28 oct. 2013

Declaración de Trabajadoras Sociales por la libertad del patriota Oscar López Rivera

Hoy domingo 27 de octubre de 2013, en la jornada de solidaridad, de las 32 x Oscar López Rivera, las trabajadoras sociales comprometidas con la misión de nuestra profesión, dirigida a la justicia social y  la defensa de los derechos humanos, solicitamos la liberación inmediata e incondicional del patriota puertorriqueño Oscar López Rivera:

1. Oscar, puertorriqueño, natural de San Sebastián, de pequeño fue a vivir a Chicago, combatió en el ejército de EU.; y luego se desempeñó como organizador comunitario en los años 60 y 70 en apoyo a la independencia de Puerto Rico.

2. A principio de los años 80, fue arrestado y sentenciado, junto a 14 hombres y mujeres, por conspiración sediciosa e intento de derrocar al gobierno de los Estados Unidos en Puerto Rico. Su acusación y la de los demás activistas independentistas no incluyo el atentar contra la vida de persona alguna.

3. Fue sentenciado a 70 años de cárcel, pasó 12 años en solitario y lleva 32 años en prisión. Su sentencia, es desproporcionadamente larga, al compararse con otros tipos de ofensas, lo cual es representativo de un castigo cruel e inusitado por convicciones políticas y su sentencia excede la condena que cumplió el ex presidente sudafricano Nelson Mandela por la lucha contra la segregación racial en su país.

4. Oscar López Rivera ha sacrificado su vida por sus convicciones políticas para la libertad de su patria. Sacrificio que ha implicado para Oscar, privarle a él, a su familia y amistades, en especial a su hija y su nieta expresar el amor y cariño que ha verbalizado en parte, en las cartas que circulan en los medios de comunicación.

5. Denunciamos ante todos los foros, el crimen de lesa humanidad así como la falsedad de la propaganda imperialista que en sus intervenciones militares en diversos territorios el mundo, se proclaman  como “luchadores por la libertad” mientras mantiene en sus cárceles a  Oscar López Rivera.

6. El reclamo por su excarcelación es un clamor mayoritario que incluye a alcaldes, a exgobernadores, a miembros del  Congreso de los Estados Unidos de origen puertorriqueño, del comisionado residente de PR en Washington, de exgobernadores, de organizaciones religiosas, de gremios y sindicatos, de ex senadores y ex senadoras y de otras figuras públicas, que aún opuestos a la independencia de Puerto Rico, que apoyan su liberación.

7. Las trabajadoras sociales nos reafirmamos en la solidaridad inquebrantable y la resistencia del pueblo puertorriqueño, representada en el patriota Oscar López Rivera.

8. Exigimos al gobierno de los Estados Unidos la excarcelación incondicional e inmediata de nuestro hermano  líder revolucionario puertorriqueño  Oscar López Rivera.

Exhortamos a asistir a la actividad de pueblo “Caminar x Oscar” el sábado 23 de noviembre a la 1:00pm Saliendo del Tribunal Federal (calle Chardón, Hato Rey) hasta el estacionamiento del Estadio Hiram Bithorn. 

26 oct. 2013

Fotos del acto de recordación de la Masacre de Río Piedras


Ver más fotos...

Fotos de la conmemoraron la Masacre de Río Piedras. El coronel Francis E. Riggs, reconocido esbirro yanqui que perseguía con saña a los independentistas, ejecutó el plan represivo el día 24 de octubre de 1935. La policía colonial asesinó a cuatro jóvenes nacionalistas: Ramón S. Pagán, Pedro Quiñónez, Eduardo Rodríguez y José Santiago. Sobrevivió Dionisio Pearson. En el acto de recordación realizado el 24 de octubre de 2013, en la calle Brumbaugh esquina Robles de Río Piedras a las 7:00 pm, participaron organizaciones estudiantiles y comunitarias y políticas. Fotos: Víctor Birriel/MINH Comunicación

25 oct. 2013

Fotos del foro en Puerto Rico del National Lawyer’s Guild sobre los 5 antiterroristas cubanos


Ver más fotos...


San Juan, 25 de octubre, 2013-El National Lawyer’s Guild (NLG, por sus siglas en inglés), reunido en su convención anual en Puerto Rico este octubre de 2013, tiene un largo historial de representaciones legales de activistas y militantes puertorriqueños. Esta convención está dedicada a nuestro héroe puertorriqueño encarcelado hace 32 años por el gobierno de EEUU, Oscar López Rivera. Las fotos son del foro sobre los 5 antiterroristas cubanos en el cual participó el Lcdo. Rafael Anglada López, miembro de la Dirección Nacional del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH). Fotos: Eduardo Rivera Pagán / MINH Comunicación

La labor del National Lawyer’s Guild (Gremio Nacional de Abogados) defendiendo a independentistas en los Estados Unidos

Michael Deutsch con Oscar Collazo
Por Michael Deutsch

Nota del autor por Michael Deutsch:

En los primeros años de la década de 1970, cuando era un abogado joven relativamente novato en asuntos de política y conocía poco de las prisiones [y el sistema carcelario], mi trabajo con los Hermanos Attica y con Rafael Cancel Miranda y los demás prisioneros políticos Nacionalistas cambió mi vida para siempre.  En el caso de los prisioneros políticos puertorriqueños, su valiente [entrega] y compromiso con la auto-determinación e independencia de su país, así como su calidez y sentido solidario, a pesar de las vicisitudes sufridas en dos décadas de prisión, influenciaron mucho el curso de mi trabajo como abogado a través de las siguientes décadas. Fue el ejemplo de estos luchadores extraordinarios, y el de muchos otros prisioneros políticos a quienes he representado,  lo que ha impulsado mi continua dedicación a luchar por la justicia. Tengo una deuda de gratitud con todos los pasados y presentes prisioneros politicos.

***

El National Lawyer’s Guild (NLG, por sus siglas en inglés), que estará celebrando su convención anual en Puerto Rico este octubre, tiene un largo historial de representaciones legales de activistas y militantes puertorriqueños. Los comienzos de ese historial se pueden remontar al momento en que abogados miembros del Guild que trabajaban en el People’s Law Office (PLO, por sus siglas en inglés, que se traduce a Oficina de Asuntos Legales del Pueblo) de Chicago conocieron a Rafael Cancel Miranda, a principios de la década de 1970, cuando estaba en la prisión federal de Marion. Fue durante esas visitas con Rafael que muchos de nosotros supimos la historia de la lucha contra el colonialismo estadounidense sobre Puerto Rico y de los héroes que la libraban.  

Los abogados del PLO supieron de los otros cuatro Nacionalistas también encarcelados en prisiones estadounidenses desde la década de 1950 por Rafael, quien les habló de Lolita Lebrón, Irvin Flores, Andrés Figueroa Cordero, y Oscar Collazo. Abogados del PLO visitaron a cada uno de los prisioneros: a Lolita en Alderson, West Virginia, y a Irvin, Oscar y Andrés en Leavenworth, Kansas, y presentaron una demanda disputando algunas de las condiciones de su encarcelación, las visitas restringidas, la negativa de proveer acceso al periódico Claridad – el semanario del movimiento independentista- y su prolongada encarcelación.  Aunque los prisioneros Nacionalistas no reconocían la potestad de los Estados Unidos de tratarlos como criminales y se negaban a solicitar su libertad a las cortes directamente, sus familiares y algunos líderes indpendentistas figuraron como demandantes en el caso y solicitaron su libertad.

El caso fue sometido en Washington, D.C. en 1976 por abogados del Guild junto a abogados de Puerto Rico, como parte de una revitalizada campaña política internacional para “Liberar a los Cinco”   El caso se le asignó al famoso abogado del caso de Watergate, John Sirica, quien separó los casos y los transfirió a cuatro cortes de distrito federal separadas, cercanas a las prisiones donde  se encontraban los Nacionalistas. Ya para entonces Andrés padecía de cáncer en el colon y estaba encarcelado en el hospital-prisión federal de Springfield, Missouri.

