8 abr. 2014

Betances, orgullo patrio

Por Vilma Soto Bermúdez
MINH

Ramón Emeterio Betances, Padre de la Patria (Cabo Rojo, 1827 - París, 1898, escritor, médico, abolicionista y revolucionario) que desde el exilio recolectaba armamentos  y dirigía a los insurrectos que levantarían la tea incendiaria el 23 de septiembre de 1868 en el Grito de Lares, fue detenido y las armas confiscadas, amén de que el día establecido para el levantamiento tuvo que adelantarse debido a que el gobierno español se enteró de los planes libertarios. 

Las armas no llegaron. Las fuerzas españolas doblegaron a los patriotas… pero eso no fue el fin de la lucha. Betances, el eterno exiliado, continuó su labor revolucionaria, no solamente por su Patria, sino, además por la Cuba en armas, de quien fuera su delegado en París.

Tuve el honor hace unos años, de que el historiador Félix Ojeda Reyes, quien ha dedicado su vida al estudio y a  la recopilación de los escritos del prócer, sabiendo que estaba trabajando con la Revolución Bolivariana en el Proyecto Emancipación, se comunicara conmigo para indicarme que buscara ciertos artículos de Betances en la Biblioteca Nacional.

Tras rebuscar en la prensa de la época hallé varios de sus escritos en El Federalista. Nunca algo me había conmocionado tanto. Empecé a llorar, no de tristeza, sino de orgullo patrio. Sus palabras le dieron sentido a mi concepto de Patria Antillana, de Patria Grande. Estaba en presencia de nuestra historia. Encontré a Betances en Venezuela.

A Betances se le reconoce como uno de los principales forjadores de la conciencia antillanista y figura ideológica de la independencia americana.

La pluma de Betances lo convirtió en uno de los intelectuales más leídos de Nuestra América. Al igual que Bolívar y Martí, fustigó tanto al gobierno colonial imperante, como al imperialismo de EEUU.

De él dejamos aquí una cita: «No quiero colonia ni con España ni con Estados Unidos, ¡qué hacen los puertorriqueños que no se rebelan!»

(Correo del Orinoco)

No hay comentarios:

Publicar un comentario