19 sept. 2015

Libertad plena para el exprisionero político Carlos Alberto Torres

Por José A. Delgado / El Nuevo Día

WASHINGTON - La Comisión de Libertad Bajo Palabra de Estados Unidos terminó la supervisión que mantenía sobre el exprisionero político Carlos Alberto Torres, quien considera que haber dejado atrás tener que cumplir con las condiciones que le impuso el gobierno federal debe magnificar la injusticia que se comete al no liberarse ya a su compañero Oscar López Rivera.

"Estoy muy feliz y alegre", dijo Torres - quien fue liberado en julio de 2010, tras cumplir 30 años en cárceles federales -, pero sostuvo que su situación apunta con más fuerza a "la contradicción de que Oscar siga preso".

López Rivera, quien ha estado prisionero durante 34 años y cuatro meses, rechazó la oferta de clemencia que le hiciera el presidente Bill Clinton en agosto de 1999 debido a que no propuso liberar a Torres y a Haydée Beltrán, ambos ya excarcelados.

Desde septiembre de 2011, López Rivera solicitó clemencia al presidente Barack Obama.

La decisión de la comisión federal de dejar de imponer condiciones a la libertad de Torres - como el no poder reunirse con otros exprisioneros políticos o viajar sin autorización-, fue tomada el miércoles, pero se conoció hoy.

La abogada Jan Susler, quien ha defendido a prisioneros políticos como Torres y López Rivera, sostuvo que el cese de los términos de la libertad condicionada a Torres, es un reconocimiento de que se trata de un ciudadano que aporta y cumple con la sociedad. Técnicamente reconocen además que es una persona cumplidora con la ley.

Susler sostuvo que la comisión pudo mantenerle la libertad condicionada a Torres durante todo el término original de su sentencia, que fue de 70 años de cárcel, tras ser convicto de sedición por sus vínculos con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN).

Desde su excarcelación, Torres se ha dedicado a la alfarería. "Tengo un taller y participo en ferias de artesanías", indicó.

Estaba impedido, sin embargo, de encontrarse con otros excompañeros de su lucha a favor de la independencia de Puerto Rico y tenía que pedir autorización a las autoridades federales para salir de su país.

"Eso terminó. Puedo vivir mi vida sin ningún obstáculo, como cualquier otro ciudadano", dijo Torres, en una entrevista telefónica.

Ahora, sostuvo, espera redoblar esfuerzos a favor de la excarcelación de López Rivera.



No hay comentarios:

Publicar un comentario