Los prisioneros Nacionalistas decidieron que los abogados deberían llevar el caso en representación de Andrés, y al cabo del año, en medio de una intensa campaña política, a Andrés se le concedió clemencia por motivos médicos y salió de prisión. Al mismo tiempo, abogados del Guild de Chicago presentaron una petición ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas por la liberación de los Nacionalistas, y también los representaron ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, cuya resolución de 1978 apoyaba su liberación.   

En septiembre de 1979, una campaña internacional, con el apoyo de amplios sectores del pueblo puertorriqueño, incluyendo al exgobernador Hernández Colón y al Obispo católico Antulio Parrilla, tuvo éxito en presionar al Presidente Carter para que le otorgara libertad incondicional a los demás Nacionalistas. Familiares y abogados del Guild y de Puerto Rico fueron a las prisiones donde se encontraban y los acompañaron, primero a Chicago y New York donde los esperaban grandes multitudes, y luego a Puerto Rico, donde los recibieron miles de personas.

Labor con el Gran Jurado

Incluso antes de la excarcelación de los Nacionalistas, ya había abogados del Guild representando independentistas que habían sido emplazados para aparecer ante grandes jurados federales en New York y Chicago que investigaban a las Fuerzas Armadas de Liberacion Nacional (FALN), un grupo puertorriqueño clandestino radicado en los Estados Unidos que surgió en 1974 y se responsabilizó por colocar bombas y otras acciones militantes exigiendo la liberación de los Nacionalistas y el fin del colonialismo estadounidense.

Lureida Torres de Puerto Rico, y luego María Cueto, la directora ejecutiva del U.S. Episcopal Church Hispanic Affairs Commission (Comisión de Asuntos Hispanos de la Iglesia Episcopal de los Estados Unidos), y su asistente Raisa Nemekin, y los hermanos Julio, Luis y Andrés Rosado, fueron emplazados en New York. En Chicago, algunos líderes de la comunidad puertorriqueña, José Lopez, Myrna Salgado, Steven Guerra y Roberto Caldero fueron emplazados, asi como dos activistas mexicanos, Ricardo Romero y Pedro Archuleta del Southwest. Todos fueron representados por abogados del Guild.(1) Los abogados pudieron dilatar su inevitable detención política por medio de defensas creativas que incluyeron impugnar el uso secreto ilegal de vigilancia electrónica, logrando asi acortar el tiempo en prisión por desacato ante la negativa a testificar frente al gran jurado. Los activistas asumieron la posición de no colaborar con las intenciones represivas del gran jurado, y cientos de personas se movilizaron en su apoyo.  Tiempo después fueron emplazados dos activistas independentistas, Carlos Noya y Federico Cintrón, para comparecer ante un gran jurado en New York. Fueron defendidos por abogados del Guild, y también se negaron a colaborar, por lo que fueron encarcelados por desacato.

Algunos años después, en una acción de represión política sin precedentes, cinco de los que se negaron a testificar ante el gran jurado - Julio Rosado, Ricardo Romero, Andrés Rosado, María Cueto y Steven Guerra – tras su excarcelación por el desacato civil, fueron acusados en Brooklyn por desacato criminal en vista de su negativa previa a testificar, y el caso se llevó a juicio. Se enfrentaban a una posible sentencia de cadena perpetua, y fueron representados por abogados del Guild.  Tras un juicio político que se luchó arduamente, en el cual el gobierno argumentó que al no testificar estaban ayudando al terrorismo, fueron hallados culpables. El gobierno solicitó una condena de 15 años, y mostraron al juez fotos de víctimas de las bombas del FALN.  A cada uno de los cinco se les sentenció a cinco años de prisión.

En 1983, abogados del Guild también formaron parte de la defensa de Alberto de Jesús, un joven que había salido de Puerto Rico para evadir a un gran jurado que investigaba el movimiento clandestino en Puerto Rico. Fue arrestado en Green Bay, Wisconsin, por utilizar una tarjeta de seguro social falsa.  Mientras vivía en Wisconsin, Alberto se había ganado el respeto y la admiración de muchos activistas de los derechos humanos y de personas de la comunidad religiosa, que viajaron hasta Milwaukee para demostrar apoyo al momento de la sentencia.

Parte del trabajo del Guild en torno al gran jurado y el movimiento independentista incluía la educación, en vista de que muchas personas en los Estados Unidos desconocían sobre el caso colonial de Puerto Rico, y del uso del gran jurado para reprimir al movimiento independentista.(2) 

Las FALN y la conspiración sediciosa 

En 1979, William Guillermo Morales fue arrestado tras una explosión en un apartamento de Queens, acusado de ser miembro de las FALN, y de posesión de explosivos. Representado por abogados(as) del Guild,(3) proclamó que era un prisionero de Guerra luchando contra el crimen del colonialismo y exigió que se le transfiriera a un foro internacional. Esta fue la primera vez que un puertorriqueño invocaba la ley internacional como defensa en una corte estadounidense. La corte desestimó lo planteado por Morales, pero sus abogados del Guild argumentaron que efectivamente era un prisionero de guerra y que el verdadero crimen era el poder colonial de los Estados Unidos sobre Puerto Rico.  Fue sentenciado a diez años de prisión.  Inmediatamente tras este fallo, se le enjuició en el estado de New York por cargos similares y se le añadieron 55 años a su sentencia.(4)     

Luego de estas sentencias, los abogados del Guild defenderían nuevamente a Morales.  Tras una audaz escapatoria de un hospital-prisión en New York, fue arrestado tiempo después en México, en donde fue torturado y apresado.  Abogados del Guild trabajaron con abogados progresistas de México para oponerse a los intentos de los Estados Unidos para que se le extraditara.  Una exitosa campaña política para impedir la extradición facilitó que Morales llegara a Cuba, donde se le otorgó asilo politico.   

En abril de 1980 fueron arrestados once puertorriqueños en Evanston, Illinois, acusados de ser parte de las FALN. Primero se les juzgó en la corte estatal y se les dieron sentencias de entre 8 y 30 años.  Luego, el gobierno estadounidense los acusó de conspiración sediciosa, el mismo cargo que se le hizo a Albizu Campos, y a otros Nacionalistas, en las décadas de 1930 y 1950. Al igual que Morales, los prisioneros del FALN acusados, Carlos Alberto Torres, Carmen Valentín, Dylcia Pagán, Alicia Rodríguez, Lucy Rodríguez, Elizam Escobar, Ricardo Jiménez, Luis Rosa, Adolfo Matos, y Alfredo Méndez, invocaron su derecho a que se les tratase como prisioneros de guerra.  Asistidos por abogados del Guild que fungieron como asesores legales, ya que los prisioneros se negaron a participar de un proceso que consideraban ilegal, los acusados sometieron un extenso documento respaldando su reclamo bajo la ley internacional. Los abogados también presentaron una petición ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y llevaron el caso ante foros internacionales en Malta, Barcelona y Cuba.  El juicio ante la corte federal resultó en sentencias inmensamente desproporcionadas que fluctuaban de 55 a 90 años, y con lamentaciones del juez porque no podia sentenciarlos a la pena de muerte.

Durante los procedimientos en la corte estatal de Illinois, Alicia Rodríguez fue amordazada y golpeada por denunciar el carácter ilegal de la acusación criminal en contra de todos ellos. Una abogada del Guild(5) que condenó dicho trato brutal y denigrante fue pronunciada en desacato y fue detenida hasta que la Corte Apelativa le concedió fianza.  El juez también amenazó a otro abogado con lanzarlo por la ventana de su despacho.

Una de las arrestadas en Evanston, María Haydée Torres, fue trasladada a New York y enjuiciada por la colocación de una bomba en el edificio Mobil Oil de Manhattan. La agredieron físicamente cuando la forzaron a participar en una rueda de sospechosos (line-up), suceso presenciado por un abogado del Guild; se negó a participar en su juicio, el cual escuchó a través de bocinas especiales, sentada en una celda con su asesor legal, un abogado del Guild. Fue sentenciada a cadena perpetua.

El año siguiente fue arrestado Oscar López Rivera, acusado igualmente de conspiración sediciosa.  Aunque también se declaró prisionero de guerra, asesorado por abogados del Guild, confrontó a uno de los acusados en Evanston, Alfredo Méndez, a quien el FBI, por medio del aislamiento y con promesas de indulgencia, había convertido en testigo del pueblo.

En julio de 1983 fueron arrestadas otras cuatro personas acusadas de pertenecer a las FALN - Alejandrina Torres, Edwin Cortés, Alberto Rodríguez y José Rodríguez – y también fueron acusadas de conspiración sediciosa. Con información provista por Méndez, el gobierno había localizado refugios (safe houses) en apartamentos privados alquilados con nombres falsos, y había colocado cámaras ocultas que habían captado la confección de bombas.  Abogados del Guild lograron convencer al juez de suprimir esta evidencia por haber sido obtenida ilegalmente y sin autorización respaldada por ley(6). El gobierno recurrió a una apelación antes de concluido el juicio, y la corte de apelaciones determinó que, independientemente de que no hubiese ley que lo autorizara, el gobierno tenía la autoridad inherente, cuando se tratase de combatir el terrorismo, de entrar en cualquier lugar privado y colocar cámaras ocultas. En el juicio, uno de los acusados recurrió a una defensa legal, y fue representado por abogados del Guild; los otros tres se declararon prisioneros de guerra, y abogados del Guild les sirvieron como asesores. Todos fueron hallados culpables. José Rodríguez, quien optó por la defensa legal, obtuvo probatoria, mientras que los otros tres recibieron condenas de 35 años.

Los abogados y abogadas del Guild que sirvieron de asesores legales a los que se declararon prisioneros de guerra fueron duramente criticados por otros abogados, incluso del mismo Guild. Muchos preguntaban: “Por qué los abogados no convencieron a los acusados de recurrir a una defensa legal?”. Y “No estaban estos abogados renunciando a su responsabilidad al no utilizar una defensa legal tradicional?” A pesar de las críticas, los abogados de los prisioneros de guerra creían que actuaban en la más alta tradición de los abogados radicales, siguiendo la pauta política de sus representados y utilizando la corte para difundir la posición legal y política de sus clientes. No obstante, estos abogados del Guild no solo tuvieron que soportar las opiniones negativas de sus colegas, sino también ataques a su competencia y reputación. Sin embargo, la defensa creativa había establecido el marco de ley internacional que serviría para la campaña por su liberación.

La reacción negativa contra los abogados no fue nada comparada con el trato sufrido por los presos políticos en las prisiones de Estados Unidos.  Se les situó en unidades aisladas especiales donde se les sometía a privación sensorial, incluyendo Alderson Cardinal Unit, Lexington Woman’s High Security Unit, U.S. Prison at Marion y ADX Florence, Colorado. Se les sometió a trato discriminatorio y humillante, a aislamiento y privación sensorial; se les negaban visitas arbitrariamente, asi como acceso a literatura y correo; en otras palabras, se les negaba el contacto con su movimiento político, sus familiares, y sus simpatizantes. Hubo abogados del Guild que participaron en campañas para poner fin a este trato tortuoso. En el caso de la unidad de Lexington, abogados del Guild, junto a otros abogados, entablaron una demanda disputando el trato que se le daba a prisioneros políticos situados similarmente y, con el apoyo de una campaña pública, eventualmente lograron que se cerrara la unidad de Lexington.  

El caso de Los Macheteros en Connecticut

El 30 de agosto de 1985, cientos de agentes del FBI allanaron numerosos hogares y lugares de trabajo en Puerto Rico, arrestando y transportando a Connecticut a las personas acusadas de ser miembros de Los Macheteros, un muy exitoso grupo clandestino basado en Puerto Rico, acusados de estar implicados en la expropiación de 7 millones de dólares de un depósito de Wells Fargo en Hartford. Junto a abogados de Puerto Rico, abogados del Guild de New York, Connecticut, Boston y Chicago organizaron un equipo conjunto de defensa.(7) La prueba de descubrimiento reveló que durante el curso de meses de investigaciones secretas al movimiento independentista, el FBI había grabado ilegalmente cientos de conversaciones personales y había ocupado miles de libros de política, panfletos y diarios personales. Utilizando la amenaza del terrorismo como excusa, el gobierno recurrió a una nueva ley de “detención preventiva” para revocar el derecho a fianza de muchos de los arrestados. Aunque es cierto que algunos estuvieron detenidos hasta tres años, abogados del Guild tuvieron éxito en objetar la detención pre-juicio indefinida de los arrestados, ultimadamente logrando la libertad bajo fianza de todos los acusados. También pudieron suprimir mucha de la vigilancia electrónica. Hubo abogados del Guild en el equipo de defensa que representó a los acusados en el juicio, y también ayudaron a negociar sentencias sustancialmente reducidas para los que no fueron a juicio. También hubo abogados del Guild involucrados en las apelaciones de los que fueron condenados en el juicio.

Durante el caso contra los Macheteros en Connecticut, se llevaba a cabo otro caso contra independentistas en Chicago. En 1986, varios organizadores comunitarios fueron acusados de conspirar para liberar a Oscar López de la prisión federal en Leavenworth, con información obtenida tras una operación encubierta diseñada para entrampar a personas de la comunidad que estaban activas en la campaña por la liberación de los prisioneros del FALN. Abogados del Guild representaron a los acusados en el juicio y en la apelación.(8)  A Oscar López se le añadieron 15 años de condena y se le transfirió a prisiones de super máxima seguridad por los siguientes 12 años. A sus codefendidos Jaime Delgado y Dora García se les sentenció a 4 y 3 años, respectivamente.

El caso era emblemático de los continuos ataques del FBI contra la comunidad puertorriqueña en Chicago. El FBI allanó el Centro Cultural Puertorriqueño y la Escuela Superior Alternativa Pedro Albizu Campos, donde los agentes estuvieron hurgando las propiedades por horas. El allanamiento era parte de los esfuerzos continuos del gobierno estadounidense de amedrentar a los miembros de la comunidad, poniéndole el sello de “terrorista” al Centro y a la escuela. Los abogados del Guild se unieron a la comunidad puertorriqueña en solidaridad, condenando estas acciones represivas.

En otro caso también en Chicago, el profesor José Solís Jordán fue juzgado en 1999 por colocar dos bombas caseras en las afueras de un centro de reclutamiento militar. Representado por abogados del Guild,(9) la defensa se centró en el uso del FBI de informantes/provocadores para infiltrar la comunidad puertorriqueña y entrampar a los que estuviesen activos en la campaña por la liberación de los presos políticos. Solís fue encontrado culpable y se le sentenció a 4 años en prisión.(10)

La campaña para liberar a los prisoneros de las FALN

En 1993, abogados(as) del Guild (11), trabajando de forma muy cercana con la comunidad boricua en los Estados Unidos y con la campaña de derechos humanos originada en la Isla, sometieron una petición de perdón ejecutivo para los prisioneros del FALN y algunos de los Macheteros, y comenzaron a recabar respaldo a la misma en Puerto Rico, los Estados Unidos e internacionalmente. En 1999, el presidente Clinton ofreció conmutar sus sentencias, afirmando que “los prisioneros estaban sirviendo condenas extremadamente largas – de 90 años, en algunos casos, - lo que era desproporcional a los crímenes.”  El Presidente dijo que lo había conmovido el apoyo de “varios miembros del Congreso, una cantidad de organizaciones religiosas, laborales, grupos de derechos humanos, y de grupos comunitarios y cívicos hispanos”, junto al “apoyo general a lo largo del espectro político dentro de [el propio] Puerto Rico”,y las miles de cartas solicitando su liberación. También indicó que lo había conmovido “el apoyo mundial por razones humanitarias que ha llegado de numerosos lugares”, señalando específicamente al expresidente [estadounidense] Jimmy Carter, el laureado Premio Nobel, arzobispo sudafricano Desmond Tutu, y Coretta Scott-King.

Mientras los prisioneros consultaban si aceptar las conmutaciones ofrecidas, que no los incluían a todos e imponían restricciones de tipo similar a la libertad condicionada, la derecha se movilizó para tratar de sabotear la salida de los prisioneros. Varios Comités de ambas cámaras legislativas convocaron vistas, y ambas cámaras aprobaron por abrumadora mayoría una resolución conjunta condenando la oferta de Clinton, acusándolo de “hacer concesiones deplorables a terroristas y de poner en peligro la seguridad nacional al conceder clemencia a “terroristas” puertorriqueños”.

Un mes después, luego de que más de 100,000 puertorriqueños marcharan en apoyo a su liberación, los prisioneros acordaron que aquellos que eran elegibles para salir de inmediato aceptarían la oferta, mientras que Oscar López Rivera, que no sería elegible hasta dentro de 10 años, se mantendría en prisión en solidaridad con los que no habían sido incluidos en la conmutación.

El 10 de septiembre de 1999, once hombres y mujeres se convirtieron en exprisioneros políticos, saliendo de prisión para ser recibidos como héroes en Chicago, a donde volvieron con sus familias y a su comunidad dos de ellos, y en San Juan, a donde fueron a vivir nueve de ellos. Con el amor y el apoyo de los puertorriqueños, todos se integraron a la sociedad civil y desde entonces han llevado vidas productivas y de acuerdo a la ley, como también lo hizo la generación previa de prisioneros políticos puertorriqueños

En el 2010, Carlos Alberto Torres, representado por un abogado del Guild, fue puesto en libertad bajo palabra, tras haber cumplido 30 años de prisión.  Haydée Torres también está libre tras haber cumplido 30 años.  Hoy día, Oscar López Rivera, representado por una abogada del Guild,(12) es el único de los del FALN de Chicago que sigue en prisión.  Pasados 32 años tras las rejas, el llamado por su liberación cuenta con más apoyo aún que el que se generó en 1999, incluyendo una numerosa cantidad de peticiones del National Lawyer’s Guild.

Al día de hoy, los abogados del Guild son instrumentales como organizadores y asesores de la campaña internacional para liberar a Oscar López Rivera. Han estado en primera fila ayudando a conseguir el apoyo de numerosos sectores de la sociedad a través del mundo.  Siguen testificando anualmente ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, en representación del Comité Internacional del NLG. Han ayudado con sus consejos y peritaje a los abogados que representan a otros que se resisten a testificar ante grandes jurados y a los de dos Macheteros fugitivos, Norberto y Avelino González Claudio, quienes fueron arrestados y encarcelados en los pasados años. Dos abogadas del Guild también ayudaron a denunciar el asesinato del líder Machetero Filberto Ojeda Ríos por parte del FBI en el 2005.(13) 

En todo este trabajo, el National Lawyer’s Guild y abogados y abogadas del Guild han sido solidarios con el pueblo puertorriqueño en su lucha contra la represión política y por la independencia y la auto-determinación.



Gracias a Sylvia Solá, Guillermo Rebollo Gil, María Cristina y Lowell Fiet por las traducciones.

Notas

1 Este artículo no cubre la labor del Puerto Rico Legal Project, cuyo apoyo legal al movimiento independentista se discutirá en otro artículo.

2 Entre los abogados del Guild involucrados en la representación de testigos ante el gran jurado se encuentran Elizabeth M. Fink, Margaret Ratner-Kunstler, Susan B. Tipograph, Martin Stolar y Doris Peterson de New York; José Antonio “Abi” Lugo de Puerto Rico; Michael Deutsch, Dennis Cunningham, Mara Siegel, y Kingsley Clarke de Chicago.

3  Ver: e.g. Deutsch, The Improper Use of the Federal Grand Jury: An Instrument for the Internment of Political Activists, 75 Journal of Criminal Law and criminology, 1159 (Winter 1984): Berkan, The Federal Grand Jury: An Introduction to the Institution, Its Historical Role, Its Current Use and the Problems Faced by the Target Witness, 17 Revista Jurídica De La Universidad Interamericana 103 (1984)

4 William  fue representado por Michael Deutsch y Elizabeth M. Fink.

5   En la Corte Estatal William  fue representado por Susan B. Tipograph. Luego de la fuga de William, la  abogada Tipograph  fue objeto de una intensa campaña de acoso y vigilancia por parte del FBI.

6 En el caso de supresión de evidencia trabajaron los abogados del Guild David Thomas y Michael Deustch. Junto a ellos Melinda Powers y Dennis Cunningham fungieron como asesores legales.

7Luego de haber sido encontrada en desacato  por la corte de Apelaciones  la abogada Mara Siegel,  fue reinstalada por la Suprema Corte de Illinois.

8 Varios abogados y abogadas del Guild estaban involucrados entre ellos:William Kunstler, Leonard Weinglass, Ronald Kuby, y Richard Harvey de  Nueva York; Linda Backiel  de Philadelphia; Michael Avery de Boston; John Schoenhorn, Richard Reeve, Diane Polan, John Williams y Margaret Levy de Connecticut; Michael Deutsch de Chicago; y Juan Ramón Acevedo y Rafael Anglada de Puerto Rico.

9  Los abogados y abogadass del Guild incluían a Brook, Jeffrey Haas, y Jan Susler.

10 Solís estaba representado por  Linda Backiel y Jed Stone.

11 En 1995, los (as) abogados (as)  colaboraron con el líder independentista Juan Mari Bras,  en su deseo de renunciar a la ciudadanía estadounidense y reafirmar el derecho a la nacionalidad puertorriqueña, y rechazar la ciudadanía estadounidense impuesta a los puertorriqueños  contra su voluntad como una imposición del Congreso de EEUU. Meses después, presionados por el movimiento independentista y ayudados por abogados del  Guild el gobierno de Estados Unidos se vio obligado a aceptar la renuncia de Mari Brás

12 Jan Susler fue la primera consejera en este trabajo.

13 Oscar López Rivera es representado por Jan Susler.

14 Las abogadas Linda Backiel y Jan Susler (ambas del Guild)  trabajaron este caso. Linda Backiel y Luis Abreu,  también formaron parte de la defensa que ganó  el caso cuando Filiberto Ojeda se defendió por derecho propio del ataque del FBI cuando fue arrestado el 30 de agosto.  Macheteros raid.

Fuente: Claridad

22 oct. 2013

La Huelga Universitaria de 1973

Por Lcdo. José Nicolás Medina Fuentes

Las huelgas, como todo proceso humano son fenómenos complejos. Aguijonea a los huelguistas, y al poder que éstos enfrentan, el enramado de relaciones, historia, procesos y tensiones contemporáneas de su sociedad inmediata y del mundo en que viven. Su análisis requiere atisbar la relación de los elementos predominantes entre lo más concreto y específico con la inmensa totalidad. Para una visión panorámica histórica desde la fundación de la Universidad hasta nuestros días y la interrelación entre los eventos principales universitarios, nacionales y mundiales vale la pena revisar la cronología de hechos importantes del libro Frente a la Torre (2005).

El entendimiento de las causas y razones de la Huelga Universitaria del 15 octubre de 1973 por tanto, es mucho más que los discursos o protagonismos de sus líderes o la lucha aislada de unos estudiantes en una facultad o escuela graduada.

¿Por qué entre la gran huelga del 1948 y la del 1973 median 25 años, sin embargo en tan sólo 8 años, ocurren las huelgas universitarias de 1973, 1976 y 1981? ¿Y luego transcurren 30 años desde 1981 para ocurrir la huelga del 2011?

El primer gran elemento, que debe ser objeto de estudio ulterior más enjundioso, debe ser la tensión brutal y permanente entre dictadura e inteligencia. 

La universidad en toda civilización avanzada tiene el rol de gran cerebro de la misma, el gran periscopio, los ojos que miran, la inteligencia que escudriña todos los procesos internos y del mundo en que vive. Como inmenso submarino, puede estar construido de acero sólido y si su periscopio está dañado, será ciego artefacto ensimismado en sus achaques internos pero enajenado del mundo exterior. Si la universidad como gran cerebro o submarino está construido de cristal transparente entonces podrá ver y comprender toda la inmensa flora y fauna y toda la materia y el agua que le rodea y será más precisa en su función de estudiar y atender sus problemas para resolverlos y transformar ese mundo exterior. 

La Universidad que trajo el invasor en el 1903 fue un injerto cultural de cemento impuesto por legislación al son de bandas militares. El concepto importado fue producir técnicos agrícolas para sus grandes plantaciones azucareras y maestros para asimilar a los puertorriqueños. Lo que no comprendieron los invasores es que el cerebro humano es inquieto e inquisitivo, esa ha sido la gran diferencia con los demás animales. El absolutismo español lo sabía con los procesos de independencia desencadenados cerca de 1810 y por eso bloqueó todo intento de abrir una universidad en Puerto Rico, y por eso nuestra universidad limitada fueron Hostos y Betances en el exilio.

En realidad, una universidad no son las paredes físicas, éstas no piensan, y al cabo del tiempo, si están vacías, las estructuras colapsan. La universidad la hacen sus alumnos y profesores. Sus inteligencias la transforman a cada instante. Por eso, para que sus inteligencias puedan funcionar sin tumores ni heridas, tienen que tener un gran cráneo, un gran escudo que las proteja. Ese gran cráneo, ese gran escudo del gran cerebro universitario es la autonomía frente a los poderes externos que tratan de controlar siempre a la inteligencia. 

Así ha sido la dinámica universitaria desde que se desarrolló la primera en Bolonia hasta el gran grito de Córdova y nuestros días: la lucha entre la inteligencia, por ser libres contra la dictadura del poder que la quiere controlar y manipular. Por eso la autonomía tiene como grandes vertientes la libertad de cátedra de sus profesores y alumnos, para que no haya cortapisas en el proceso enseñanza aprendizaje, la independencia fiscal para que no haya chantajes de parte del poder político, y la plena democracia interna de manera que los asuntos universitarios sean gobernados por los partícipes principales del proceso universitario: sus estudiantes, profesores y trabajadores.

Desde 1903 la universidad ha estado controlada por una burocracia dictatorial. En todas las leyes universitarias, la de 1903, 1923, 1942, 1966 y sus enmiendas, sus cuerpos directivos, llámense Junta de Síndicos, Consejo de Enseñanza, Consejo de Educación Superior y de nuevo Junta de Síndicos, han controlado los procesos de la inteligencia universitaria. Es decir los brutos, los ignorantes, los carentes del conocimiento científico y completo, o los astutos sin virtud,dirigiendo el proceso de funcionar la inteligencia. Por eso no les extrañe a estas alturas en las grandes dificultades que debe haber de reclutar un verdadero dirigente universitario. Cualquiera que impongan, a menos que sea bravo defensor de estos tres fueros, será un triste monigote.

Y mientras las sociedades externas se van democratizando, con los derechos del voto y civiles a todos los ciudadanos, incluido el derecho al voto a los jóvenes de 18 años en 1972, mientras se pregona la libertad de expresión y de prensa y se permiten mítines y actividades en plazas y lugares públicos, en los centros de educación superior, tanto públicos como privados, la burocracia, el poder político y económico rige las universidades con el garrote de la dictadura. 

Nada más aborrecible a la inteligencia que la dictadura. Siempre la inteligencia se subleva, pues necesita libertad para respirar, para vivir, para crecer.

Esos son los orígenes primordiales de todas las huelgas y luchas trascendentes verdaderamente universitarias que hemos tenido.

En 1948, el acto dictatorial del Rector Jaime Benítez de controlar la libre expresión de los alumnos, prohibiendo el acto digno y elemental de izar el símbolo patrio ante la llegada a sus predios del hombre más grande, preclaro, digno, eminente y perseguido que ha dado nuestra historia- Don Pedro Albizu Campos- provoco la ira, protesta y rebelión de las inteligencias universitarias que utilizaron como medio ético de lucha la huelga.

En reacción a esa gran huelga, en ciernes del macartismo, ese garrote de la dictadura burocrática se hizo más brutal, y la administración burocrática expulsó a los líderes estudiantiles y profesorales, luego en 1950 abolió los consejos estudiantiles creados desde 1941 (su primer Presidente fue el eminente abogado Yamil Galib y vocal Don Ricardo Alegría), prohibió toda manifestación de expresión, vedadas reuniones, manifestaciones, repartición de hojas sueltas. En fin la instauración de una dictadura.

Y para remachar esa dictadura, se impuso la enseñanza militar mediante contratos entre el Departamento de Defensa Norteamericano y la burocracia universitaria. Se injertó el arte de disparar y matar como pretendida actividad universitaria y se le otorgó el rango académico a los maestros del crimen en el "arte" de las guerras de agresión, con derecho a permanencias, sueldos, licencias y grados a simples sargentos que enseñaban "yes ser" y "no sir". 

Por eso la lucha contra el ROTC y el militarismo era en esencia una lucha de reforma y democratización universitaria, con el ingrediente de que a su vez era una lucha eminentemente antimilitarista y antiimperialista. Que tomó prominencia con la guerra de agresión al pueblo de Vietnam y la secuela de profundas críticas y luchas que generó esa guerra salvaje.

Así de bajo, en una fosa, enterraron la verdadera vida y procesos universitarios.

El terreno estaba fértil para la protesta y acción de las inteligencias más preclaras. Por eso comenzaron a surgir organizaciones estudiantiles, la FENEP desde 1932, la FUPI en 1956, los socialistas, las organizaciones profesorales y sindicales. Fruto de esas luchas se consiguieron pequeñas pero importantes conquistas en la década del Sesenta. En pocos años hubo mártires y héroes que constan pintados al óleo por la querida y fenecida pintora Emely Vando. Ya en 1970 iban junto a los estudiantes los óleos de los héroes Hugo Margenat, Fefel Varona (mártir metrallado en Vietnam en 1967) y Antonia Martínez (asesinada el 4 de marzo de 1970) y les acompañaba el espíritu del taxista Adrián Rodríguez, asesinado por la policía en el motín de 1967 cerca del histórico museo donde se exhibe el Velorio de Oller.

Al cabo de más de una década de lucha se lograron restablecer los consejos estudiantiles por decreto de la burocracia, se autorizaron la realización de protestas y actividades, aunque restringidas, y la difusión de la prensa estudiantil. Se logró primero la modificación de requisito a voluntario el servicio militar del ROTC. Conquista maniatada porque de los 130 créditos de graduación, 8 serían electivos del ROTC y el estudiante que los tomara sólo tenía que aprobar 130 créditos, pero el que no tomara los 8 créditos electivos del ROTC tenía que tomar 138 créditos para graduarse. Realmente un timo. Luego, la aprobación de resolución por el Senado Académico, institución del profesorado, rechazando el ROTC como actividad universitaria; y más adelante, el referéndum estudiantil requiriendo la salida del ROTC, participación estudiantil y la permanencia o salida de Jaime Benítez. Se aprobaron en la afirmativa las primeras dos. Pero no fue suficiente y tuvo que llegar la gran confrontación del 11 de marzo de 1971, con un saldo de tres muertos (dos policías y un cadete del ROTC) para que se decidiera por la burocracia sacar la milicia de los predios del Recinto de Río Piedras. Eran pequeños pero importantes espacios democráticos conquistados.

Pero la esencia del problema perduraba en 1973 como perdura hoy en día. La universidad de Puerto Rico tiene unos problemas permanentes todavía no resueltos. Esa es la génesis de las huelgas del 1973, 1981 y la más reciente de 2011.

Por eso la recordación de la Huelga de octubre de 1973 es muy pertinente en estos días. No se trata de la celebración nostálgica de masones o ex alumnos de clases graduandas para recordar protagonismos. La Huelga Universitaria de 1973 es importante estudiarla por las grandes lecciones que ella arroja para los universitarios de hoy. ¿Cómo era posible que los estudiantes universitarios, que al filo de 1972, de 26,000 alumnos, el 95% tuviera más de 18 años de edad, con derecho al voto ya garantizado en la Constitución, se les considerara incapaces e inmaduros para votar por los burócratas universitarios? ¿Cómo era posible que a todos los componentes de la comunidad universitaria se les garantizara la libertad de expresión y reunión en la constitución y no tuvieran los mismos derechos en los centros universitarios, sobre todo en los recintos privados? La afrenta era evidente en 1973 y los es todavía hoy en día.

Si un gran problema de democracia, si un estado de gran injusticia no se ha resuelto, se repetirán mil actos de desafío para eliminarlos por las inteligencias más preclaras y los sectores más afectados y me explico.

En Puerto Rico la reforma agraria se resolvió en los 1940 desde arriba. En muchos países hubo que resolver ese problema desde abajo. Las grandes revoluciones del siglo XX en esencia fueron revoluciones campesinas anti feudales o antioligárquicas: la mejicana de 1910, la rusa de 1917, la China de 1949, la cubana de 1956, la nicaragüense de 1979, la salvadoreña inconclusa por el proceso negociador y pacto de paz. En las que el problema se resolvió, las sociedades se concentran en la solución de otros grandes problemas. En las que no se ha resuelto como en El Salvador, todavía es estandarte en los programas de cambio. 

En Puerto Rico no se ha resuelto el problema colonial. Por eso consume y consumirá grandes esfuerzos colectivos la resolución del status.

Tampoco en Puerto Rico se ha resuelto el gran problema universitario: la ausencia de verdadera democracia y autonomía. Por eso la lucha para la solución de esos problemas ha consumido y consumirá grandes energías. 

Los factores del fenómeno huelgario de 1973 fueron múltiples, tanto internacionales, nacionales y sobretodo universitarios. El detonante de la Huelga Universitaria de 1973 fue el asalto al poder del Partido Popular a la cúpula de dirección universitaria. Fulminantemente se despidió a los tristemente recordados Presidente Amador Cobas y rectores, entre ellos el de Río Piedras, Pedro José Rivera, a quien los estudiantes cariñosamente llamaban "Pica Piedra".

Nadie lloró la partida de Amador Cobas ni de Pedro José Rivera. Eran simples burócratas.

Pero su destitución ejemplificaba, como ilustra hoy, que la universidad la gobiernan los dos partidos políticos que se turnan y reparten los guisos y prebendas cada 4 años. Se mantiene la dictadura de los partidos a través de su burocracia. Lo mismo de siempre.

La huelga se difundió como la espuma. Recuerdo que un simple boletín Información Estudiantil, que sugería a los estudiantes que pararan las clases a sus profesores cinco minutos para hablar sobre la situación universitaria y la formación de comités de huelgas en salones, facultades, escuelas y recinto, fue seguido masivamente. Así se hizo y ese día se cerraron salones y se marchó al Teatro y se decretó una gran huelga. Pero se habían acumulado muchas fuerzas y factores para que se produjera esa masividad en este periodo de flujo.

Había una tradición de lucha larga y sostenida que había provocado la creación de organizaciones estudiantiles, profesorales y gremiales experimentadas. Había un desarrollo de movimientos, grupos, sindicatos, partidos, estudiantes de secundaria en el ámbito nacional que le daban oxígeno y respaldo al movimiento universitario. Ya había un partido obrero (PSP) con cuadros sólidos y combativos, un Partido Independentista radicalizado y renovado, un movimiento obrero en crecimiento y unitario, un movimiento de estudiantes de secundaria organizado por la FEPI y la Juventud Independentista que le proporcionaba experiencia y renovación al liderato estudiantil universitario.

Desde 1968 se acabó la hegemonía del Partido Popular Democrático, que por 28 años había dominado la migaja colonial. En 1968 ganó las elecciones el partido anexionista PNP que inmediatamente comenzó, como comején maligno, a corroer las entrañas universitarias, hasta que dominó el Consejo regente e impuso a Amador Cobas y Pedro José Rivera a los puestos de máxima burocracia. En 1972 volvió al poder el PPD, con el primer cuatrienio del Gobernador Rafael Hernández Colón. Tomado el control del Consejo de Educación Superior por ese partido, procedieron a la destitución de la burocracia regente para imponer sus candidatos.

La educación universitaria se había expandido hacía años al sector privado con la Universidad Católica, la Universidad Interamericana y el Puerto Rico Junior College- embrión del emporio actual Ana G. Méndez.

La principal organización estudiantil universitaria hasta esa huelga, la de más larga duración y numerosa, era la FUPI que mediante un proceso que culminó en su Congreso de 1972 había realizado desde hacía una década esfuerzos organizativos en diversos recintos públicos y privados. Como en los recintos privados la dictadura era más feroz, la organización estudiantil de vanguardia actuaba de manera clandestina y con la creación de frentes legalizados en la reglamentación universitaria. Había por tanto luchas y condiciones para una actividad que trascendía el Recinto de Río Piedras y el sector público de la educación superior.

En el ámbito universitario había organizaciones y luchas sindicales de los profesores, de los empleados exentos no docentes y de los trabajadores de mantenimiento. Al día siguiente del decreto de huelga estudiantil proclamaron la huelga los empleados exentos no docentes, y se unieron los profesores y trabajadores de mantenimiento. Ello creó un poderoso proceso huelgario obrero-estudiantil.

Como las organizaciones estudiantiles universitarias habían cultivado por muchos años la solidaridad con las luchas obreras, sus huelgas y las luchas de las comunidades pobres y rescatadores de terreno, los sectores obreros y comunitarios reciprocaban en el respaldo a la lucha estudiantil y sindical universitaria.

Los estudiantes articularon nuevas formas y medios de lucha. Las huelgas, las luchas cotidianas son grandes escuelas. En ellas se formaron y nos formamos muchos cuadros, en la táctica y estrategia y sobre todo en la moral que lo permea todo. 

Como los consejos estudiantiles estaban aislados unos de otros, se fortaleció un consejo nacional de estudiantes. Pero como los consejos eran estructuras representativas limitadas, se complementaron con los comités de huelgas a todos los niveles, facultades, escuelas, recintos, nacional, en los que cabían estudiantes de todas las ideologías y por tanto actuaban como gran frente pluralista y democrático. En los días de la huelga salió el primer ejemplar del periódico Poder Estudiantil.

La Huelga Universitaria duró cerca de tres meses. Resultado de la misma, el Consejo de Educación Superior firmó un acuerdo con el liderato estudiantil que garantizaba participación estudiantil en la selección del Presidente, Rectores y Decanos. Ese acuerdo fue violado burdamente. Al tiempo impusieron como Presidente a Arturo Morales Carrión y en Río Piedras como Rector a Ismael Rodríguez Bou. No hubo participación universitaria real para su designación.

Aunque ya no tiene tanta importancia, es bueno precisar mejor la utilización de conceptos como el reflujo. Ese adjetivo estuvo muy en boga en nuestro tiempo. Lo utilizaban grupos de amigos para describir el estado de sus organizaciones, recién formadas al calor del rompimiento del tercerismo con el PIP, la lucha universitaria y nacional. Todos ellos organizados como JIU, UJS fueron participantes activos del proceso huelgario. Se trae la palabra de los escritos de Lenin, que genialmente decía que los revolucionarios en los momentos de baja de la lucha social, en la marea baja, debían concentrar en la educación, organización y en la formación de los cuadros para en los momentos álgidos de marejada social aprovecharlos al máximo para adelantar el programa de transformación social. 

Lo cierto es que como resultado de la Huelga de Octubre de 1973 las organizaciones estudiantiles crecieron y se solidificaron y expandieron sus medios. Esa es una de las grandes lecciones. Los cuadros, de diversa índole, se forman en la lucha cotidiana, y en los procesos de huelgas el aprendizaje de los huelguistas crece exponencialmente. El periódico Poder Estudiantil, que de pequeño tamaño luego se convirtió a tabloide con 16 páginas, ya en 1975 circulaban cerca de 20 mil ejemplares que se vendían a 10 centavos. Se vendía en las escuelas secundarias por militantes a cargo de organizar a los estudiantes en sus centros de estudios. La FUPI estaba organizada en todos los Recintos y Colegios, públicos y privados incluyendo Artes Plásticas y el Conservatorio de Música. Y en Río Piedras estaba organizada en todas las facultades y escuelas graduadas. Tenía cerca de 500 militantes de carnet rojo y centenares de afiliados. Había consolidado dos grupos de teatro de guerrillas, uno en la facultad de Humanidades y otro en el Recinto de Cayey. Tenía un grupo musical, Guardarraya en el Recinto de Mayagüez.

A nivel nacional hubo una época de avance y solidez de las ideas progresistas, y del partido obrero, tanto en territorio nacional como en los Estados Unidos, fortalecimiento del movimiento obrero y comunitario y un periódico como Claridad que llegó a circular diario.

Como resultado de ese auge, y para enfrentarlo, comenzó una política de represión más brutal. En las universidades, en el periodo después de la huelga de 1973 hasta 1975, se expulsaron por la nueva burocracia comandada por Arturo Morales Carrión e Ismael Rodríguez Bou a más de 200 líderes estudiantiles. En esa redada me fui yo y todo el grupo musical Guardarraya pues irónicamente participábamos, el 15 de octubre de 1974 en el Recinto de Mayagüez, en una actividad de recordación de la Huelga de 1973 en el Centro de Estudiantes que proscribieron. Expulsaron a centenares de profesores jóvenes y progresistas en todos los recintos y colegios. 

Luego, en años subsiguientes, se produjeron los asesinatos de Chagui Mari Pesquera en 1976, hijo del Secretario General del PSP- Juan Mari Brás- y su candidato a Gobernador en esas elecciones, de Carlitos Muñiz Varela y los mártires de Maravilla Carlos Soto y Arnaldo Darío Rosado. Pero esos procesos nacionales y la crisis subsiguiente y desaparición del partido obrero PSP y debilitamiento de las organizaciones de esa época es un proceso complejo que amerita profundo estudio y discusión y no es objeto de este escrito.

Lo cierto es que la Huelga Universitaria de octubre de 1973, su origen, causas y balance de resultados debe ser objeto de múltiples estudios y escritos que nos ayuden a precisar ese evento de tanta importancia. De esa manera las lecciones obtenidas de ese proceso serán de mucha utilidad a las generaciones del presente y del porvenir, que en resumidas cuentas es lo fundamental. Sobre todo, porque el problema universitario es uno no resuelto y serán muchas las luchas, incluidas las huelgas, que se avecinan hasta su resolución con la implantación de una verdadera autonomía y democracia universitaria.


21 oct. 2013

La Coalición Ecuménica rechaza la incineración de desperdicios sólidos

(Foto: Primera Hora / Nelson Reyes Faría)
La Coalición Ecuménica e Interreligiosa de Puerto Rico (CEIPR), luego de considerar los efectos que la incineración de desperdicios sólidos puede generar, rechaza la propuesta para la construcción y operación de un incinerador en Arecibo. CEIPR entiende que la incineración contamina el aire, el suelo y el agua con substancias químicas tóxicas, lo cual sería dañino para la población, la industria ganadera en Arecibo y Hatillo y la vegetación del área en general.  

Entendemos que científicamente se ha comprobado que la incineración produce emisiones cargadas de dioxinas, plomo, y mercurio, entre otros contaminantes, que al ser lanzados al ambiente, aún cuando no sean visibles, pueden incorporarse a la cadena alimentaria hasta llegar a las personas o entrar al cuerpo directamente a través de los pulmones y la piel, causando graves problemas de salud. Algunos de estos problemas son: el daño a los pulmones y el corazón, enfermedades de la piel, cáncer de varios tipos, diabetes, infertilidad, malformaciones congénitas y alteraciones del sistema inmunológico. 

La CEIPR señala que la  tendencia que se observa a nivel mundial es precisamente eliminar las fuentes de contaminación ambiental para contribuir a una mejor calidad de vida para la humanidad, el resto de la Creación y las generaciones futuras.  Así también entiende que hay otras formas de manejar los desperdicios sólidos como el reciclaje, o la reutilización de las cosas.   Además, hay que reducir la cantidad de artículos que compran y desechan para minimizar el problema de la basura, el cual está íntimamente relacionado con la inversión del valor de ser por el de tener.  Es importante educarnos como pueblo a comprar y botar menos y promover una conciencia ciudadana de la importancia del reciclaje.  

La Coalición Ecuménica e Interreligiosa de Puerto Rico reafirma que todas y todos somos responsables de cuidar de la Creación - que es Don y es Vida - de asegurar una mejor calidad de vida para todas las personas y de mejorar las posibilidades de un desarrollo sano para esta y futuras generaciones. Por tal razón, hacemos constar nuestro rechazo a la construcción del incinerador propuesto para Arecibo.  

Hacemos un llamado a las autoridades gubernamentales pertinentes del país y las de la esfera federal, a desistir de la implementación de cualquier proyecto de incineración en Puerto Rico y en su lugar fomentar un plan de manejo de desperdicios sólidos cónsono con el cuidado del ambiente y la salud.
XXX

Contactos:       Rvdo. Heriberto Martínez Rivera (787) 568-4125
                        Rvda. Eunice Santana Melecio (787) 879-1947

18 oct. 2013

Homenaje a Cancel Miranda en la Feria Internacional del Libro


Ver más fotos
La XVI Feria Internacional del Libro de Puerto Rico (FIL-PR) honró el jueves 17 de octubre de 2013 la figura del exprisionero político Rafael Cancel Miranda al dedicarle la Feria y otorgarle el Gran Premio Nacional Ricardo Alegría 2013. El Dr. Héctor L. Pesquera Sevillano, copresidente del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano de Puerto Rico ofreció la semblanza sobre nuestro héroe. Fotos: Luis López / MINH

Feria Internacional del Libro honra a Cancel Miranda, héroe puertorriqueño

Vilma Soto Bermúdez / MINH

La XVI Feria Internacional del Libro de Puerto Rico (FIL-PR) enalteció el jueves 17 de octubre la figura del exprisionero político Rafael Cancel Miranda al dedicarle la Feria y otorgarle el Gran Premio Nacional Ricardo Alegría 2013, reconocimiento a quienes destacan por su raigambre patriótica, intelectualidad y ejemplo moral.

El Dr. Héctor L. Pesquera Sevillano, copresidente del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano de Puerto Rico leyó una semblanza sobre Cancel Miranda en la que lo describió como “patriota, revolucionario íntegro y solidario, poeta, escritor y músico, y que sobre todo, no ha perdido su capacidad de amar y reír. Un compañero de luchas que conoció desde su niñez lo que es vivir bajo el colonialismo del imperio estadounidense.”

Pesquera indicó que “si hay algo que identifica a Rafaelito es su forma de relatar sus anécdotas. ¿Quién no ha reído con él ante su capacidad de minimizar su grandeza, como cuando llama ‘tiritos’ a la hazaña revolucionaria del ataque nacionalista al Congreso en Washigton?”

La semblanza reseñó la vida de Cancel Miranda a través de un cúmulo de anécdotas en las que se describió la bravura revolucionaria de nuestro héroe nacional desde su niñez hasta el presente. Pesquera aludió al niño que vivió la Masacre de Ponce, al joven arrestado y encarcelado por negarse a pertenecer al ejército invasor; a su exilio en Cuba, deportación y entrega a los yanquis por la dictadura de Batista; a su participación en el ataque al Congreso estadounidense junto a Lolita Lebrón, Irving Flores y Andrés Figueroa Cordero; a los golpes y torturas en las cárceles del imperio hasta su retorno a la Patria y su subsecuente quehacer revolucionario. 

“Cancel Miranda soportó el encierro, los golpes y torturas de sus carceleros sin que amainara su entereza revolucionaria y menos aún, el amor a su Patria”, dijo el dirigente hostosiano y médico personal de nuestro héroe.

En su conclusión, Pesquera hizo énfasis en que “es un orgullo conocer a Rafael Cancel Miranda. Un patriota donde convergen todos nuestros héroes desde Ramón Emeterio Betances, Eugenio María de Hostos, Pedro Albizu Campos y Filiberto Ojeda Ríos, y tantos otros que levantaron el pabellón de la Patria. Gracias Rafael por tu vida, por tus risas, tus anécdotas. Honrándote, honramos la Patria.”

Además de la dedicatoria y premiación a Cancel Miranda, recibieron también honores la Dra. Marcia Rivera, socióloga y ensayista con el Gran Premio Feria 2013, el escritor Edwin Miner Solá con el Gran Premio Feria Homenaje, la holandesa-cadaniense Catharina Vanderplaats de Vallejo, Gran Premio Internacional de la Feria del Libro de Puerto Rico y al poeta y cantautor boricua Antonio Cabán Vale (El Topo), autor de "Verde luz" y "Antonia", a quien se le dedicará el VII Encuentro Internacional de Poesía.

La FIL-PR comenzó el 16 de octubre en el Centro de Convenciones en San Juan y su cierre será el 20 del corriente mes. El país invitado es la República Dominicana.

10 oct. 2013

Alianza Comunitaria por la salud de Santa Rita. “Con Voluntad y Esperanza Otro Puerto Rico es Posible”


Por Ángel Pérez Soler / MINH

El pasado sábado, 5 de octubre de 2013 en una alianza entre Acción Comunitaria de Santa Rita, Municipio de San Juan, Proyecto CAUCE y la Iniciativa de Salud Ramón Emeterio Betances del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano, se realizó una exitosa Feria de Salud. 

La misma tuvo un impacto significativo, ya que atendió la necesidad de alrededor de 100 personas de la comunidad de Santa Rita y el Casco Urbano de Río Piedras.  

En la Feria de Salud, hubo recorte de cabello, pruebas de VIH, donación de sangre, pruebas de la presión y azúcar, entre otras. 

El área médica estuvo a cargo de los doctores Lidy López y Héctor L. Pesquera, mientras las enfermeras fueron coordinadas por Eugenia Pérez. 

El Proyecto CAUCE sirvió de sede del evento, mientras los estudiantes practicantes de trabajo social iban casa a casa invitando a la participación del evento. 

La colaboración de los comerciantes estuvo presente, cuando el Ocho de Blanco y el Vidy’s Café donaron las comidas de los voluntarios.  

Para César Romero, líder de la comunidad la actividad fue un éxito ya que permitió atender a las personas más necesitadas de su sector. “Este trabajo fue uno colectivo el cual permitió que nuestro grupo aportara al desarrollo de la comunidad”, expresó Romero. 

Por su parte, los demás miembros del grupo comunitario expresaron su disponibilidad a seguir mejorando las condiciones de salud de la población y preliminarmente se coordinará una reunión donde se evaluará la actividad y se decidirá sobre el futuro de gestiones como estas. 

Este tipo de trabajo, provocado por una alianza de distintos sectores son las actividades que llevan a expresar una de las consignas adoptadas por el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano: “Con Voluntad y Esperanza Otro Puerto Rico es Posible”. 

5 oct. 2013

MINH: Informe Político Tercera Asamblea Nacional

Enlaces de descarga: 
http://goo.gl/9TikWz 
http://goo.gl/TF1SWq 
http://goo.gl/bKjKkS

Fotos de la Tercera Asamblea del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano


El domingo 29 de septiembre se celebró la Tercera Asamblea del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano bajo el lema En la Calle con la Gente, camino a la Independencia, en la cual se eligió a la nueva Dirección Nacional que llevará a feliz término los mandatos de la Asamblea para los próximos años. Fotos: Víctor Birriel/MINH

1 oct. 2013

La revocación de la nacionalidad dominicana a haitianos

Compañeros todos,

Con sorpresa, dolor e incredulidad he recibido la noticia de la decisión inapelable del  Tribunal Constitucional Dominicano sobre la inmediata revocación de la nacionalidad a todo descendiente de haitianos nacido en la República Dominicana después del 1929.

De ser cierta esta información, cerca de cuatro generaciones de hermanos antillanos nacidos de familias haitianas en República Dominicana perderán todo sus derechos y corren el riesgo de ser deportados a un país que no conocen.

Ciertamente conservo la esperanza de que pueda haber una solución y/o revocación  a este fallo que nos afecta a todos los antillanos que albergamos el sueño del Libertador Simón Bolívar y nuestro Eugenio María de Hostos.

¿Qué sería de nuestros hermanos dominicanos que han construido su vida en otros países si la decisión les afectara a ellos? Meditemos en lo que sucedería si un decreto de esa naturaleza se aprobara en Estados Unidos de América. ¿Como se afectarían nuestros hermanos dominicanos en ese país? 

Respetuosamente solicito a las autoridades de nuestra isla hermana reconsideren esa decisión inapelable. No puede ser inapelable tal injusticia. Tiene que existir una forma de trabajar esta situación de forma mas humana.  Conocemos de primera mano todos los efectos de una inmigración masiva, sobre todo en países de recursos limitados, pero no puede ni debe ser esta la solución. Tiene que existir alguna forma de resolver esta situación; preservando la dignidad, respeto y derecho a las decisiones en los asuntos internos de ambos países caribeños.

Conmino a todos los que creemos en la justicia y los derechos humanos a pronunciarse en contra de esta decisión. Esta en la voz de los pueblos tratar de evitar la implementación de esta medida.

Si a pesar de todos los esfuerzos se sostiene esta determinación, respetuosamente solicito al Sr. Alcalde de Mayagüez José Guillermo Rodríguez, su Legislatura Municipal y el Gobierno de Puerto Rico que considere la posibilidad de solicitar que los restos de nuestro patriota y prócer, Mayagüezano y Antillano, Eugenio María de Hostos se repatríen a Mayagüez, su ciudad natal.  Siempre se respetaron sus deseos de mantenerse entre los dominicanos, que tanto lo amaron y respetaron, hasta que Puerto Rico fuera libre, pero no tengo la menor duda de que nunca avalaría con su presencia un acto discriminatorio de esta magnitud.

Nos dice el humanista e independentista puertorriqueño don Domingo Marrero Navarro: 

“El hombre es posibilidad pura. El hombre vale, no por lo que es sino por lo que pueda llegar a ser. Vale no por el sentido de su propia justicia o de sus propios méritos.  Vale pecador como es, no por su pecado, vale amarillo como es, no por su raza. Vale desamparado como está, no por su desamparo. Vale porque es en esencia posibilidad de ser. Vale porque es persona.”

Solicito envíen esta comunicación a todos sus contactos. 
Sinceramente,

Marta Brás Vilella Vda. Mari Brás

27 de septiembre de 2013
San Juan, Puerto Rico