31 ago. 2017

Costoso el juego con el sistema UPR

/upr-rp-torre
Escrito por Gabriela Ortiz Díaz - En o antes del próximo 5 de septiembre, la Junta de Gobierno (JG) de la Universidad de Puerto Rico (UPR) deberá entregarle al pleno del ente rector un plan fiscal enmendado. Esto, porque el subcomité de Educación Superior de la Junta de Control Fiscal (JCF), compuesto por David Skeel, Ana Matosantos, Andrew Biggs y José González, solicitó cambios al plan que ya había sido entregado por la JG el pasado 1ro de agosto, luego de varios meses de retraso.


Mediante una misiva dirigida a Gerardo Portela, director de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF), el subcomité solicitó cambios al sistema y costo de matrículas propuestos, así como a las proyecciones de otros recaudos y ahorros contenidos en el plan fiscal de la UPR.

Entre las medidas cuyas proyecciones no fueron avaladas por el subcomité, se encuentran los recaudos por proveer servicios al Gobierno. En la carta de cuatro páginas se indica que se acepta la cifra de $10 millones asignados por la Oficina de Gerencia y Presupuesto para dicha partida, pero no creen posible que el Gobierno pueda aumentar las contrataciones a la UPR en los años siguientes.

“El subcomité no recomendará a la junta de supervisión que reconozca un aumento mayor a estos $10 millones en años subsiguientes debido a la necesidad del gobierno central de reducir sus gastos”, lee la misiva.

Aunque no detalla el monto de ingresos que generará dicho aumento, el plan fiscal de la UPR ya contiene un aumento de matrícula que duplica el costo del crédito para los niveles subgraduado y graduado, el cual entraría en vigor el semestre académico 2018- 2019. Lo que propone el plan es que el costo por crédito de un curso de bachillerato se eleve de $56 a $115, mientras que el crédito por curso de maestría subiría de $140 a $270.

A pesar de esas especificaciones en los costos de matrícula, entre las enmiendas propuestas en la misiva de la JCF, se solicita que se revise el sistema y que se “maximice el uso de la beca Federal Pell”. Además, que la matrícula de la UPR esté “alineada con universidades en Estados Unidos”.

“El Subcomité reconoce los esfuerzos de la Junta [de Gobierno] de la UPR para poner a la matrícula de la Universidad de acuerdo con universidades comparables de EE.UU. El comité solicita que la Junta [de Gobierno] de la UPR, al re-someter [el plan fiscal] articule una política de matrícula que este ajuste importante”, lee el documento.

Por otro lado, se solicitaron más medidas de consolidación (de recintos). De igual forma, se pidió un plan que explique cómo esto ayudará a disminuir un déficit que tendrán para el año fiscal 2026. Según el plan entregado el 1 de agosto, una primera fase de consolidaciones agruparía los recintos de Bayamón y Carolina bajo la sombrilla de Río Piedras, mientras que Aguadilla, Utuado y Arecibo se agruparían bajo el Recinto de Mayagüez. En una segunda fase, se consolidarían Humacao y Ponce al Recinto de Cayey.

Según reza la carta enviada por el subcomité, la JCF aprueba la medida de reducir puestos de confianza, con permanencia y transitorios, por lo que también recomienda una reducción de ofrecimientos académicos y la eliminación de tareas administrativas.

Finalmente, se le solicitó a la Universidad que especifique cuáles serán los programas de fondos federales adicionales a los que solicitarán acceso. De acuerdo al plan fiscal de la UPR, se proyecta un aumento de 20% en ingresos por concepto de asignaciones federales aparte de las ya existentes.

Natalie Jaresko, directora ejecutiva de la JCF, culminó la carta agradeciendo el esfuerzo de la JG de la UPR para producir un plan que considerara la situación fiscal de la universidad.

¿Más aumentos salariales en la administración?


Al principio de esta semana, fue de conocimiento público que los sueldos de otros cuatro funcionarios de confianza podrían aumentar pese a la reducción de 20% en los puestos de confianza solicitada por la Junta de Control Fiscal (JCF) y a los recortes millonarios al presupuesto de la institución educativa.

La noticia se publica luego del comentado aumento salarial al presidente interino de la UPR Darrel Hillman Barrera, difusión mediática que pagó Diálogo, periódico de la Universidad, con la destitución que le hiciera el presidente al director interino del medio, Viktor Rodríguez Velázquez. Tras este suceso, varias opiniones coincidieron en que el despido respondió a disgustos de la administración universitaria en torno a cómo el diario digital manejó la información del aumento de salario. Según revelado, Hillman Barrera podría devengar $124,107 al año, cerca de $20 mil más que lo dispuesto en la reglamentación universitaria.

En cuanto a los otros aumentos, se supo que un ayudante especial del presidente, así como los directores de Desarrollo y Exalumnos, la Oficina de Compras, y el Jardín Botánico tendrán un alza salarial. En la reunión mensual de la JG de la UPR se discutió un borrador que expone que la dirección de la Oficina de Compras recibirá un aumento mensual de $1,275, por lo que la compensación final sería de $60,000. Mientras, el salario del director del Jardín Botánico recibirá un aumento de $566, para un total de $64,999 anualmente.

Paga el estudiantado


Sin lugar a dudas, el liderato de la UPR apuesta a recibir nuevos ingresos para los fondos de la institución mediante alzas en el costo de los créditos de clases y otras imposiciones económicas a los alumnos. De estas manera, la administración proyecta un aumento de casi $7 millones anuales en sus ingresos propios.

Según el Plan Fiscal que ahora se está revisando nuevamente, entre los renglones considerados para obtener ese dinero se encuentran: las cuotas de laboratorio (se prevé un aumento de $3.19 millones), cuotas de graduación (el aporte sería de $430 mil), cargos de mantenimiento de verano (ingreso previsto de $720 mil), solicitudes de admisión ($270 mil adicionales), solicitudes de transcripciones y certificados ($1.33 millones de ingresos), cargos por bajas parciales y totales de cursos ($70 mil y $40 mil al año respectivamente).

Las solicitudes de tarjetas de identificación de estudiante, matrículas tardías y repetición de cursos también se prevén en el Plan Fiscal en revisión como fuentes de ingreso para las arcas de la UPR. (Claridad)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario