14 ene. 2014

Convirtamos los ecos hostosianos en plenos sonidos sociales (1)


Palabras pronunciadas por el exrector de la UPR-RP Juan R. Fernández en los Actos Conmemorativos del 175 Aniversario del natalicio de Eugenio María de Hostos el 11 de enero de 2014 en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.



El deber de los deberes consiste en
el deber de cumplir todos los deberes. 
Hostos
Por Juan R. Fernández 

Saludo protocolar
Añadiendo, con el permiso de ustedes y porque sé que están por aquí, a don José Ferrer Canales; Manuel Maldonado Denis; Julio César López y Francisco Manrique Cabrera.

Compatriotas; Amigas y amigos todos:
Al agradecer a la Dra. Ethel Ríos Orlandi, Rectora Interina del Recinto de Río Piedras; al señor Presidente de la UPR, Dr. Uroyoán Walker Ramos y al Comité para la Conmemoración del 175 aniversario del natalicio de Eugenio María de Hostos su gentil invitación para participar como Orador en estos actos, no me es dable ocultar la emoción que me embarga al ocupar la más Alta Tribuna académica de nuestra nación. Loor a todos y todas los que con sus mensajes y ejecutorias han hecho posible alcanzar estas alturas. Si me notan un tanto nervioso es porque lo estoy, siendo ese uno de los efectos de andar por las cumbres.

Cuando hace hoy exactamente 15 años el apreciado amigo, compañero y fiel hostosiano Roberto Mori al finalizar su lúcido Mensaje en conmemoración del 160 aniversario del natalicio del Patriota mayaguezano nos decía dirigiéndose al Prócer “Hostos, broder, esto está difícil” (2) no le era posible saber que 3 meses y 8 días después la trágica muerte de David Sanes en Vieques serviría como detonador de un movimiento de pueblo con “ecos hostosianos”, como diría don Pepe Ferrer Canales, y al cual el propio amigo Mori le ha adscrito significado que apunta hacia la posibilidad del inicio de una “feliz cosecha” para la obra del sembrador Hostos. (3)

Al reconocer la sorpresa que entendiblemente puede causar escuchar palabras optimistas ante la difícil situación que enfrentamos como país, es de rigor aclarar la base de los pensamientos que me propongo compartir con ustedes en esta significativa oportunidad.

Sin duda, es preciso aceptar que la difícil situación que enfrentamos como país es una que nos afecta a todos pero igualmente se hace cada más evidente que la “situación” que nos aqueja es en gran medida resultado de la ineptitud e irresponsabilidad de la clase política – administrativa que ha venido gobernando al país por lo menos desde los años 70 del pasado siglo.

Las continuas acciones politico-gubernamentales que nos han venido afectando han creado un ambiente de enajenación entre gobierno y pueblo que progresivamente alcanza niveles alarmantes adquiriendo carácter de seria crisis.

Paradójicamente, la persistente incapacidad de la clase politico-administrativa para lidiar efectivamente con la situación ha servido para hacer cada vez más relevante la diferencia que con gran agudeza señaló Hostos a fin de distinguir entre el Estado y lo que él llamó “poder social,” o sea, el poder de los ciudadanos.

Y he ahí una oportunidad positiva para impulsar el ideario hostosiano trayéndolo a la práctica efectiva mediante el fortalecimiento de la acción ciudadana en la búsqueda del bienestar general.

Es ésta una oportunidad que precisa ser inteligentemente aprovechada para lograr el reordenamiento cívico – social que Puerto Rico necesita con urgencia.

Ciertamente es una magna tarea que requerirá lo mejor de todos en el más decidido empeño de radicalmente rehacer el país con nuevos referentes, creando nuevos paradigmas y utilizando nuevos recursos en la búsqueda de nuevos objetivos trascendiendo las serias limitaciones que al presente nos aprisionan.

Se trata de lo que en otro contexto he llamado un Proyecto Social Mayor queriendo significar como
  • Proyecto: que se trata de una iniciativa humana compleja la cual se compone de múltiples actividades en la búsqueda de diversas metas pero con un propósito común;
  • Social: porque es para beneficio de la sociedad como colectivo y no para un grupo, clase o sector como lo sería, por ejemplo, un partido politico o grupo religioso;
  • Mayor: porque aspira a alcanzar todos los niveles, zonas, partes, esferas de la sociedad.


Es imprescindible destacar que la construcción de tal Proyecto, el cual sería un verdadero proyecto de país, dependerá del ejercicio efectivo, inteligente y puntual del Poder Social el cual según Hostos se constituye con “las capacidades que tienen por naturaleza una nación, una provincia, un municipio” o sea que se trata del poder de los ciudadanos distinguiéndolo del poder político el cual es de origen contractual surgiendo de la misma sociedad por lo que el Estado no tiene fuente de poder propio ni el monopolio de lo público porque el suyo es un poder que el ciudadano le delega mediante la función electoral(4). Para Hostos es diáfano que la soberanía siempre reside en la sociedad y que ésta – la sociedad – debe tener la capacidad de retirar los poderes que ha delegado cuando los recipientes de esa delegación no actúan debidamente.

Naturalmente, para alcanzar tal estado de cosas es necesario – queriendo decir, esencial - el desarrollo de una ciudadanía plenamente conocedora y capacitada para ejercer efectivamente el Poder Social. Entramos entonces en el campo prístino, señorial, de la educación en el cual ejemplarmente reinó nuestro homenajeado de hoy.

Así al fundar la Liga de Patriotas, su último gran proyecto para en las atinadas palabras del profesor Felipe Cirino Colón “guiar al pueblo boricua en el proceso de construcción de una sociedad culta, desarrollada, justa, en todos los órdenes de la vida ciudadana, pública y privada” (5) Hostos establece la educación como base fundamental del mismo al decirnos: 

Para eso es indispensable establecer la instrucción pública en todos los grados y extensión, así para niños como para niñas, y tanto para hombres como para mujeres.
Es indispensable que la educación sea a la vez social, cívica y militar.
Es indispensable aprontar y facilitar la práctica de las instituciones políticas, económicas, cívicas y culturales, que den a toda la población la aptitud, habilidad y espontaneidad necesarias para la vida activa, para el mejoramiento de la salud pública y para ejercitar la iniciativa que hay forzosamente que aplicar a todas las necesidades de la vida, así individual como social. (6)

Aunque como sabemos en su día la Liga no fructificó, no por eso murió o desapareció del todo especialmente en sus conceptos y fundamentos. Aquí cabe citar a Jorge Albistur cuando escribe: El paso de los años ha derrotado cada vez más a Hostos, pero lo ha hecho – por eso mismo – cada vez más actual. (7)

Y ciertamente más actual se nos hace Hostos en el Puerto Rico del presente. Los “ecos hostosianos” que han sobrevivido tormentas, desidias y desprecios pertinazmente se convierten en sonidos plenos llamando nuestra atención hacia necesidades sociales que precisan reflexión y acción.

Coincido con el compañero Roberto Mori al reconocer la importancia del origen social del poder vis a vis el poder político; de la cultura participativa para dar plenitud al verdadero significado de la democracia; a generar la capacidad para la búsqueda de consensos como mecanismos más allá de los procesos electorales y la descentralización para fortalecer el poder local, como “ecos hostosianos” que es preciso fortalecer hasta convertirlos en sonidos plenos como bloques fundamentales de nuestro proceso social .

Evidentemente, esto requerirá un esfuerzo y dedicación plena al cual en otro contexto y como antes dicho me he referido como Proyecto Social Mayor. En el desarrollo del mismo el proceso educativo a todos los niveles, según lo reconoció el propio Hostos, jugará un papel fundamental.

De lo que se trata es de un magno cambio de visión, de claridad de propósito, de redirección para superar en lo que quizás podemos llamar un arranque de ira santa Hostos calificó como un mal mortal al señalar que:

A fuerza de enviciados por el coloniaje, ni aun los hombres más cultos de Puerto Rico … se deciden a tener iniciativa para nada, ni a contar por completo consigo mismos, ni a dejar de esperarlo todo de los representantes del poder….
Conocedora de ese mal, la Liga de Patriotas conoce también la imposibilidad en que el país está de funcionar como entidad activa … mientras no haya adquirido la costumbre de contar exclusivamente consigo mismo y el hábito de ejercitar sus iniciativas. (8)

Ante esto lo que más sensiblemente me toca – la Universidad de Puerto Rico – enfrenta un reto de primera magnitud. Luego de sufrir el reciente periodo oscurantista, en nuestra Alma Máter se perciben tiempos de cambio que sinceramente anhelamos sean igualmente tiempos de esperanza.

Si como bien nos dijera al asumir sus funciones como Humanista Residente del Recinto de Río Piedras el siempre bien recordado amigo y profesor don José Echeverría …no solo las personas individuales tienen destino, que también lo tienen las instituciones en cuanto llevan inscritos en ellas la posibilidad de ser más y mejores de lo que en el presente son en nuestro caso eso supone añadir a sus responsabilidades la función social de contribuir a generar el futuro de la comunidad. Ésta, unida a sus otras vitales funciones, sólo las podrá cumplir a cabalidad nuestra institución si logra desarrollar un fuerte sentido de comunidad universitaria mediante, en palabras de don Pepe Echeverría, la convivencia que se caracteriza por el diálogo el cual para ser genuino presupone que quienes dialoguen se respeten recíprocamente en la diversidad de las posiciones que defienden, esto es, que esté inspirado por lo que cabe designar como la deferencia hacia la diferencia. (9)

Sin duda, solo así podremos encaminar nuestra Alma Máter a ser lo que en palabras de otro hostosiano ejemplar, Josemilio González, sería una Universidad PARA Puerto Rico en vez de meramente una Universidad DE Puerto Rico. Según el desaparecido entrañable amigo:

… en la frase ‘Una Universidad para Puerto Rico’ advertimos una voluntad de propósito. Trataría de definirla de la siguiente manera: la Universidad existe con el objetivo de atender las necesidades de los puertorriqueños. Existe para servir a nuestra nación. Por lo tanto, su inquietud mayor debe ser rendir servicios vitales a nuestra cultura, a la formación de los hijos del país. Los intereses de Puerto Rico deben ser cenitales para esta Universidad que yo concibo. Cualquier Universidad puede ser de Puerto Rico. Sólo una puede ser para Puerto Rico. ( 10)

Tal Universidad sería – indefectiblemente – una Universidad Hostosiana preparando profesionales de excelencia a la vez que ciudadanos completos, individuos que alcancen la plenitud de sus potencialidades como seres humanos.

Magno reto que tiene ante sí nuestra Universidad, sus dirigentes, estudiantes, funcionarios y comunidad universitaria toda. Todavía más cuando como repetidamente me han dicho amigas y amigos con los cuales he compartido inquietudes “Hay tanto que rescatar, tanto que hacer!”.

Ante esta realidad y la disyuntiva que la misma presenta vale la pena recordar lo que en 1943 ante una situación similar, luego de referirse a los múltiples retos y dificultades que enfrentaba, en su discurso de instalación, el que luego fuera Rector de Rectores, don Jaime Benítez se refirió a Ulrico de Hutten “aquél bravo espíritu del Renacimiento quien al enfrentarse con las tremendas exigencias de su época exclamó: 'Cuánto queda por hacer! Da gusto vivir’. (11)

Pero también es útil, con pie en tierra, recordar el aforismo chino de que todo viaje, por largo que sea, comienza con un paso.

Y así con el mayor respeto sugiero a las autoridades universitarias como acción prioritaria para encarar el magno reto antes aludido, el rescate del Instituto de Estudios Hostosianos inactivo ya por demasiado tiempo. Ha sido el Instituto una muy productiva unidad universitaria cuyo proyecto de publicación de las obras completas de Hostos no puede quedar inconcluso. Puerto Rico y mucho menos la Universidad no pueden incurrir en una falla de tal magnitud. Sería un serio atentado contra sí misma toda vez que sería un atentado contra la esencia académica que da razón de ser a la institución.

La pronta reactivación del Instituto de Estudios Hostosianos es una cuestión de principios para el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.

EN CONCLUSIÓN
Amigas y amigos que me honran al escucharme, como es de su conocimiento Hostos fue muy buen maestro. Como tal, daba muy buenas asignaciones. Construir la Patria y cómo hacerla es la suprema asignación que nos hizo. Preguntémonos: queremos hacerla? Estamos dispuestos y dispuestas para hacerla? Para hacer lo que en verdad se requiere para hacerla como él la quería? Y esto teniendo muy en cuenta su admonición de que El mejor modo de hacer las cosas es hacerlas. (12).

Buenos días y mi sincero agradecimiento por su atención.

NOTAS

1. Palabras pronunciadas en los Actos Conmemorativos del 175 Aniversario del natalicio de Eugenio María de Hostos el 11 de enero de 2014 en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.

2. Roberto Mori González, Hostos Insepulto: Ensayos en la búsqueda de la utopía inconclusa, (San Juan: Isla Negra editores, 2003) p. 113. 
La frase fue incluida originalmente por el autor en el discurso que con el título “Para un renacer de la sociedad y la democracia puertorriqueñas: Un proyecto desde Hostos para los próximos 100 años de nuestra Madre Isla” él pronunciara en la conmemoración del 160 aniversario del natalicio de Hostos el 11 de enero de 1999 en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico. Aparece con el mismo título como capítulo 8 de la obra citada. 

3. Ibid., p. 193

4. Ibid., p. 105

5. Felipe Rivera Cirino en el Prólogo a Vivian Auffant Vázquez, La Liga de Patriotas Puertorriqueños de Eugenio María de Hostos (San Juan: Publicaciones Gaviota, 2012), p. xv.

6. Eugenio María de Hostos, Liga de Patriotas Puertorriqueños – Edición Conmemorativa Centenario de su fundación (1898-1998) – (San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe; Ateneo Puertorriqueño, 1998), p. 15. Citado de aquí en adelante como Liga de Patriotas.

7. Jorge Albistur según citado por Fernando Ainsa en “Hostos y la unidad de América Latina: Raíces históricas de una utopía necesaria” que aparece en Julio César López, editor, Hostos: Sentido y Proyección de su Obra en América (Instituto de Estudios Hostosianos; Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1995), p. 441.

8. Liga de Patriotas, p. 17.

9. José Echeverría, Universidad, Democracia y Destino (Recinto de Río Piedras, Universidad de Puerto Rico: Publicaciones de la Oficina del Rector, 1993), pp. 7, 9, 11.

10. Josemilio González, Lección Inaugural: Año Académico 1988-1989 (Recinto de Río Piedras, Universidad de Puerto Rico: Publicaciones de la Oficina del Rector, 1988), p. 13.

11. Según aparece en Héctor L. Acevedo, editor, Don Jaime Benítez: Entre la Universidad y la Política (Recinto Metropolitano, Universidad Interamericana de Puerto Rico, 2008), p. 466.

12. Liga de Patriotas, p. 20.

No hay comentarios:

Publicar un comentario