28 oct. 2018

Contradicciones en la ONU: Más sobre Puerto Rico en la Cuarta Comisión

Escrito por Olga I. Sanabria Dávila | COPRONU

Es una gran contradicción en las Naciones Unidas que el caso colonial de Puerto Rico no es uno de los temas que examina la Comisión de Política Especial y Descolonización, también llamada la Cuarta Comisión. 



La misma es una de las seis comisiones de la Asamblea General de Naciones Unidas. (La Primera atiende temas de desarme y la seguridad internacional, la Segunda asuntos económicos y financieros, la tercera asuntos sociales, humanitarios y culturales, la quinta cuestiones administrativas y del presupuesto de Naciones Unidas, y la sexta comisión atiente cuestiones Derecho Internacional.)

A pesar de que el tema de Puerto Rico no ubica en la agenda de trabajo de la Cuarta, como ha solido suceder en el caso de Puerto Rico, las fuerzas que presentan el caso han buscado la manera de que el caso sí esté presente. Así se logra cuando países amigos de la causa boricua mencionan el caso durante el debate general que celebra la Cuarta Comisión todos los años.

Durante su actual período de sesiones, al cierre de la pasada edición de Claridad habían hecho lo propio Siria, como relator del Comité de Descolonización, Bolivia, Ecuador y Cuba. El Salvador había intervenido por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Al ser presidencia Pro Tempore de la (CELAC), como tiene que ser la práctica de la presidencia, El Salvador consensuó su intervención con los demás países de la región, ahora en una transición por los cambios de gobierno suscitados. 

Al respecto, es de notar que la intervención de la CELAC en la Cuarta Comisión durante el presente período de sesiones no recoge totalmente lo que se ha plasmado como la posición de ese organismo regional sobre el caso colonial de Puerto Rico. También es de notar que en esta ocasión el Movimiento de Países No Alineados no logró consenso para una intervención en el debate general de la Cuarta Comisión como ha sido su práctica para expresar en ese organismo la posición de los No Alineados sobre una serie de temas incluyendo el caso colonial de Puerto Rico. 

Por otro lado, al igual que Cuba, Nicaragua fue contundente en su intervención. “La urgencia de la descolonización de Puerto Rico al presente entre otros asuntos se refleja en su ausencia de opciones reales para enfrentar estos desastres naturales y su grave endeudamiento económico, lo que impacta directamente en la situación económica-social del pueblo puertorriqueño y su derecho al desarrollo para cumplir los Objetivos de la Agenda 2030. Puerto Rico quien sigue afectado por los devastadores fenómenos meteorológicos, es latinoamericano y caribeño,” reza la intervención, donde Nicaragua instó que se “requiere que la potencia colonial resuelva esta situación a través del diálogo y la negociación”.

La agenda 2030 es un proyecto de desarrollo con objetivos específicos adoptado por Naciones Unidas. El país centroamericano también planteó que en la Agenda 2030 “nadie puede quedarse atrás, los habitantes de los territorios no-autónomos, tienen también todo el derecho de escoger sus propias formas de gobiernos y alcanzar sus objetivos de desarrollo sostenible en paz y seguridad”.

Venezuela hizo lo propio al referirse a que, “En nuestra región Puerto Rico es uno de esos casos de dominación colonial que se ha prolongado por más de un siglo negándose a este pueblo hermano el disfrute de sus derechos humanos, entre ellos, el derecho a la autodeterminación – incluyendo la independencia – consagrado en diversos instrumentos jurídicos y políticos. Así pues, Venezuela reivindica el derecho que asiste a Puerto Rico a decidir su futuro político, su desarrollo económico, social y cultural”. La República Bolivariana también reiteró “su solidaridad con los territorios no autónomos en el Caribe que en 2017 fueron afectados por los huracanes y llamó a las potencias coloniales a cumplir con sus responsabilidades de atención sanitaria, educativa, y de infraestructura a los pueblos de los territorios azotados”.

Por su parte, la Lcda. Vanessa Ramos, puertorriqueña presidenta de la Asociación Americana de Juristas, envió un saludo desde Puerto Rico al pueblo saharaui al concluir su intervención sobre el caso del Sahara Occidental, uno de los temas que examina la Cuarta Comisión y sobre el cual escucha peticionarios al igual que hace el Comité de Descolonización de Naciones Unidas. Además del Sahara Occidental, en esta ocasión la Cuarta Comisión escuchó peticionarios sobre Gibraltar, y Polinesia Francesa, entre otros.

Una opinión legal de Naciones Unidas bajo el fundamento del supuesto auto gobierno del Estado Libre Asociado y recogido en la resolución 748(VIII) de 1953, precluye que la Cuarta Comisión escuche peticionarios sobre la condición colonial de Puerto Rico. Acontecimientos recientes pertinentes a Puerto Rico como el caso Sánchez Valle, la Ley PROMESA y la Junta de Control Fiscal se añaden a otros elementos contrarios a ese fundamento sostenido hasta ahora por el poder de Estados Unidos. Pero en política como en la vida, no hay nada como un día tras otro, ni el presente es la eternidad.

A pesar de las complejidades y contradicciones actuales en Naciones Unidas, es importante que países amigos de Puerto Rico siguen mencionando el tema al ejercer su derecho a intervenir. Ello es motivo de particular emoción para quienes presencian las intervenciones y actualmente se esfuerzan por adelantar nuevas iniciativas ante la realidad fehaciente y urgente que enfrenta el pueblo de Puerto Rico. Esos esfuerzos continuarán hasta que en junio se vuelva a la carga en el Comité de Descolonización. 

(Publicado en Claridad) 








No hay comentarios:

Publicar un comentario