceptos – diálogo y respeto – que la oposición extremista de Venezuela interpreta en el lenguaje de Trump: el del suprematismo blanco y el regreso de la doctrina Monroe, para sofocar la voz libre y soberana del pueblo bolivariano. El autoproclamado "presidente interino" Juan Guaidó y su pandilla, después de solicitar sanciones contra Venezuela de cualquier manera, aplaudieron el decreto ejecutivo de Trump que establece un bloqueo económico-financiero contra el país bolivariano similar al impuesto a Cuba, argumentando que estas son medidas "contra un régimen que ha hecho negocios a expensas de los ciudadanos".


Trump ha prohibido "todas las transacciones económicas" con el gobierno bolivariano y PDVSA, la compañía petrolera estatal que constituye el pulmón del socialismo bolivariano, y ha amenazado con sancionar a cualquiera que mantenga relaciones comerciales con el gobierno y la estratégica estatal. Con las ganancias de PDVSA, que a la oposición le gustaría volver a poner en los bolsillos del imperialismo, se han realizado todos los planes sociales con los que, en veinte años, el chavismo ha dado vida al poder popular organizado. Por lo tanto, está claro que la medida, calificada como un acto de "terrorismo económico" por el ejecutivo bolivariano, afecta directamente y ferozmente al pueblo venezolano, tanto chavista como de oposición.

Por esta razón, el gobierno de Nicolás Maduro ha decidido interrumpir las conversaciones con la oposición que deberían haberse celebrado para una tercera etapa en Barbados, nuevamente con la mediación de Noruega. El presidente Maduro anticipó la declaración oficial del ejecutivo durante una llamada telefónica al programa de Diosdado Cabello, Con el Mazo Dando. "El imperialismo estadounidense, esa porción de suprematismo blanco que gobierna el país junto con el viejo fascista John Bolton, dijo el presidente, ha decidido imponer un bloqueo económico-financiero en Venezuela y la oposición ha aplaudido. En esta condición, basta diálogo. Mientras discutimos con todos los sectores de la sociedad venezolana, los traidores de la patria actúan en nombre del imperialismo. El pueblo indignado dijo ya basta, reaccionó con furia bolivariana a estas medidas criminales y ahora pide justicia contra la derecha imperialista. Una contraofensiva contra los traidores de la patria comenzará desde la Asamblea Nacional Constituyente. Ningún imperio podrá subyugar al pueblo indomables de los libertadores".

Conmemorando los 200 años desde la liberación del imperio español, el pueblo chavista ha vuelto a salir a las calles para demostrar su indignación y su firme rechazo al bloqueo económico-financiero. Una marcha que comenzó desde el Parque Carabobo y terminó en el Panteón, donde todas las autoridades públicas se expresaron en contra de la decisión de Trump, que viola el derecho internacional y que ni siquiera fue aceptada por la Unión Europea. Recordaron las etapas de una agresión que, a partir del decreto emitido por el entonces presidente Barack Obama para definir a Venezuela "una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad de los Estados Unidos", han tratado de asfixiar el socialismo bolivariano con operaciones internacionales de piratería: con el objetivo de robar las finanzas y los recursos del país mediante la creación artificial de organizaciones internacionales y el uso de una banda de estafadores, encabezada por el "autoproclamado Guaidó".

Y desde la plaza repleta de camisas rojas que levantaban el tricolor bolivariano, las banderas del PSUV y el Gran Polo Patriótico y carteles con las palabras: "Trump desbloquea a Venezuela", el presidente de la ANC, Diosdado Cabello, dijo: "Si Donald Trump piensa en tener en su manos el petróleo de Venezuela a través de la oposición, no tendrá éxito. Solo el gobierno bolivariano puede garantizar el comercio del petróleo, de lo contrario no podrá recibir ni una gota de nuestro petróleo”. Todos los líderes chavistas rechazaron la acción de una oposición que no tiene títulos para proponer el diálogo, ya que no responde al país, sino a sus padrinos norteamericanos. Celebraron el coraje y la determinación de "un pueblo libertario que se enfrenta al imperialismo decidido a dominarlo".

Un pueblo que, desde el frente de los trabajadores hasta el de los estudiantes, hasta las mujeres que como siempre han estado a la cabeza de la movilización, se declaró "en una asamblea permanente para la defensa integral de la nación". Al concluir la marcha, también habló el coordinador de colombianos en Venezuela, Juan Carlos Tanus, recordando las políticas de inclusión dirigidas por el gobierno bolivariano a los ciudadanos colombianos que viven en territorio venezolano (más de 5 millones) y a los más de 250.000 que solicitan vivir en Venezuela, perseguidos en su propio país por un gobierno vasallo de los Estados Unidos.

Un testimonio que, 200 años después de la liberación de la dominación española y la esperanza de una Patria Grande renovada desde la política de integración y paz con justicia social llevada a cabo por Venezuela, define el posicionamiento en el choque en curso entre dos modelos de desarrollo y de sociedad: por un lado, aquellos que aplauden el sufrimiento de los pueblos, por otro, la determinación organizada y solidaria de quienes dicen "No más Trump" y lo reiterarán, a nivel mundial, con una campaña que se desarrollará el sábado en todos los continentes y con todas las formas posibles, desde demostraciones y marchas hasta tuitazos.

Antes de la manifestación, el ministro de Vivienda, Ildemaro Villarroel, dijo durante una reunión de presupuesto en presencia de los medios: "Un verdadero estratega es ese general que logra ganar sin disparar un tiro. Como ha hecho el presidente Nicolás Maduro hasta ahora. Cómo lo haremos desplegando el plan integral de defensa en el territorio, en perfecta unión cívico-militar y utilizando el elemento sorpresa: la fuerza del pueblo organizado".

Una "sorpresa" ilustrada por Diosdado en su muy seguido programa al que asistieron jóvenes líderes estudiantiles. Y en el que apareció un "niño rebelde" que corría por la casa ondeando la bandera bolivariana.

(Resumen Latinoamericano)