22 dic. 2018

Develan pintura “Nuestra Señora del Alba” en conmemoración del Día de la Bandera

(Comerío, 22 de dic., 2018) En ocasión de la conmemoración del Día de la Bandera y como parte de la preparación para la fiesta de la Natividad del Señor, hoy se develó en la parroquia Santo Cristo de la Salud de este municipio la obra Nuestra Señora del Alba, una creación de la pintora Nora L. Rodríguez Vallés que se inspiró en el poema homónimo del poeta Juan Antonio Corretjer.



El padre Pedro Ortiz, párroco de la iglesia, explicó que la pintura se develó justo antes del amanecer, durante la misa de Aguinaldo, como un homenaje a la valentía de los vecinos de las comunidades y a la bravura de la mujer puertorriqueña.

“Nuestra red de comunidades eclesiales de base Santo Cristo de la Salud, en Comerío, representa una oportunidad especial y tierra fértil para crecer en la conciencia de que la virgen madre, Nuestra Señora del Alba, es el lugar para la esperanza encarnada.  Así, nuestro insigne poeta Juan Antonio Corretjer nos dice a través del pincel de Nora Rodríguez Vallés que la esperanza está en el corazón de la patria con rostro de mujer.  De ahí nace la esperanza”, expresó padre Pedro.

El sacerdote indicó que al comisionar la obra a la artista Rodríguez Vallés se solicitó que se inspirara en el poema de Corretjer que hace alusión a una leyenda medieval sobre una batalla por la libertad en el pueblo de Tárrega, en lo que es hoy la provincia de Lérida, en Cataluña.

Se conoce por la tradición oral de la leyenda que cuando los catalanes se enfrentaron a las tropas del imperio pensaron que sólo un milagro los salvaría pues las tropas enemigas eran muy superiores. Ese día se produjo un amanecer tan esplendoroso que cegó al ejército y al obtener la victoria, los vecinos atribuyeron su triunfo a que acudió en su auxilio la virgen María en forma de un amanecer. De ahí, su nombre de Nuestra Señora del Alba. En Tárrega se conserva una estatua que recuerda aquella gesta libertaria. También se conserva otra estatua de Nuestra Señora del Alba en Manresa, cerca de Barcelona, de la que se supone era devoto san Ignacio de Loyola.

Ortiz dijo que en 1932, cuando se proclamó el “estatut” de Cataluña, el poeta puertorriqueño Juan Antonio Corretjer publicó su poema Nuestra Señora del Alba en el periódico católico El Piloto y la virgen de la lucha por la libertad de Cataluña tuvo su primera “aparición” en Puerto Rico.

La pintura es un políptico de 10 piezas—que en conjunto miden 8 pies x 8 pies—y que la artista completó en un año. El cuadro principal tiene la imagen de la virgen y las piezas restantes relatan aspectos del poema.

Durante el proceso de pintar la obra, Rodríguez Vallés comentó que considera “un privilegio caminar por las palabras del poema de Juan Antonio Corretjer”. Añadió que sintió su trabajo como “instrumento para una segunda aparición en Puerto Rico de Nuestra Señora del Alba”.