2 may. 2019

Leopoldo López y Guaidó, unos instrumentos de la CIA y Trump

Por Diego Olivera Evia
    
La oposición violenta, encabezada por Juan Guaidó, un diputado autoproclamado presidente interino, y cumpliendo órdenes de sus instigadores y financistas de Estados Unidos, aupados por Trump intentaron este 30 de abril 2019, sin apoyo militar y menos de apoyo popular, y que habían tomado la Base militar en el centro de Caracas, por el terrorista Leopoldo López, el cual se escapó de la cárcel, por sus crímenes, para hacer una parodia en la Plaza Altamira reducto de los variados intentos de golpes y lo que ahora han mostrado la debilidad y el fracaso huyendo como ratas López y Guaidó, como la farsa de militares de bajo rango, como que fueron engañados, pero la verdad es una sola la mentira de trasnochados terroristas y EEUU como su padrinos criminales.  


Un intento de golpe con un componente de guion mediático a través del uso de las llamadas redes sociales, intentaron convocar al “pueblo” se fue preparando como única opción después de más de tres meses de derrotas sucesivas para la oposición, la soledad de un apoyo y el uso de alguno miembros de bajo rango y un militar de la Guardia Nacional un teniente coronel, un capitán fueron detenidos, pero no logro EEUU y el payaso Trump, su plan de invasión a través de Colombia, además el Ejército Fuerza Armadas Bolivarianas  Venezolano no se vende a estos terroristas.

El diputado payaso Juan Guaidó, un diputado autoproclamado presidente interino, y cumpliendo órdenes de sus instigadores y financistas de Estados Unidos, se lanzó «con todo» este 30 de abril, para echar abajo las bases y la obra de la Revolución Bolivariana de Venezuela.

Para las autoridades venezolanas el presidente Nicolas Maduro, manifestó que, si hay muertos en esa intentona golpista, si hay presos, si se violenta alguna ley de las contenidas en la Constitución, la «culpa» recaerá sobre las fuerzas bolivarianas del orden, no sobre los terroristas opositores., el guion que se trata ahora de escenificar es muy parecido a otros —fracasados todos— de años anteriores.

Trataron de penetrar las Fuerzas Armadas Bolivarianas, llamarlas a unirse con urgencia a los grupos opositores encabezados por el diputado Guaidó; prometerles mayores salarios y otros beneficios materiales e, incluso, asegurarles que se le mantendría su jerarquía militar, una nueva mentira, como abandonaron en Colombia, en la farsa de la ayuda de alimentos de EEUU, a los cuales actúan ahora como sicarios de Colombia.

La ultra derecha fracasa en su golpe de estado pírrico

En esta nueva farsa de la derecha fascista de intentar un nuevo golpe, genero un repudio de la mayoría de la oposición venezolana, como los manifestaron dirigentes de Acción Democrática (AD), a través de Claudio Fermín, que  respeta la elección de Maduro, como presidente legítimo, como también COPEI partido Social Cristiano, no aceptaron estos mecanismos de violencia y golpismo, la realidad sobre la legalidad del presidente Maduro, ha sido corroborado por la ONU, por un gran mayoría de los miembros, lo que ha generado la furia de Donal Trump, que no ha podido imponer una revuelta en Venezuela.

El otro hecho que marca una furia del imperio. ha sido la salida de Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA), dejando al CIA Luis Almagro, quien ha buscado atacar a Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia, hablando de borrar el socialismo en América Latina, imponiendo una vez más el concepto de “el patio trasero”, para los estadounidenses, los errores y el uso del payaso Guaidó como líder y presidente de la Asamblea Nacional (AN), solo dividir a la oposición y crear falsas expectativas de una oposición fascistas.

La huida de masa de los miembros de la derecha, el correr ha las embajada de España, muestran el  fin de los terroristas en Venezuela, y las amenazas de Trump y su equipo terrorista ha fracasado de manera estrepitosa, no ha  podido doblegar a Maduro, a la FAN, como al pueblo organizado, que ha apoyado a la revolución bolivariana, ahora se quedaron si el delfín Guaidó, que disparando en la plaza Altamira, reducto del terrorismo, no podrán ingresar legalmente a Venezuela y Trump se quedó con la peluca volada.       

(Tomado de Barómetro Internacional)