18 dic. 2018

No te equivoques de enemigo

eeuu
Por Rafael Cancel Miranda

¿Saben ustedes cuántos miles de jóvenes puertorriqueños han muerto en guerras que no son nuestras, y que sí son por los intereses del Pentágono y de las corporaciones estadounidenses en su intento por apoderarse de las riquezas de otros pueblos?



No te equivoques de enemigo
Por Rafael Cancel Miranda

Aunque me costara la vida
o cien años de prisión,
yo jamás dispararía
contra quien combata a mi opresor.

Nos tratan como a los esclavos,
nos humillan sin ningún respeto,
y todavía estos desgraciados
pretenden que matemos por ellos.

Prefiero el peor de las suertes,
ya sea el infierno o sea la muerte,
antes que ser alcahuete
de los que humillan a mi gente.

Prefiero jugarme la vida
combatiéndolos como sea,
que es más digno caer en la pelea,
que vivir humillado y de rodillas.

.....

¿Saben ustedes cuántos miles de jóvenes puertorriqueños han muerto en guerras que no son nuestras, y que sí son por los intereses del Pentágono y de las corporaciones estadounidenses en su intento por apoderarse de las riquezas de otros pueblos?

Recientemente trajeron a Puerto Rico los restos de un joven puertorriqueño muerto en la guerra contra Corea. ¿Saben qué edad tenía? Diecinueve años. ¿Quién lo mató? No fueron los coreanos, sino el Pentágono y el gobierno estadounidense que lo envió a Corea.

¿Recuerdan ustedes al Dr. Cornelius Rhoads, quien inyectó células cancerosas a pacientes puertorriqueños en el Hospital Presbiteriano en San Juan? Pues a ese mismo doctor lo envió el ejército estadounidense a Panamá y ¿qué hacía en Panamá? Inyectar gas mostaza a soldados afroamericanos y puertorriqueños. Sabían ustedes que esterilizaron a miles de nuestra mujeres entre las décadas de 1930 y 1960? Son muchos los experimentos que han hecho con nuestra gente y nuestra tierra.

Para terminar, saben ustedes que entre los 25 poderes absolutos que tiene el gobierno yanqui sobre nosotros el número 25 –dicho por ellos– es que nos pueden vender o canjear a cualquier país sin siquiera consultarnos. Si eso no es esclavitud, ¿qué es?

A nuestra juventud puertorriqueña, que abran bien los ojos y no se dejen usar contra quienes no son nuestros enemigos. Si hemos de combatir, que sea en defensa de nuestra Patria y no por el poder que nos tiene esclavizado.

¡Pa’lante siempre, mi gente!