24 jun. 2019

Ponencia de Wilma Reverón Collazo ante el Comité de Descolonización de la ONU


Wilma E. Reverón Collazo
El próximo 25 de julio se cumplen 121 años de dominación colonial de EUA sobre Puerto Rico. Los círculos intelectuales de EUA que históricamente han señalado rutas al gobierno, están reconociendo el agotamiento de la relación colonial, el problema moral que entraña para la posición internacional  de EUA y la naturaleza antidemocrática de la relación agravada con la adopción de la Ley PROMESA y la imposición de la Junta de Control Fiscal.




PONENCIA ANTE EL COMITÉ DE DESCOLONIZACIÓN DE NACIONES UNIDAS
MOVIMIENTO INDEPENDENTISTA NACIONAL HOSTOSIANO
24 DE JUNIO, 2019

POR: WILMA E. REVERÓN COLLAZO
COPRESIDENTE Y SECRETARIA RELACIONES INTERNACIONALES

S. E. Keisha Aniya McGuire, una vez mas permítame saludarle y felicitarla en su elección a la presidencia del Comité Especial de Descolonización.

Desde el 1953, Estados Unidos de América (EUA) había sostenido que Puerto Rico era un asunto doméstico, ya que en 1952 con la creación del Estado Libre Asociado y la adopción de una Constitución que confería atributos de soberanía y gobierno propio, Puerto Rico había efectivamente ejercido su derecho a la libre determinación. Basándose en esa representación, la Asamblea General de la ONU decidió sacar a Puerto Rico de la lista de territorios no autónomos y eximir a EUA de la responsabilidad de rendir informes bajo el Artículo 73e de la Carta de la ONU.

No obstante EUA, en los Informes Interagenciales de la Casa Blanca de 2005, 2007 y 2011, en las decisiones del Tribunal Supremo, en las posiciones asumidas por el Departamento de Justicia y en la ley PROMESA, ha quedado manifiestamente claro que:
1. EUA hizo una falsa representación ante la comunidad internacional en 1953;

2. Puerto Rico ha sido y sigue siendo una colonia;

3. EUA está en violación del derecho internacional, desde la Carta de la ONU, la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos
El próximo 25 de julio se cumplen 121 años de dominación colonial de EUA sobre Puerto Rico. Los círculos intelectuales de EUA que históricamente han señalado rutas al gobierno, están reconociendo el agotamiento de la relación colonial, el problema moral que entraña para la posición internacional  de EUA y la naturaleza antidemocrática de la relación agravada con la adopción de la Ley PROMESA y la imposición de la Junta de Control Fiscal.

En la publicación del Harvard Law Review ¨The International Place of Puerto Rico¨  comienza señalando: ¨This Chapter offers an internationalist explanation of Puerto Rico`s troubled position, demonstrating through recent developments that Puerto Rico is in fact non-self governing under international law..¨[1]

En el artículo de la autoría de Anthonio Weiss, ex consejero legal del Departamento de Tesoro de EUA y autor intelectual de la Ley PROMESA y Brad Setser,  del Consejo de Relaciones Exteriorres, ¨Puerto Rico, The Forgotten Colony¨, señalan que aún cuando atender la crisis económica es la prioridad, un desarrollo  económico sostenible exige que se solucione  finalmente el asunto del estatus político.[2]  Cito del texto en inglés: ¨..for the United States, which has ruled Puerto Rico as a colony for over a century, giving the people of Puerto Rico the chance to decide their own future is not only a wise policy decision—it is, for a country that prides itself as the leader of the free world, a moral imperative.¨

Durante 47 años este Comité de Descolonización nos ha acompañado y apoyado en luchas significativas para nuestro pueblo, manteniendo abierta una ventana al mundo para el pueblo de Puerto Rico y ha plasmado inequívocamente nuestra condición colonial ante las intenciones EUA de tratar de ocultar su vergüenza internacional: el colonialismo de Puerto Rico.

Ahora viene la tarea mas importante y más difícil para que este Comité descargue plenamente su responsabilidad:

Primero: apoyar las iniciativas del pueblo de Puerto Rico en su búsqueda de un proceso de descolonización inclusivo, democrático, justo e informado.

Segundo: el asegurarse que el pueblo de Pueblo de Puerto Rico, sobre todo los sectores mas vulnerables de la población tengan acceso a información balanceada, completa sobre los recursos disponibles en la comunidad internacional, tanto económicos como de asistencia social, de desarrollo, salud, educación, que servirían de apoyo en la transición hacia un estatus de soberanía que pudiera escoger el pueblo en su día;

Tercero: velar porque ante el poderío económico, militar y de información de la potencia administradora en este caso, EUA, no se presione, manipule, engañe a la población instando temor y sentido de vulnerabilidad ante el ejercicio de la soberanía;

Cuarto:  y probablemente el reto mayor, traer a EUA a la mesa del diálogo descolonizador.

Quinto: Recabar a la Asamblea General de la ONU atención urgente al caso de Puerto Rico.

La crisis humanitaria que vive Puerto Rico hoy de la cual escucharán información precisa de los peticionarios, demanda que se atienda la situación colonial de Puerto Rico con urgencia. Lo que se ha recuperado, reconstruido y restaurado en Puerto Rico después del paso de los huracanes, no ha sido gracias a FEMA, ni a fondos federales. Gran parte de lo que se levanta hoy en Puerto Rico, la agricultura, los techos, los puentes, las carreteras ha sido mayoritariamente producto del trabajo de las comunidades, de las manos de los hombres y mujeres puertorriqueños. Estamos demostrando que no necesitamos amos, necesitamos solidaridad, necesitamos acompañamiento, necesitamos apoyo, necesitamos Libertad para construir nuestra patria.                                               





[1] Harvard Law Review: The International Place of Puerto Rico, Chapter Two, Apr. 10, 2017, 130 Harv. L. Rev. 1656.
[2] Weiss and Setser: Foreign Affairs, America´s Forgotten Colony: Ending Puerto Rico´s Perpetual Crisis Council of Foreign Affairs, June 11, 2019.