6 jun. 2015

Carta de presentación: Julia de Burgos

Por Margarita Maldonado Colón

Con motivo de la celebración del Centenario de Julia de Burgos en el 2014, la editorial Los Libros de la Iguana se propuso conmemorar dicho acontecimiento con la publicación de una serie de libros que versaron sobre la vida y obra de tan reconocida poeta de nuestras letras. Consistió en dar a la luz los siguientes cuatro libros: Julia de Burgos: El desarrollo de la conciencia femenina en la expresión poética, de Carmen Lucila Quiroga; Diario, de Julia de Burgos, en edición de Edgar Martínez Masdeu; Julia de Burgos, poeta maldita, de José Manuel Torres Santiago; y Carta de presentación: Julia de Burgos, de Edgar Martínez Masdeu.

Este libro es una recopilación de escritos, unos publicados y otros inéditos, de Martínez Masdeu, reconocido y dedicado investigador de la obra de tan recordada poeta antes de que surgiera el interés por su vida y la poesía. Sin ansias de protagonismo, el estudioso ha rescatado materiales útiles para investigación y los ha puesto a la disposición de otros investigadores y del público en general. Contra viento y marea creó e impartió, en la década del 80, un curso doctoral sobre la poesía de Julia de Burgos, en la Universidad de Puerto Rico, donde fue catedrático durante 35 años. Cuando presidió la Sección de Literatura del Ateneo Puertorriqueño, organizó el Primer Congreso Internacional Julia de Burgos en el 1992, al que asistieron reconocidas figuras nacionales e internacionales que disertaron sobre diversos aspectos de la vida y obra de nuestra reconocida poeta. Asimismo, publicó bajo el auspicio del Ateneo Puertorriqueño la Bibliografía de Julia de Burgos y Cronología de Julia de Burgos, ambos en 1992 en edición muy limitada que se obsequió a los asistentes del Congreso. En 1993 edita y publica, las Actas del congreso Internacional Julia de Burgos, del congreso que organizara.

En 1996, fue invitado por la Fundación Ana G. Méndez para realizar el capítulo sobre Julia de Burgos de la serie Autógrafo: Seres ordinarios con vidas extraordinarias. En el 1994, presentó un cursillo de Literatura Puertorriqueña en la Universidad de Granada y dictó una conferencia sobre Julia de Burgos para la que preparó una antología de su poesía que despertó tanta admiración e interés por la obra de aquella poeta desconocida para ellos, que se agotó casi de inmediato y la Universidad anfitriona debió de hacer en fotocopias otra tirada de cerca de 500 copias. Durante la celebración del Centenario de Julia de Burgos este año pasado, colaboró con la editorial Los Libros de la Iguana, para la edición especial del Diario, de Julia de Burgos, para la que realizó un repaso de su investigación original y un contracotejo del documento original con el que había ya publicado en La Revista del Ateneo Puertorriqueño logrando establecer su cuestionada autenticidad. En ese mismo año, prologó Julia de Burgos, poeta maldita, de José Manuel Torres Santiago y en diciembre salió a la luz este libro que presentamos hoy. Todas estas credenciales y muchas más reiteran su dedicación al estudio de esta escritora y constituyen ahora nuestra carta de presentación de Edgar Martínez Masdeu que hoy presenta su Carta de presentación: Julia de Burgos.

El libro, tiene una portada ilustrada por la pintora Lydia Collazo y está dividido en 4 partes no enumeradas. En primer lugar, figura el ensayo inédito: Somero e incompleto recuento, donde pone los puntos sobre la i en muchos asuntos que han circulado aquí y allá respecto al elemento biográfico de Julia; la segunda parte, que da título a todo el conjunto Carta de presentación: Julia de Burgos, amplía este asunto y entra en su poesía y su vida en afán aclaratorio muy pertinente; en tercer lugar pone en circulación la utilísima Cronología de Julia de Burgos citada por todos los intentos de biografía que se han hecho, y tan difícil de conseguir, que fuera publicada por el Ateneo en 1992; y finalmente, la Bibliografía de Julia de Burgos (hasta ese momento), publicada también por el Ateneo aquel mismo año. Veamos qué nos trae el tan documentado autor.

1.1 Somero e incompleto recuento:

Este ensayo sirve de introducción al libro y nos pone al día sobre la trayectoria del estudio de la obra de Julia de Burgos en años anteriores a la celebración del centenario de su natalicio y nos da un recorrido por los variados esfuerzos de distintos estudiosos que fueron dando a conocer la obra de la poeta. Dice el autor:

Es justo apuntar una efímera parte de lo que se ha hecho antes del centenario del nacimiento de Julia de Burgos. Porque sí se había hecho. Y mucho. Ahí están las bibliografías. Cuando Yvette Jiménez de Báez escribe (1958) y publica (1966) su tesis de maestría había algunos escritos. Pero es Yvette la que establece un corpus literario-biográfico que en gran medida han seguido casi todos. (p.5)

Señala que: “No se puede olvidar a José Emilio González quien tanto escribió sobre ella”. También apunta: “Mención aparte merece el Grupo Guajana. Quienes dedican un número Homenaje a Julia (1964). Seriesísimo homenaje realizado por la juventud literaria de entonces”. Menciona que, en la década del 80 se establece el curso doctoral en la Universidad de Puerto Rico sobre la poesía de Julia de Burgos tras algunas luchas para lograrlo y lo estuvo ofreciendo él durante 15 años. Además, en 1992, organizó el Primer Congreso Internacional Julia de Burgos, ya mencionado. Destaca Martínez Masdeu el rol de Belén Román Morales, quien internacionalizó la obra de Julia de Burgos a través de congresos, simposios y reuniones de hispanistas. Fueron los puertorriqueños los que dieron a conocer a su poeta y su obra mucho antes del centenario, mediante distintos esfuerzos, según podemos concluir de lo expuesto en este ensayo.

Más adelante, Edgar Martínez Masdeu critica tres aspectos de lo que podríamos llamar, a nuestro juicio, una crítica desenfocada. Uno es la negación de la importancia del elemento biográfico en el estudio de la obra de un autor. Señala que lo biográfico tiene su importancia cuando se trata de analizar la relevancia del “por qué y para qué resulta importante ese conocimiento”. El segundo aspecto es la tendencia a la mitificación de la figura de Julia de Burgos y su eventual desmitificación, que ya ha estado ocurriendo. El tercer aspecto que destaca el autor son las falsedades sobre la vida de Julia de Burgos difundidas a través de  la internet y otros medios versus el esfuerzo que hacen los estudiosos responsables por presentar los datos objetivos sobre la vida de la autora.

1.2 Carta de presentación: Julia de Burgos

En esta sección, el autor destaca aspectos importantes sobre la biografía de la autora y su obra poética en un tejido que entrelaza ambos aspectos de la producción literaria y nos dirige a través de los distintos eventos relevantes en la vida de la poeta que repercuten en su poesía. Señala la evolución en la percepción de los demás sobre su vida y obra: trascendencia, porque rebasa los límites del “insularismo”; popularidad por la identificación del pueblo con “el dolor cotidiano de la sobrevivencia”; y como consecuencia de ese desarrollo, la creación del mito.

El autor traza la trayectoria vital de la poeta desde su nacimiento hasta el momento de su muerte en una especie de biografía abreviada. Pero no se concreta al mero dato desnudo sino que establece una correlación entre vida y obra en una oscilación diacrónica. Dice el autor sobre esa correlación:

Hay que insistir también en que los poetas, obviamente, no son un ente aislado y desconectado de los contextos histórico-sociales y de las superestructuras culturales. El autor, decididamente se afecta, positiva o negativamente, por ambas fuerzas. El escritor “está inmerso en su época, en su clase social, se forma dentro de una cultura y asimila la estética de determinada tendencia”. Por eso, en el caso de Julia de Burgos, es útil y necesario el estudio no del biografismo anecdótico y sensiblero, sino de su personalidad biográfica. (p. 11, cita de María Grazia Profeti)

Martínez Masdeu hace una interpretación de la vida y obra de Julia de Burgos, vinculando los hechos histórico-sociales que inciden en su poesía lírica y política. Analiza la “marca biográfica” en su quehacer artístico y establece cuatro etapas en su proceso creativo: “ La primera, “La búsqueda afanosa” cubre el periodo de 1914 a 1940. Muestra la trayectoria de la poeta desde su nacimiento en un hogar pobre, sus estudios, la obtención de su título de maestra, su incursión en la poesía, su militancia política, entre otros eventos, hasta su marcha de Puerto Rico tras el hombre de sus sueños. La marca de esta etapa, según el autor, viene a ser la búsqueda de la superación mediante los estudios, la poesía, la lucha política y el amor.

“Paréntesis en Nueva York”, de enero a junio de 1940, trata sobre el viaje de la autora a Nueva York tras el hombre amado, el Dr. Juan Isidro Jimenes Grullón, hasta que él viaja a Cuba y ella permanece unos meses más en lo que obtiene el dinero para ir a su encuentro. Este periodo es una transición traumática para la poeta.

“Cuba o la plenitud”, de junio de 1940 a 1942. Recoge las vivencias más importantes junto a Jimenes Grullón durante dos años. En este periodo logra el reconocimiento del mundo intelectual. Y es allí donde escribe El mar y tú. Señala:

La Habana la deslumbra, tanto por su belleza física como ciudad, como por ser tierra de una nación libre. Cuba es simple y sencillamente la tierra de Martí. Esto provoca su profundo sentido de hispanidad, de afirmación literaria y puertorriqueña. Así lo testimonian muchas de sus cartas. Cuba le embriaga el espíritu, se siente afianzada, renovada. Todo lo ve desde la doble perspectiva de la realidad física y esa realidad subjetivada por el tamiz de su felicidad amorosa. (p. 19)

Hay que destacar que es ahí también donde se rompen sus sueños. Este periodo traza una nueva marca biográfica en su quehacer literario.

“Descenso a las tinieblas o la Babel de Hierro otra vez”, de 1942 a 1955, resulta la etapa final de su vida. Según el autor, en este periodo persiste “la búsqueda del amor, la afirmación patriótica y la afirmación del propio ser en la creación poética”; este periodo se caracteriza por la inestabilidad y un constante declinar. Trabaja, forma parte de actividades literarias, escribe y participa en la vida política, pero su derrotero la lleva prematuramente hasta la muerte abandonada y sola en una isla desierta, como escribiera en uno de sus poemas.

El estudioso pone los puntos sobre las íes en la conclusión del ensayo al indicar que a Julia: “Hay que aceptarla en toda su verdad sencilla”. La significación de la marca biográfica en la expresión poética de Julia de Burgos queda resumida por el autor de la siguiente manera:

Conoció el dolor, el desamparo, la soledad, el desamor. Por amor sintió los más ilusionados deseos de vivir, también por amor experimentó los más crasos tormentos físicos y espirituales. Por amor descendió a las tinieblas más recónditas del alma. Aun en esos momentos llevó la tea en la mano dando luz de su ser atormentado mediante la energía que le generaba la vocación poética.

La importancia del estudio de la personalidad biográfica de Julia de Burgos se explica porque puede, según concluye el profesor Martínez Masdeu, “ser útil para completar el espectograma de las fuerzas en tensión que de algún modo afectan la evolución de su producción literaria”. 

1.3 Cronología: Julia de Burgos

La tercera parte del libro corresponde a “Cronología: Julia de Burgos”, que saliera en edición limitada (y hoy agotada). El trabajo ofrece de forma abreviada, como es característico de las cronologías, la trayectoria vital de la poeta. Está precedida por una presentación en la que el autor aclara, entre otras cosas, el formato que utiliza e indica que sigue la estructura establecida por la Editorial Ayacucho de Venezuela, con algunas variaciones. Se divide en tres renglones: “Experiencia vital y literaria”; “Puerto Rico, Literatura e Historia”; “Hispanoamérica y otros: Literatura e Historia”. La cronología está ilustrada con imágenes de la vida de Julia de Burgos que no constan en la publicación original. Es la primera en insertar eventos y hechos literarios mundiales en contrapunto a los bio-bibliográficos de nuestra poeta.

4. Bibliografía: Julia de Burgos

La última parte del libro “Bibliografía: Julia de Burgos”, también publicada en edición limitada y también agotada, recoge de distintas fuentes, los trabajos más relevantes publicados sobre la autora hasta ese momento. En su nota introductoria, Martínez Masdeu indica que se propone ofrecer una bibliografía confiable usando como base las de Lourdes Jiménez, de 1958, y la de Belén Román Morales, de 1991, para contra-cotejar las ya existentes. Utiliza, además, fuentes originales de los documentos de la Colección Puertorriqueña, del Seminario Federico de Onís, de la Sala de Periódicos y Revistas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y también de la Biblioteca del Ateneo Puertorriqueño. La divide en dos partes: “Bibliografía activa”, esto es, lo escrito por la autora y recopilaciones de su obra; y la titulada “Bibliografía pasiva” que acopia lo publicado sobre la autora.

En conclusión, hemos visto que a través de estos trabajos, Edgar Martínez Masdeu, entrega al lector su Carta de presentación: Julia de Burgos, con el ferviente deseo de un sincero investigador, de aquel comprometido genuinamente con la verdad, quien, a fin de despejar toda sombra que pueda opacar la autenticidad de la imagen de la poeta, en su intención, la concreta de la siguiente forma en la cita que reafirma la indudable trascendencia de la obra poética de Julia de Burgos:

¡Qué ser extraordinariamente ejemplarizante! A pesar de una vida de tormentos, en todos los frentes, fue un ser del que emanó una gran poesía, para honra de nuestra literatura nacional. Esto es lo que le garantiza y le garantizará la eternidad”. (p. 8)

Palabras contundentes.

Texto de la presentación celebrada en Librería Mágica.

Fuente: En Rojo

No hay comentarios:

Publicar un comentario