27 feb. 2014

Caribeño Festival de Apoyo a Claridad

Foto: Alina Luciano / Claridad
Stephanie Fernández
Claridad

El pasado fin de semana puertorriqueños y dominicanos se dieron cita en el estacionamiento del Hiram Bithorn en Hato Rey para ser partícipes del 40mo Festival de Apoyo a Claridad que este año se le dedicó a la comunidad dominicana en Puerto Rico. Pese a algunos aguaceros esporádicos, personas de todas las edades trajeron sus sombrillas y sillas de playa para disfrutar de un ambiente en familia entre cientos de artesanos, decenas de quioscos y los espectáculos que se ofrecieron en las Tarimas Claridad y Estrella.

El jueves en la noche se celebró la dedicatoria a la comunidad dominicana en Puerto Rico. El acto contó con la presencia en tarima del cónsul dominicano en Puerto Rico, Franklin Grullón, la Vicecónsul, Mirta de Moya, destacados líderes de la comunidad dominicana en la Isla, los jóvenes atletas de padres dominicanos y criados en Puerto Rico Franklin Gómez y Francisco Soler, quienes representaron a Puerto Rico en los recientes Juegos Olímpicos en Londres y recibieron el reconocimiento en el Festival a nombre de esa nueva generación dominico-boricua. El atleta Jaime Espinal, medallista de plata en los Juegos en Londres, no pudo estar presente en el reconocimiento por estar entrenando en Turquía para una próxima representación internacional de Puerto Rico. La alcaldesa de la capital, Carmen Yulín Cruz Soto y el senador por San Juan, Ramón Luis Nieves, también estuvieron presentes en la dedicatoria. Por parte de Claridad participaron el presidente de su Junta Directiva, José Rodríguez Jiménez y la presidenta del Comité Organizador del Festival, Ivelisse Rubio Canabal.

Andy Montañez y Gilberto Santa Rosa
Foto: Xavier García
El Comité Organizador, además, felicitó y reconoció a dos agrupaciones musicales que desde sus comienzos han dado su apoyo incondicional al Festival: el grupo Atabal de Héctor Rodríguez y Plena Libre, de Gary Núñez. Atabal cumple sus 30 años y Plena Libre sus 20 años. El domingo ya al atardecer cada una de estas excelentes orquestas puso a bailar a un público entusiasta.

Otros a quienes se les reconoció su trabajo y aportación por sus años de servicio fue al equipo técnico. Un trabajo que ha pasado de generación y hoy esta en manos de Leo Aguilú Pérez, David Marcano, Carlos Pérez y Karla Quiñónez.

Durante los cuatro días del Festival se sintió un ambiente agradable, tranquilo y en orden, donde se resaltaron los valores humanos, entre ellos la libertad. Y es que dos de los temas más destacados fueron el reclamo por la excarcelación del prisionero político Oscar López Rivera y el homenaje a la poeta Julia de Burgos en su centenario, los cuales recibieron la atención de los artesanos y en diversas presentaciones en las tarimas.

La comunidad dominicana se hizo presente con quioscos con artesanías y platos típicos, como un mangú gigante confeccionado con 2014 plátanos, creando una fusión entre las islas hermanas. La fiesta en la Tarima Claridad cerró el jueves con el sabroso merengue de Javish Victoria y su Orquesta y el domingo con el Conjunto Típico Dominicano Perico Ripiao.

Kiosko del MINH/ Foto: Víctor Birriel
Entre los presentes hubo un ambiente de integración con los artesanos ya que más allá de ser simples espectadores, los primeros tuvieron la oportunidad de practicar costura, trabajar en la creación de máscaras en barro y hasta recibir masajes. No sólo los adultos disfrutaron de un sano entretenimiento, sino que los niños presenciaron espectáculos apropiados para sus edades e intereses, además de poder montarse en las machinas y recibir de sus padres artículos comprados en las carpas de artesanos.

Una vez más el domingo en la tarde los talleres del grupo de teatro Agua, Sol y Sereno lograron una de sus impresionantes representaciones con la figura de la poeta Julia de Burgos, la cual se paseó por los predios del Festival con una comparsa de pleneros y seguidores de todas las edades.

Pero la fiesta no podía continuar por siempre y pasada la media noche del domingo la bomba, la plena, la salsa, el merengue tuvieron que ir disipándose para dar paso al comienzo a un nuevo día de lucha, trabajo, solidaridad antillana y un hasta luego para vernos en el próximo Festival.




No hay comentarios:

Publicar un comentario