14 mar. 2016

Se nos fue un Ángel

gandia
Escrito por Vilma Soto Bermúdez / MINH     

Se llamó Ángel Luis Gandía Bonhommes. Le conocí en la lucha en el Movimiento Pro Independencia (MPI), cuando yo empezaba a mis 18 a llenarme de Patria y él, hecho y derecho, caballeroso, firme, taciturno a veces, ya afirmaba bandera y tierra de su Puerto Rico.


Entre sus muchos trabajos por la independencia de Puerto Rico, Ángel se destacó en la historia de Claridad. Cuando el periódico comenzó a imprimirse en Santurce, él fue el encargado de llevar al papel aquellas primeras cuatro páginas históricas con que contaba el Periódico de la Independencia.

Después de terminada la impresión, salía Ángel con su paca de periódicos en mano, a repartirlos y a organizar su comunidad.

Su vida estuvo en peligro en varias ocasiones, como el 24 junio de 1973,  cuando un comando de la derecha en Puerto Rico, le abaleó a él junto a Miguel Cabrera Figueroa y a Edwin Reyes, militantes del heredero del MPI, el Partido Socialista Puertorriqueño (PSP). Los compañeros Miguel y Edwin fallecieron hace algunos años.

Luego, otros compromisos internacionalistas le acarrearon cárcel en la República Dominicana. En una embarcación, Ángel Gandía, Raúl García y Johnny Sampson, transportaron hacia la hermana antilla a tres combatientes guerrilleros dominicanos, entre ellos: Claudio Caamaño, sobrino del Coronel Francisco Caamaño Deñó.

Nuestros tres compañeros solidarios con el pueblo dominicano fueron encarcelados y sufrieron de torturas que todavía nos revuelcan el estómago. Sus sentencias alcanzaban hasta los 30 años de trabajo forzoso.

Desde Puerto Rico, con el liderato de Juan Mari Brás y el PSP, se comenzó toda una movilización nacional e internacional para que Joaquín Balaguer, entonces presidente opresor de la nación dominicana, nos devolviera a nuestros revolucionarios antillanos. Por fin los tuvimos de regreso.

Son muchos los recuerdos que se quedan resguardados en la memoria. La última vez que nos vimos fue en una asamblea del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano. Recuerdo una sonrisa, un apretón de manos, un abrazo muy fuerte y sus palabras en mi oído: Siempre compañeros.

Se me fue un Ángel…

No hay comentarios:

Publicar un comentario