22 feb. 2019

Trump ataca a Venezuela, Cuba y Nicaragua

eeuu-imperialismo
Por Diego Olivera Evia | Barómetro Latinoamericano

La inmoralidad del modelo capitalista fascista
Suenan los tambores de guerra en América Latina, la doctrina Monroe de controlar el continente desde México a la Patagonia, es parte de la estrategia imperial, el resurgimiento del fascismo en Europa y en Latinoamérica, marca un proceso retrogrado de el concepto de Democracia, las aulas de los colegios en Brasil están atestadas de la esvástica hitleriana, son parte de un exmilitar golpista, torturador, racista, son parte de la destrucción y entrega del Amazonas a trasnacionales, lleva la muerte de los pueblos originarios, como un ataque a los sin tierra, campesinos desplazados por los latifundios, para vender a Brasil a las trasnacionales y crear una crisis económica y política.


La voracidad en la conquista de los recursos de América Latina, son parte de la campaña intervencionista del presidente fascista de EEUU, Donald Trump desde Miami, intenta destruir los conceptos del socialismo, en el denominado patio trasero del imperio, habla de un ataque masivo contra Venezuela, Cuba y Nicaragua, y posiblemente contra Bolivia, para intentar recolonizar a estos países, que mantienen su soberanía y la defensa de los recursos de los pueblos. Intentar crear un nuevo modelo capitalista, a expensas de las riquezas del petróleo, del oro, de los minerales como el Coltán, para ampliar el modelo capitalista en manos de las trasnacionales, como lo ha manifestado Trump, de que EEUU debe controlar el petróleo, y refinarla en la misma Venezuela, de una verdadera rapiña, para volver a las cañoneras, a los marines, para volver a la naciones latinoamericanas en Colonias, regentadas por un inmoral y fascista presidente Trump, en su imperio mental, en un EEUU en  crisis por su mala administración, en la caída del dólar y con guerra con China y Rusia.

Nos pareció importante publicar en mi artículo una análisis Gorraiz, sobre una nueva visión de EEUU, nuestra América.

¿EEUU está diseñando una nueva cartografía geopolítica para América Latina?

Por Germán Gorraiz López

El Trienio 2018-2020 supondrá la irrupción en el escenario geopolítico de América Latina de una nueva ola negra involucionista que consistirá en la implementación de “golpes de mano blandos “con el objetivo inequívoco de sustituir a los regímenes insensibles a los dictados de Washington (Nicaragua, Ecuador, Venezuela y Bolivia) por regímenes autocráticos tutelados por EE.UU.

¿Es la Alianza del Pacífico el caballo de Troya de EE.UU. en América Latina?
Tras la fachada neoliberal de la Alianza del Pacífico se escondería un refinado proyecto de ingeniería geopolítica cuya finalidad última sería dinamitar el proyecto político-integracionista representado por la UNASUR e intensificar la política de aislamiento de los Gobiernos progresista-populista de la región, en especial de Venezuela tras quedar huérfana del alma mater de la Revolución Bolivariana (Chávez) así como finiquitar el proyecto integrador económico del MERCOSUR, proceso de de integración económico creado en 1991 tras la firma del Tratado de Asunción entre Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay al que posteriormente se habría incorporado Venezuela como Estado parte, quedando Bolivia, Colombia, Perú, Ecuador, Chile, Surinam y Guyana como “Estados asociados”.

Dicha estrategia fago citadora tendría como objetivos a medio plazo aglutinar el Arco del Pacífico para integrar además a Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá e incorporar por último al Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) , siguiendo la teoría kentiana del “palo y la zanahoria “ expuesta por Sherman Kent en su libro “Inteligencia Estratégica para la Política Mundial Norteamericana” (1949). En dicho libro, Kent afirma que “ la guerra no siempre es convencional: en efecto, una gran parte de la guerra, de las remotas y las más próximas, ha sido siempre realizada con armas no convencionales: […] armas […] políticas y económicas. La clase de guerra en que se emplean […] (son la) guerra política y la guerra económica.”

Los fines de estos tipos de guerra fueron descritos por este autor de la siguiente manera: “en estas guerras no convencionales se trata de hacer dos cosas habilitar la voluntad y la capacidad de resistencia del enemigo y fortalecer la propia voluntad y capacidad para vencer” y más adelante añade que los instrumentos de la guerra económica “consisten en la zanahoria y el garrote”: “el bloqueo, la congelación de fondos, el ‘boicot’, el embargo y la lista negra por un lado; los subsidios, los empréstitos, los tratados bilaterales, el trueque y los convenios comerciales por otro”.

El incierto futuro de la democracia en México
La revista Foreign Policy, (edición de enero-febrero, 2012), publicó un análisis de Brzezinski titulado “After America” (” Después de América”), donde analiza la tesis de la decadencia de los EE.UU. debido a la irrupción en la escena global de nuevos actores geopolíticos (China y Rusia) y de sus posibles efectos colaterales en las relaciones internacionales. Respecto a México, Brzezinski afirma que “el empeoramiento de las relaciones entre una América (EE.UU.) en declinación y un México con problemas internos podría alcanzar niveles de escenarios amenazantes”. Así, debido al “caos constructivo” exportado por EE.UU. y plasmado en la guerra contra los cárteles del narco iniciada en el 2.006, México sería un Estado fallido del que sería paradigma la ciudad de Juárez, (la ciudad más insegura del mundo con una cifra de muertes violentas superior al total de Afganistán en el 2009), por lo que para evitar el previsible auge de movimientos revolucionarios antiestadounidenses se procederá a la intensificación de la inestabilidad interna de México hasta completar su total balcanización y sumisión a los dictados de EE.UU.

Así, la política antinmigración de Trump aunado con el proteccionismo económico ( finiquito del NAFTA) e implementación de aranceles a los productos mexicanos, conllevará una severa constricción de las exportaciones de productos mexicanos a EE.UU. así como de la entrada de remesas de dólares en México, lo que podría suponer una debacle económica y social y terminar por desencadenar frecuentes estallidos de conflictividad social, siendo previsible una clara regresión de las libertades democráticas y un posterior regreso a escenarios ya superados de intervención del Ejército ”como “garante del orden constitucional”.

Analista económico y geopolítico, colabora habitualmente en varias publicaciones digitales e impresas españolas y latinoamericanas. Fin de la nota

La inmoralidad del modelo capitalista fascista
Realmente analistas a nivel mundial conciben que las denominadas “democracias” del mundo, son una mentira a soto boche, como dicen los italianos, que ahora no concuerdan con Unión Europea (UE), bajo la presión de EEUU y su socio fascista sionistas, que presión desde las triadas judías en Ney York, para crear una crisis a nivel global, que van desde África, Medio Oriente, Asia, América latina hoy presionada por los países de área, de  derecha que apoyan su inmoralidad,  para intentar despojar a Venezuela de sus riquezas, entre ellas el petróleo, el oro, el Coltán y demás riquezas. De la misma manera Trump apuesta a invadir a Cuba y Nicaragua, para intentar liquidar las propuestas socialistas en el continente, bajo la teoría del fascismo como único modelo mundial.

Solo quedan a nivel global una férrea oposición a los ataques a Venezuela, Cuba y Nicaragua son Rusia, China, India y Sudáfrica, como potencias capaces de frenar el modelo fascista a través de la UE y EEUU, otros movimientos como los No alineados, apoyan a Venezuela y demás naciones progresistas, los ataques constantes del imperio, que busca un modelo colonialista, basada en la industria militar bélica de  EEUU y sus marines, con la CIA, para crear una nueva guerra entre las mismas naciones Latinoamérica, solo la unidad de los pueblos, el apoyo de la ONU, ante la inmoralidad de la OEA, que con el infiltrado de la CIA Almagro y su sequito de corruptos del denominado Grupo de Perú, que sin ningún derechos legal internacional, ataca a Venezuela y otras naciones de América Latina y el Caribe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario