8 jun. 2014

Megatiendas: Boicot o suicidio

Por José Alberto Álvarez Febles

Dos fuerzas combaten en cada rincón de Puerto Rico. El campo de batalla es la economía. Del desenlace depende el futuro de nuestro pueblo, de nuestra patria, de nuestra nación. El tiempo favorece al enemigo. Cada día se fortalece, nosotros nos debilitamos.

Walgreens, Walmart, Sam’s, Home Depot y otras han causado el cierre de miles de farmacias, colmados, ferreterías, tiendas de ropa, zapatos, enseres, materiales escolares, de oficina, fotografía y suma y siga. Han propiciado el debilitamiento o desaparición de las industrias del mueble, gabinetes de cocina, terrazo, losas del país, mármol, PVC, cortinas, ropa, enmarcados, productos agrícolas, entre muchas otras.

Arrecia el ataque


1. Home Depot ya tiene nueve tiendas, incluyendo la que acaban de abrir en Hatillo. Pronto inaugurarán la décima en Humacao, negocian otra en Guaynabo y dos o tres más. Ha causado la desaparición de cientos de ferreterías y tiendas de losas.

2. CVS ha anunciado su intención de abrir cien tiendas durante los próximos tres años.

3. Al menos veinte Walgreens están en proceso. Existen ya más de 120.

Lo que nos queda corre peligro de muerte: la farmacia de la esquina, el colmado o supermercado, la ferretería de siempre, la fondita para almorzar, reposterías, mueblerías, piezas de autos, talleres de mecánica, laboratorios clínicos, floristerías, funerarias, cementerios…

De$angran el país


Las megacadenas desangran a Puerto Rico. Los dólares que ponemos en sus cajas registradoras, según se ha informado, echan alitas y salen del país esa misma noche. Ni siquiera pernoctan en los bancos del país, negándoles liquidez. Como tumores cancerosos generan arterias por las que fluyen hacia Estados Unidos los ingresos que los puertorriqueños y las puertorriqueñas hemos producido con nuestro trabajo de cada día.

Dizque crean empleos

Sus defensores alegan que crean empleos. Sin embargo, por cada empleado que vemos en los pasillos y en las cajas registradoras de Walgreens, Walmart, Sam’s, Home Depot y similares, había otro empleo, tal vez de la misma persona, en los comercios del país que estos monstruos  se chuparon. Muchos estudios prueban que Walmart aumenta el desempleo y la pobreza en las áreas que infesta.

LA RUTA DEL SUICIDIO

Nunca hemos tenido una economía propia sobre la cual construir una sociedad normal. Por eso seguimos siendo colonia, la única con más de cinco siglos a cuestas. Si no las detenemos, las empresas estadounidenses pronto nos controlarán totalmente. Culminaría la conquista económica que acompañó la invasión de 1898.

Sobre las empresas del país pende la hoja de una guillotina, como las que cercenaron cabezas durante la Revolución Francesa. Hasta las prósperas, incluyendo conglomerados como Econo y Selectos, enfrentan la posibilidad de que les monten nuevos Walgreens/CVS o megatiendas en su área. Ya ha pasado en países como Costa Rica.

Los problemas con las megatiendas no son sólo nuestros. Los pueblos de muchos países -dan pena los mexicanos- son víctimas de esa plaga del capitalismo actual. Sin embargo, debido al coloniaje Puerto Rico, “…tiene la mayor concentración de ambas cadenas (Walgreens y Walmart) por milla cuadrada en todos los estados, los territorios y posesiones de los Estados Unidos. En el caso de Wal-Mart, es incluso el primer lugar en el mundo, según los datos internacionales.” (Centro de Periodismo Investigativo, 2 de mayo de 2014)

Las “preocupaciones” de Bhatia

El presidente del Senado, Eduardo Bhatia, estuvo casi un año sentado sobre el Proyecto 545 cuyo objetivo era  ayudar a las empresas del país. Le preocupaba, supuestamente, que contenía medidas que podrían violar la Constitución de Estados Unidos. El proyecto fue finalmente aprobado por la Legislatura el 2 de junio de 2014, a pesar de que Bhatia trató de impedirlo.

Queda para la historia que Bhatia prefirió preocuparse por la Constitución de EEUU que proteger las empresas del país. Hay cientos de reglamentos, leyes, decisiones departamentales, disposiciones de tratados de libre comercio, etc. que le hacen daño a la economía de Puerto Rico. Si queremos echar pa’lante tendremos que exigir exenciones no sólo de las leyes de cabotaje, sino de todo lo que obstaculice el desarrollo de nuestra economía. ¿Tenemos otro camino?

Quedarnos pasmados y permitir que nos continúen pasando el rolo  es cometer SUICIDIO como sociedad, como país, como nación.

EL BOICOT ES LO OPUESTO AL SUICIDIO

BOICOT significa negarle algo a alguien para conseguir justicia. Ghandi impulsó el BOICOT contra el monopolio de la sal y los productos británicos: India es independiente. Rosa Parks y Mandela convocaron al BOICOT contra las guaguas: Estados Unidos eliminó legislación racista y terminó el apartheid en Sudáfrica . El sindicato United Farmworkers organizó el BOICOT mundial contra la uva y forzó a los agricultores a reconocerlo y negociar.

El llamado al BOICOT a través de Las redes sociales fue un factor importante en la extirpación de La Comay.

Todos los puertorriqueños y todas las puertorriqueñas tenemos un arma inmensamente poderosa, NO COMPRARLE A LAS MEGATIENDAS. Si no venden se van.

Como herramienta de lucha el BOICOT es FLEXIBLE. Cada persona puede hacerlo a su medida: publica o privadamente, total o parcialmente. Puede boicotear megatiendas específicas (Walgreens, Walmart, Sam’s, Home Depot) y de acuerdo a su presupuesto. Las familias de menores recursos podrán continuar aprovechando los mejores especiales.

Tal vez pensemos que las megatiendas sean imprescindibles, pero rasgando la rutina y buscando alternativas en los negocios y productos del país, encontraremos que casi siempre podremos sustituir a los mega pulpos y no volver a degradarnos cruzando sus puertas.

En fin, cada boricua, cada familia puertorriqueña, puede adaptar el BOICOT a su imagen y semejanza, a su medida. Pero si no hacemos el esfuerzo máximo para (1) dejar de comprar en las megatiendas y (2) patrocinar los negocios y productos del país, con suma rapidez dejaremos de existir como nación viable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario