22 ene. 2014

2014 y las lecciones para reconstruir la economía

Por Martha Quiñones Domínguez
80grados / Claridad

Para reconstruir la economía y la sociedad de Puerto Rico de forma que se encamine a un proceso de desarrollo, necesitamos aprender de nuestros errores y aciertos, y crear y buscar nuevos conocimientos para construir un modelo que se ajuste a nuestra realidad. Es necesario articular propuestas para reconstruir la economía y superar el tema de la crisis, el desempleo, el endeudamiento, el déficit fiscal y la falta de disciplina en cuanto a los gastos y la eficiencia gubernamental que no permite articular el desarrollo socioeconómico y las políticas públicas para el funcionamiento del Estado. El proceso de aprendizaje provee lecciones que permiten crear una propuesta de una economía diferente que fomenta la creación de empleos; la inversión en una economía diversificada que fortalece la oferta gubernamental prevaleciendo en educación, en salud y en seguridad social; que promueve la igualdad de género; y nos aleja de la dependencia, es una alternativa real.

En el proceso de aprendizaje es necesario que el gobierno tenga disciplina y prudencia en establecer prioridades y tomar decisiones públicas, que sea capaz de proveer bienes y servicios y que permita articular una política pública que balancee lo exógeno con lo endógeno. En vez de continuar remendando el modelo industrial agotado, la solución debe ser creada desde adentro (desarrollo endógeno) donde ganemos espacios económicos diversificados que se fortalezcan, construyendo herramientas eficaces que sustituyan el modelo actual.

La primera lección surge del análisis profundo de la economía de la Isla, lo que ha logrado los modelos impuestos que favorecen el atraer empresas (exógeno) y capital extranjero sin fortalecer el nuestro (endógeno). La lección es que debemos lograr un balance entre lo exógeno y lo endógeno, que permita estimular diversos sectores económicos de forma que podamos tener una economía que crezca y se mantenga diversificada y protegida (por eso debemos pedir más poderes para poder proteger lo local). Aprender que debemos fortalecer la economía local y endógena diversificada, de manera que sea la que mueva la economía de Puerto Rico sin intervención externa. Asimilar que mientras se siga viendo que lo importante es lo exógeno, el atraer empresas sin evaluar las consecuencias, se seguirá destruyendo la economía de aquí y no habrá crecimiento y desarrollo.

Esto nos lleva a la segunda lección, hay factores macroeconómicos que articulan una ruta viable a una economía de aprendizaje, como el promover la inversión en empresas locales que son las que generan espacios de aprendizaje. La lección que aprendimos es que si se atrae el capital extranjero, debe ser para aprender y pedirle que transfieran conocimiento y que hagan investigación aquí en la economía local o crear relaciones inter empresas con empresas locales. O sea, aprendamos que las empresas extranjeras se permiten si traen nuevas ideas, las comparten o se comprometen a fomentar empresas de aquí. Tenemos que aprender que para crear riquezas, los ingresos y los empleos que necesitamos debemos tener un balance en la economía, pero sobre todo hay que fortalecer las empresas nuestras para lograr la estabilidad económica y social, la inversión en investigación y desarrollo, y la creación de nuevos productos.

La tercera lección se da con otro factor macroeconómico, las finanzas públicas y la reforma fiscal que se debe establecer. Se debe aprender a sanear las finanzas públicas, reducir la inmensa deuda pública que somos incapaces de pagar y evitar vender activos del pueblo (cuestionar la privatización). El aprendizaje consiste en entender que un proceso de restructuración gubernamental debe ser uno que no empobrezca al trabajador que genera las riquezas y que no empobrezca al pueblo, los dueños de los activos del gobierno. Si vamos a reestructurar la economía se debe comenzar con restringir el seguir tomando prestado, pues si vamos a seguir sacrificándonos con ajustes económicos, entonces debemos pedir que se restrinja el seguir tomando prestado para cuadrar el presupuesto o pagar la deuda. Debemos ser responsables fiscalmente.

La reforma gubernamental fiscal integral (que incluya una reforma contributiva) debe ser un proceso de planificación donde se hace un análisis de los gastos e ingresos, se establecen objetivos sociales a ser cumplidos y las métricas de cumplimiento. Esto permite poder rendir de cuentas continuamente sobre el logro de los objetivos, presentar transparencia en el uso de fondos (ya que se asigna para los objetivos establecidos), brindar servicios de calidad y eficientes, informar y sustentar con documento de forma transparente, con responsabilidad pública de las acciones de cómo fueron utilizados los fondos públicos y se puede redefinir los puestos de trabajo en el gobierno de manera que se usen los fondos de la forma más apropiada. La rendición de cuentas permite que se mida si se cumple con objetivos sociales incluidos en nuestro contrato social, donde se beneficie más a la sociedad y que todos podamos ver que nuestros sacrificios contribuyen a mejorar la economía. Aprendemos que la transparencia como estrategia de desarrollo es el desarrollo de políticas y legislación coherentes de transparencia y rendición de cuentas para el desarrollo, de la gestión de asuntos públicos y competitividad con responsabilidad fiscal.

La lección de la reforma gubernamental permite aprender a cambiar políticas asistencialistas para tener una transición hacia mayor autofinanciamiento. La transición a la autosuficiencia es para financiar una base productiva, como es favorecer la compra de productos agrícolas locales o para para sustituir importaciones en lo que sea necesario, crear una infraestructura rehabilitadora y articular nuestro propio proyecto autosuficiente de desarrollo. De esta manera comenzamos a reducir la dependencia, aumentar la producción local, aumentar la oferta de exportación, crear una cultura de innovación económica y sobre todo aprender a resolver nuestros problemas y buscarle soluciones.

La cuarta lección es parte de la economía del aprendizaje, para tener desarrollo se necesita que se dedique presupuesto a la investigación y desarrollo para crear productos o servicios nuevos en la Isla, de manera que podamos vender en y fuera de Puerto Rico, y para que podamos tener mayor inversión y productividad. La investigación es importante para poder innovar, crear y modificar productos. La innovación y el fortalecimiento institucional, hace que se descomponga la dependencia. Entender que la innovación es un espíritu de cambio e imaginación, es re pensar, re imaginar, tomar lo mejor de las ideas y métodos nuevos para crear, innovar y emprender. Pero si queremos invertir en la economía endógena debemos ser innovadores para tener una economía competitiva, más justa, con posibilidades de desarrollo económico que integre y considere ese desarrollo físico, social, de conocimientos, ambiental y cultural.

La quinta lección llega a nivel internacional, enseñan lo que debemos aprender, a no caer en las trampas que pretenden imponer como recetas neoliberales de des reglamentar, achicar los gobiernos y privatización de los activos públicos como las soluciones posibles. El establecer las políticas neoliberales sin evaluación y estudio, han sido la causantes del empobrecimientos de pueblos, generan más crisis económicas y trunca el desarrollo. Hasta el momento no han sido evaluados como herramientas eficientes y que logran estabilidad económica y por eso no promueven el clima de aprendizaje e innovación necesario para fomentar desarrollo.

Debemos aprender de las lecciones para poder articular un proyecto que sea nuestro y que se adapte a nuestras aspiraciones. En el caso de Puerto Rico necesitamos un proyecto que garantice crecimiento y desarrollo, que promueva y oriente un desarrollo que minimice los costos sociales y ambientales, buscando cumplir con el objetivo de crear riquezas y aumentar el empleo.

En el mismo se necesita:

Ayudar a levantar la economía local, debemos patrocinar los productos manufacturados de aquí, que sean de calidad y mercadearlos al mundo.

Crear un ambiente de confianza y credibilidad que dé certeza al desarrollo económico y propicie el clima de inversión y emprendimiento.

Un gobierno que no claudica a la responsabilidad pública, con una reforma fiscal integral, pero ofreciendo los servicios necesarios y de calidad.

Poderes para negociar tratados, controlar los flujos de importación y exportación de bienes y factores de producción, establecer normas sobre trasportación, comunicaciones, estructura, sistema tributario, definir relaciones laborales y reglamentar al sector financiero.

En nuestro próximo artículo abordaremos la evaluación de la política pública de las exenciones contributivas para crear empleos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario