26 jun. 2013

Sueño con compartir vida contigo

Clarisa López Ramos (Hija del prisionero político Oscar López)

(Ponencia de Clarisa López Ramos, hija del preso político Oscar López Rivera, encarcelado por el gobierno de Estados Unidos en 1981, presentada ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, en las vistas sobre Puerto Rico el 17 de junio de 2013)

Para los que luchan la victoria será su recompensa (Oscar López Rivera)

Nací en Chicago, Illinois un 18 de enero de 1971, pero a muy corta edad mi madre se trasladó a vivir a Puerto Rico junto a mi hermana materna. Conocí a mi papá, el preso político Oscar López Rivera en mayo de 1981. Nuestro primer encuentro fue en el Metropolitan Correctional Center, (MCC) en Chicago, Illinois. Tenía diez años de edad. Desde ese primer encuentro no he dejado de soñar con él. A través de los años hemos desarrollado una relación de padre e hija basada en el amor y el respeto que nos tenemos. Soy su única hija y mi hija Karina es su única nieta. Nunca he conocido una persona más libre que mi padre. Es sensible, inteligente, humilde y extremadamente cómico.

Doce de esos 32 años mi papá estuvo bajo un programa de Unidades de Control, en Marion, Illinois y luego en ADX en Florence, Colorado. En estos programas no le era permitido el contacto físico, no tenía acceso al aire fresco, su sueño era interrumpido. Según mi padre me describe la celda en Marion medía unos 6' por 9' y la de ADX era un poquito más grande; durante la primera fase del programa, y luego era de 6' por 9' durante la última fase del programa; me tenían encerrado por 22 horas y 45 minutos al día en Marion. En ADX me sacaban de la celda por dos horas, tres veces a la semana. Ello quiere decir que él estuvo más tiempo encerrado en ADX durante la primera fase del programa que en Marion.

Por doce años la familia lo visitó sin poder tener ningún tipo de contacto físico con él, sentados en dos sillas en un cubículo, rodeados de cámaras de seguridad; una mesa con un cristal a prueba de balas, dos teléfonos y papi al otro lado del cristal a prueba de balas con un teléfono. Recuerdo que en Marion lo traían con una escolta de cuatro guardias, esposado de manos. Las esposas se las removían frente a nosotros, luego que entraba al cubículo, él introducía sus manos por un espacio de la puerta para que le removieran las mismas. En ADX lo traían encadenado, con esposas en pies y manos, y en las primeras visitas nunca le removieron las cadenas. Aunque en las Unidades de Control mi papá no tenía ningún tipo de contacto físico con nosotros, antes y después de las visitas era sometido a registros al desnudo.

Mi familia y yo utilizábamos vestimenta de colores brillantes en las visitas para que los ojos de papi no perdieran la sensibilidad al color. Según me decía mi papá, las visitas a Marion y a ADX me traían rayitos de alegría y felicidad que me sacaban de los dos sitios. Eran los mejores momentos que podía experimentar en tan tóxicos y deshumanizantes sitios. Pero las despedidas eran más duras.

Así transcurrió mi niñez, mi adolescencia y mi adultez visitando a mi papá en estas unidades de control. Hoy, a 32 años de ese primer encuentro, sigo soñando con él. Sueño con fundirme con él en un abrazo, sin tener un guardia que me llame la atención por haber abrazado a mi papá en más de una ocasión durante la visita. Sueño con ir a la playa juntos, sentarnos frente al mar, ése que es tan libre como él. Sueño con celebrar juntos un cumpleaños; la única vez que eso sucedió él estaba en el teléfono a miles de millas de distancia y fue en mi cumpleaños número 40. Sueño con pasar unas navidades juntos con la familia en Puerto Rico. Sueño con despedir un año y recibir un nuevo año juntos.

Mi abuela Andrea no pudo despedirse, ni abrazar, ni besar a su hijo antes de morir de Alzheimer en febrero de 1997. A mi padre, el Buró de Prisiones no le permitió asistir al funeral, ni al entierro de su madre en Puerto Rico. Esto a pesar de que mi familia hubiera costeado el viaje y el traslado de mi padre a Puerto Rico.

Sueño con cocinar para mi papá; mi abuela Andrea dejó una vajilla específicamente para esa cena. Sueño con verlo pintar en un ambiente agradable y propicio para la pintura, no como ahora que el área que tiene la prisión designada para pintar no tiene ni calefacción. Sueño con hacer una lectura juntos mientras disfrutamos una taza de café; antes podíamos tomar el café de una maquina ubicada en el salón de visitas de la prisión, pero cuando remodelaron el mismo hace alrededor de tres años, eliminaron la máquina. Sueño con verlo mecerse en la hamaca del balcón de mi apartamento mientras escucha su música favorita de fondo. Sueño con ver a papi en sus funciones de abuelo con mi hija Karina. Sueño con caminar por las calles de Puerto Rico de la mano de mi padre. Sueño con el día de su excarcelación. Tengo tantos sueños con él.

Pero mis sueños son compartidos, desde la Prisión de Marion, Illinois. En el año 1991 papi me escribe: Admito que me haces mucha falta y que cada vez que te despides se me hace más dura la despedida. Creo que esta vez el nudo en la garganta era más grande porque eran dos las que se despedían. Quisiera más que nada compartir vida contigo y con Karina. Quizás sea un sueño que nunca logre, pero por lo menos les lego a las dos un ejemplo de lo que es el precio que se paga por querer vivir con dignidad en un mundo donde el ser humano pueda actualizarse.

En el año 1998 mi padre es trasladado a la prisión de máxima seguridad de Terre Haute, Indiana, es entonces cuando, luego de doce años, pude abrazar a mi padre. Mi hija Karina, apenas tenía siete años de edad, y ya ella estaba acostumbrada a no poder tocar a su abuelo: ya era costumbre colocar sus manos en el cristal a prueba de balas. Así que Karina, hizo lo que estaba ya acostumbrada a hacer, se paró frente a su abuelo y colocó sus manos frente a él. Aunque no estaba el cristal, ella no se atrevía a tocarlo. No fue hasta que le dije que lo podía abrazar que ella lo hizo.

El 29 de mayo de 2013, día en que se cumplieron 32 años de su arresto, mi padre me escribe: Te he dicho siempre que eres mi mundo, pero ello comienza desde que te vi por primera vez. Y eres ese mundo sin que haya habido una relación física entre los dos. Quizás algún día pueda explicarte lo de la separación física y así podrás tener una mejor apreciación de lo que es una relación que es un sueño y una relación que la hace la biología. Es al caer preso que oigo tú voz por primera vez. Aunque había sido a una distancia cómoda, había podido verte sin que tú, ni nadie lo supiera. Pero no había oído tu voz. Me acuerdo lo nerviosa que te veía la primera vez que nos vimos y la decepción en tu mirada. Traté de ponerme en tu lugar.

Una persona vestida con una vestimenta como la que usamos los presos, con el pelo revuelto y en un entorno tan deshumanizante y tóxico como el que prevalece en estos lugares, tiene que crear una malísima impresión en una niña de diez años. Con tu mirada me comunicabas mucho. Pero ello me sirvió para entender mejor lo mucho que tenía que hacer para irme acercando a ti. Poco a poco las visitas se fueron haciendo más fáciles. Cada vez que te veía estudiaba tus facciones y tu mirada. Verte llegar era super-grato y de mucha felicidad. Verte ir era dolor para un corazón ya partido.

La comunicación nunca fue fácil. Qué podía yo decirte que hiciera sentido para ti. No conocías mi mundo, no sabías nada de mi voto de vida por servir lo que para mí era y siempre será la causa más justa y noble para un boricua servir, y sin poder explicártelo bien. Cada visita notaba un cambio y de niña pasaste a adolescente y sabía que ésa iba a ser una etapa dificilísima para ti, porque lo es para todos. Quería darte buenos consejos. Pero nunca me ha gustado hacer sugerencias sin darle a la persona un ejemplo concreto. Y yo no era ese ejemplo, ni estaba en condiciones para hacerlo.

Quería que estudiaras y te prepararas bien porque estabas viviendo en un mundo de muchísimas desventajas para las mujeres. Quería que lograras sentirte fuerte y con mucha confianza en ti misma. Pero sabía que ello no iba a ser nada fácil. Fue en Marion que recibí la carta informándome que estabas encinta. Sabía que ibas a enfrentar retos enormes. Sabía que la relación no iba a durar. Sabía que ibas a terminar siendo una madre soltera. Y lo peor era que sabía que no te podía ayudar en nada. El día que llegaste con Karina a Marion fue de mucha alegría. Pero noté un cambio en ti. Me recordó del primer día que te había visto. Eran dos y sabía que había pocas posibilidades de compartir vida contigo y la Karina. Cómo iba a relacionarme con las dos. He sido un hombre que siempre he sufrido de preocupaciones. Nunca he dejado de preocuparme por ti, ni por ella. Pero en aquel momento que tuve la oportunidad de verlos a las dos, sentí una preocupación super-honda.

Dicen que el nacimiento de un nieto o nieta es el mejor regalo que un abuelo puede recibir. La Karina es el mejor ejemplo de ello. Tiene que ver con un vacío y con el momento. A mí la Karina me ha dado la oportunidad de ver todo el proceso evolutivo, desde que era una bebé, que es algo que no pude ver contigo. Creo que lo más precioso para los padres es poder ver todo el proceso evolutivo de sus hijos. Como yo sólo te tengo a ti y como no pude oír tu voz hasta que tenías diez años, ello quiere decir que no pude disfrutar de la experiencia de verte pasar por todos los cambios que el proceso evolutivo trae o produce.

A medida que la Karina iba pasando por las diferentes etapas de su niñez, tú ibas pasando por las etapas de madre. Ella se veía bastante dinámica y energética. Fue bien interesante oírla hablar, reír y comenzar a hacer juegos y a recordarse hacerlos con cada visita.

La Karina nació un día que cuando estaba afuera lo celebraba, porque representaba uno de los más gloriosos de la historia de la clase trabajadora. Y cuando supe que la Karina había nacido el 1 de mayo, el regalo se hizo más significativo. Tú naciste en enero y tú día es mi día. Creo que por eso tenemos un temperamento bastante parecido. Y ella es primavera. En Chicago, para mayo ya las plantas y las flores están llenas de vida. Y así la veo a ella.

Si tomo en consideración las horas que ella ha compartido conmigo no llegan a seis semanas en sus 22 años. Pero vicariamente los 22 los he celebrado todos, como he celebrado tus 42. Siempre con mucho, muchísimo amor. Al ser trasladado aquí, a Terre Haute y recibir la primera visita con la Karina, ella tenía en su rostro una mirada muy parecida a la tuya cuando me visitaste por vez primera. Sabía que eventualmente la Karina iba a trascender sus miedos. También el cambio a este lugar me ofrecía más llamadas telefónicas y ello me permitía más contacto contigo.

Las llamadas tenían un significado bien especial. Oír tu voz me aliviaba las preocupaciones. También me daba la oportunidad de poder hacer más arte de las dos. Creo que nuestra relación ha ido mejorando a medida que ha ido pasando el tiempo. Admito que sigo preocupándome, pero los cambios que tú has dado durante los últimos años han sido bien positivos y que te han ayudado a fortalecerte y a tener más confianza en ti misma. Sabía que cualquier meta que tu escogieras podías lograrla.

La fortaleza que hay en ti, me ayuda mucho a mí. Lo más interesante es que en lo emocional somos bien parecidos. Hay muchas cosas que tenemos en común y que están en los genes. Por 32 años no ha pasado un día que no haya estado pensando en ti, algunas veces sintiendo hondas preocupaciones y en otras ocasiones sintiendo rayitos de felicidad, pero siempre enviándote mucho amor y energías positivas.


Para que tengas una mejor idea de las mariposas que acompañan las pinturas de Karina y tuya a través de los años. La mariposa monarca vuela desde la frontera de Canadá con Minnesota hasta la parte central de México. Desde que eras bebé hasta ahora he soñado con hacer el viaje de la mariposa monarca -incluyendo a la Karina- en un Volkswagen Beetle, parando en una reservación de los nativos (Lakotas o Navajos) y luego hasta el sitio donde van a parar las mariposas. Si un insecto puede hacer esa travesía, entonces vale la pena hacer ese viaje juntos. (Fuente: El Nuevo Día)

24 jun. 2013

Declaración del Comité Especial de la ONU sobre Puerto Rico 2013

Declaración del Comité Especial de la ONU sobre Puerto Rico 2013

(For English version scroll down)

El Comité Especial,

Teniendo presente la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales, contenida en la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General, de 14 de diciembre de 1960, así como las resoluciones y decisiones del Comité Especial relativas a Puerto Rico,

Considerando que la Asamblea General, en su resolución 43/47, de 22 de noviembre de 1988, declaró el período 1990-2000 Decenio Internacional para la Eliminación del Colonialismo, y que en virtud de la resolución 55/146, de 8 de diciembre de 2000, declaró el período 2001-2010 Segundo Decenio Internacional para la Eliminación del Colonialismo,

Teniendo presentes las veintiocho resoluciones y decisiones aprobadas por el Comité Especial sobre la cuestión de Puerto Rico, contenidas en los informes del Comité Especial a la Asamblea General, en particular aquellas aprobadas en los últimos años sin votación,

Recordando que el 25 de julio de 2010 se cumplen ciento doce años de la intervención de los Estados Unidos de América en Puerto Rico,

Observando con preocupación que, a pesar de las diversas iniciativas emprendidas en años recientes por los representantes políticos de Puerto Rico y los Estados Unidos, no se ha logrado hasta el momento poner en marcha un proceso de descolonización para Puerto Rico que cumpla con la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General y las resoluciones y decisiones del Comité Especial relativas a Puerto Rico,

Enfatizando la urgencia de que los Estados Unidos propicien las condiciones necesarias para la plena aplicación de la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General y las resoluciones y decisiones del Comité Especial relativas a Puerto Rico,

Tomando nota de que el Grupo Interagencial de Trabajo sobre el Estatus de Puerto Rico designado por el Presidente de los Estados Unidos, el cual presentó su segundo informe en diciembre de 2007, reafirmó que Puerto Rico es un territorio sujeto a la autoridad congresional de los Estados Unidos, y de que en el Congreso de los Estados Unidos se han presentado posteriormente iniciativas con relación al estatus de Puerto Rico,

Tomando nota también de la “Proclama de Panamá”, adoptada en el Congreso Latinoamericano y Caribeño por la Independencia de Puerto Rico, que con la presencia de treinta y tres partidos políticos de veintidós países de la región sesionó del 17 al 19 de noviembre de 2006, en Panamá, cuyas conclusiones fueron reiteradas en Ciudad de México el 29 de marzo de 2008 en la reunión del Comité Permanente de Trabajo por la Independencia de Puerto Rico; y de la declaración del Comité de América Latina y el Caribe de la Internacional Socialista, adoptada en su reunión en Buenos Aires en abril de 2010 a favor de la revisión del caso de Puerto Rico por la Asamblea General de Naciones Unidas,

Tomando nota además del debate que existe en Puerto Rico sobre la búsqueda de un procedimiento que permita iniciar el proceso de descolonización de Puerto Rico, y consciente del principio de que toda iniciativa para la solución del estatus político de Puerto Rico debe tomarla originalmente el pueblo de Puerto Rico,

Consciente de que la isla de Vieques, Puerto Rico, fue utilizada durante más de sesenta años por la infantería de marina de los Estados Unidos para llevar a cabo maniobras militares, con las correspondientes consecuencias negativas para la salud de la población, el medio ambiente y el desarrollo económico y social de ese municipio puertorriqueño,

Tomando nota del consenso que existe en el pueblo y Gobierno de Puerto Rico sobre la necesidad de que se produzca la limpieza, descontaminación y devolución al pueblo de Puerto Rico de todas las tierras anteriormente utilizadas para maniobras e instalaciones y su utilización para el desarrollo social y económico de Puerto Rico,

Tomando nota también de las denuncias hechas por los habitantes de Vieques sobre la continuación de la detonación de bombas y quema abierta como método de limpieza, agravando así los problemas de salud y contaminación ya existentes y poniendo en riesgo la vida de civiles,

Tomando nota además del consenso que existe en el pueblo de Puerto Rico a favor de que se ponga en libertad a los presos políticos puertorriqueños, algunos de los cuales cumplen condenas en prisiones de los Estados Unidos por más de veintinueve años por causas relacionadas con la lucha por la independencia de Puerto Rico,

Tomando nota de la preocupación existente en el pueblo de Puerto Rico con relación a las acciones violentas, incluidas la represión e intimidación, contra independentistas puertorriqueños, incluyendo las que se han conocido recientemente a partir de documentos desclasificados por agencias federales de los Estados Unidos,

Tomando nota también de que en el Documento Final de la Decimoquinta Conferencia Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, celebrada en Sharm El Sheikh (Egipto) del 11 al 16 de julio de 2009, y en otras reuniones del movimiento, se reafirma el derecho del pueblo de Puerto Rico a la libre determinación e independencia, de conformidad con la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General; se exhorta al Gobierno de los Estados Unidos a asumir su responsabilidad de acelerar un proceso que permita que el pueblo de Puerto Rico ejerza plenamente su derecho inalienable a la libre determinación y la independencia; se insta al Gobierno de los Estados Unidos a devolver el territorio y las instalaciones ocupados en la isla de Vieques y en la Estación Naval de Roosevelt Roads al pueblo puertorriqueño, que constituye una nación latinoamericana y caribeña; y se insta a la Asamblea General de las Naciones Unidas a examinar activamente la cuestión de Puerto Rico en todos sus aspectos,

Habiendo oído declaraciones y testimonios representativos de diversas tendencias del pueblo puertorriqueño y sus instituciones sociales,

Habiendo examinado el informe del Relator del Comité Especial sobre la aplicación de las resoluciones relativas a Puerto Rico ,

1. Reafirma el derecho inalienable del pueblo puertorriqueño a la libre determinación e independencia, de conformidad con la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General, y la aplicabilidad de los principios fundamentales de dicha resolución a la cuestión de Puerto Rico;

2. Reitera que el pueblo puertorriqueño constituye una nación latinoamericana y caribeña que tiene su propia e inconfundible identidad nacional;

3. Llama al Gobierno de los Estados Unidos de América a asumir su responsabilidad de propiciar un proceso que permita que el pueblo de Puerto Rico ejerza plenamente su derecho inalienable a la libre determinación y la independencia, de conformidad y en pleno cumplimiento con la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General y las resoluciones y decisiones del Comité Especial relativas a Puerto Rico;

4. Toma nota del amplio apoyo de personalidades, Gobiernos y fuerzas políticas de América Latina y el Caribe a la independencia de Puerto Rico;

5. Toma nota nuevamente del debate que existe en Puerto Rico sobre la implementación de un mecanismo que pueda asegurar la plena participación de todos los sectores de opinión puertorriqueños, entre ellos una Asamblea Constitucional de Status sobre las bases de las alternativas descolonizadoras reconocidas por el derecho internacional, consciente del principio de que toda iniciativa para la solución del estatus político de Puerto Rico debe tomarla originalmente el pueblo de Puerto Rico;

6. Expresa profunda preocupación en relación con las acciones llevadas a cabo contra luchadores independentistas, y alienta a que se lleven a cabo investigaciones sobre esas acciones, con el rigor necesario y la cooperación de las autoridades pertinentes;

7. Solicita a la Asamblea General que examine de manera amplia y en todos los aspectos la cuestión de Puerto Rico;

8. Insta al Gobierno de los Estados Unidos, en consonancia con la necesidad de garantizar al pueblo puertorriqueño su legítimo derecho para la libre determinación y la protección de sus derechos humanos, a que termine la devolución de toda la tierra antes ocupada y las instalaciones en Vieques y Ceiba al pueblo de Puerto Rico, atienda a los derechos humanos fundamentales, como el derecho a la salud y al desarrollo económico, y acelere la ejecución y asuma los costos del proceso de limpieza y descontaminación de las áreas de impacto anteriormente utilizadas en las maniobras militares mediante métodos que no continúen agravando las serias consecuencias de su actividad militar para la salud de los habitantes de la isla de Vieques y el medio ambiente;

9. Pide al Presidente de los Estados Unidos que ponga en libertad a Oscar López Rivera y Carlos Alberto Torres, quienes cumplen condenas por más de veintiocho años, y Avelino González Claudio, todos presos políticos puertorriqueños que cumplen condenas en prisiones de los Estados Unidos por causas relacionadas con la lucha por la independencia de Puerto Rico;

10. Toma nota con satisfacción del informe preparado por el Relator del Comité Especial1, en cumplimiento de lo dispuesto en su resolución de 9 de junio de 2008;

11. Solicita al Relator que informe al Comité Especial en el año 2010 sobre la aplicación de la presente resolución;

12. Decide mantener la cuestión de Puerto Rico bajo examen continuo.

______________________

(English Version)

Special Committee decision concerning Puerto Rico

The Special Committee,

Bearing in mind the Declaration on the Granting of Independence to Colonial Countries and Peoples, contained in General Assembly resolution 1514 (XV) of 14 December 1960, as well as the resolutions and decisions of the Special Committee concerning Puerto Rico,

Considering that the period 1990-2000 was proclaimed by the General Assembly, in its resolution 43/47 of 22 November 1988, as the International Decade for the Eradication of Colonialism, and that by resolution 55/146 of 8 December 2000, the General Assembly declared the period 2001-2010 the Second International Decade for the Eradication of Colonialism,

Bearing in mind the 28 resolutions and decisions adopted by the Special Committee on the question of Puerto Rico, contained in the reports of the Special Committee to the General Assembly, in particular those adopted without a vote in recent years,

Recalling that 25 July 2010 marks the one hundred and twelfth anniversary of the intervention in Puerto Rico by the United States of America,

Noting with concern that despite the diverse initiatives taken by the political representatives of Puerto Rico and the United States in recent years, the process of decolonization of Puerto Rico, in compliance with General Assembly resolution 1514 (XV) and the resolutions and decisions of the Special Committee on Puerto Rico, has not yet been set in motion,

Stressing the urgent need for the United States to lay the groundwork for the full implementation of General Assembly resolution 1514 (XV) and the resolutions and decisions of the Special Committee concerning Puerto Rico,

Noting that the inter-agency Task Force on Puerto Rico’s Status designated by the President of the United States, which submitted its second report in December 2007, reaffirmed that Puerto Rico is a territory subject to United States congressional authority and that initiatives concerning Puerto Rico’s status have been subsequently presented to the Congress of the United States,

Also noting the “Panama Proclamation”, adopted by the Latin American and Caribbean Congress for the Independence of Puerto Rico, which was held in Panama from 17 to 19 November 2006 and attended by 33 political parties from 22 countries of the region, the conclusions of which were reaffirmed in Mexico City on 29 March 2008 at the meeting of the Standing Committee for Puerto Rican Independence; and the declaration of the Socialist International Committee for Latin America and the Caribbean, adopted at its meeting in Buenos Aires in April 2010, supporting a review of the case of Puerto Rico by the United Nations General Assembly,

Further noting the debate in Puerto Rico on the search for a procedure that would make it possible to launch the process of decolonization of Puerto Rico, and aware of the principle that any initiative for the solution of the political status of Puerto Rico should originate from the people of Puerto Rico,

Aware that Vieques Island, Puerto Rico, was used for over 60 years by the United States Marines to carry out military exercises, with negative consequences for the health of the population, the environment and the economic and social development of that Puerto Rican municipality,

Noting the consensus existing among the people and the Government of Puerto Rico on the necessity of ensuring the clean-up, decontamination and return to the people of Puerto Rico of all the territory previously used for military exercises and installations, and of using them for the social and economic development of Puerto Rico,

Also noting the complaints made by the inhabitants of Vieques Island regarding the continued bombing and the use of open burning for clean-up, which exacerbate the existing health problems and pollution and endanger civilian lives,

Further noting the consensus among the people of Puerto Rico in favour of the release of the Puerto Rican political prisoners, some of whom have been serving sentences in United States prisons for more than 29 years for cases related to the struggle for Puerto Rico’s independence,

Noting the concern of the people of Puerto Rico regarding violent actions, including repression and intimidation, against Puerto Rican independence fighters, including those that have recently come to light through documents declassified by federal agencies of the United States,

Also noting that in the final document of the Fifteenth Summit of the Non Aligned Movement, held in Sharm el-Sheikh, Egypt, from 11 to 16 July 2009, and at other meetings of the Movement, the right of the people of Puerto Rico to self-determination and independence is reaffirmed on the basis of General Assembly resolution 1514 (XV); the Government of the United States is urged to assume its responsibility to expedite a process that will allow the Puerto Rican people to fully exercise their inalienable right to self-determination and independence; the Government of the United States is urged to return the territory and occupied installations on Vieques Island and at the Roosevelt Roads Naval Station to the Puerto Rican people, who constitute a Latin American and Caribbean nation; and the General Assembly is urged to actively consider the question of Puerto Rico in all its aspects,

Having heard statements and testimonies representative of various viewpoints among the people of Puerto Rico and their social institutions,

Having considered the report of the Rapporteur of the Special Committee on the implementation of the resolutions concerning Puerto Rico,

1. Reaffirms the inalienable right of the people of Puerto Rico to self-determination and independence in conformity with General Assembly resolution 1514 (XV) and the applicability of the fundamental principles of that resolution to the question of Puerto Rico;

2. Reiterates that the Puerto Rican people constitute a Latin American and Caribbean nation that has its own unequivocal national identity;

3. Calls upon the Government of the United States of America to assume its responsibility to expedite a process that will allow the Puerto Rican people fully to exercise their inalienable right to self-determination and independence, in accordance and in full compliance with General Assembly resolution 1514 (XV) and the resolutions and decisions of the Special Committee concerning Puerto Rico;

4. Notes the broad support of eminent persons, governments and political forces in Latin America and the Caribbean for the independence of Puerto Rico;

5. Again notes the debate in Puerto Rico on the implementation of a mechanism that would ensure the full participation of representatives of all viewpoints prevailing in Puerto Rico, including a constitutional assembly on status with a basis in the decolonization alternatives recognized in international law, aware of the principle that any initiative for the solution of the political status of Puerto Rico should originate from the people of Puerto Rico;

6. Expresses serious concern regarding actions carried out against Puerto Rican independence fighters, and encourages the investigation of those actions with the necessary rigour and with the cooperation of the relevant authorities;

7. Requests the General Assembly to consider the question of Puerto Rico comprehensively in all its aspects;

8. Urges the Government of the United States, in line with the need to guarantee the Puerto Rican people their legitimate right to self-determination and the protection of their human rights, to complete the return of occupied land and installations on Vieques Island and in Ceiba to the people of Puerto Rico; respect fundamental human rights, such as the right to health and economic development; and expedite and cover the costs of the process of cleaning up and decontaminating the impact areas previously used in military exercises through means that do not continue to aggravate the serious consequences of its military activity for the health of the inhabitants of Vieques Island and the environment;

9. Requests the President of the United States of America to release Oscar López Rivera and Carlos Alberto Torres, who have been serving sentences in United States prisons for over 28 years, and Avelino González Claudio, all of whom are Puerto Rican political prisoners serving sentences in United States prisons for cases relating to the struggle for the independence of Puerto Rico;

10. Notes with satisfaction the report prepared by the Rapporteur of the Special Committee,1 in compliance with its resolution of 9 June 2008;

11. Requests the Rapporteur to report to the Special Committee in 2010 on the implementation of the present resolution;

12. Decides to keep the question of Puerto Rico under continuous review.

18 jun. 2013

Gran victoria internacional de Puerto Rico

Comunicado de prensa
Julio A. Muriente Pérez
Copresidente del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano

San Juan, 18 de junio, 2013.- La lucha por la autodeterminación y la independencia de Puerto Rico obtuvo una resonante victoria ayer, cuando el Comité de Descolonización de la ONU aprobó una abarcadora resolución en la que reitera su respaldo al derecho inalienable del pueblo puertorriqueño a su plena libertad.

Dicha resolución, que fue presentada por las delegaciones de Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Bolivia recibió el respaldo unánime de los países miembros del Comité, posición que se ha mantenido durante los pasados años.

Entre otras cosas, la resolución reafirma el carácter caribeño y latinoamericano de la nación puertorriqueña, reclama la libertad de los presos políticos puertorriqueños Oscar López Rivera y Norberto González Claudio, celebra la firme posición asumida por la CELAC sobre el caso colonial de Puerto Rico y demanda que se acelere la limpieza y descontaminación de la isla municipio de Vieques, que fuera víctima de la ocupación militar estadounidense por más de seis décadas.

Igualmente se reclama en la resolución que la Asamblea General de la ONU incluya el caso colonial de Puerto Rico en su agenda y se pronuncie sobre el particular.

Representantes de diversas ideologías políticas y sociales depusieron ante el Comité de Descolonización, lo que reafirma contundentemente que el caso colonial de Puerto Rico forma parte de la agenda internacional a favor de la libertad de los pueblos.

El hecho de que la resolución fuera presentada por cinco destacados países de Nuestra América corrobora que avanzamos en la latinoamericanización de la solidaridad con nuestra lucha. Definitivamente, Puerto Rico no está solo en su lucha por la autodeterminación e independencia nacional.

Esta gran victoria internacional debe servir como estímulo para continuar la lucha diaria por el fin del colonialismo y por la libertad del pueblo puertorriqueño.




17 jun. 2013

ONU insiste en autodeterminación de Puerto Rico

CubaDebate

Naciones Unidas reafirmó hoy el derecho inalienable del pueblo de Puerto Rico a la libre autodeterminación e independencia y ratificó a ese país como una nación latinoamericana y caribeña con identidad nacional propia e inconfundible.

También llamó al gobierno de Estados Unidos a asumir su responsabilidad de propiciar un proceso que permita a los puertorriqueños ejercer plenamente esas prerrogativas.

La reiteración de esas demandas aparece en una resolución aprobada este lunes por el comité de descolonización de la ONU a propuesta de Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.

El texto también denunció las acciones realizadas contra los luchadores independentistas de Puerto Rico y reclamó a las autoridades norteamericanas la devolución de todas las tierras ocupadas en Puerto Rico y las instalaciones de Vieques y Ceiba.

Al respecto, solicitó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la liberación de los presos políticos puertorriqueños Oscar López Rivera y Norberto González Claudio.

Al mismo tiempo, pidió a la Asamblea General de la ONU que examine de manera amplia y en todos sus aspectos la cuestión de Puerto Rico y recordó que el próximo 25 de julio se cumplen 115 años de la intervención norteamericana en la isla caribeña.

El comité de descolonización ha acordado ya 32 resoluciones y decisiones sobre la cuestión boricua.

El texto adoptado hoy destacó el pronunciamiento mayoritario hecho el pasado 6 de noviembre por la población de ese país en rechazo a la actual condición de subordinación política existente.

Asimismo, resaltó la declaración de la I Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), celebrada en Santiago de Chile, que reconoce el tema de Puerto Rico como un asunto de interés de esa agrupación regional.

Al saludar la aprobación de la resolución, el representante permanente alterno de Cuba ante la ONU, Oscar León, apuntó que se trata de una nueva muestra del compromiso histórico de La Habana con el pueblo de Puerto Rico y con sus patriotas.

Dijo que la resolución fue adoptada una vez más por consenso y con el apoyo de todos los miembros del comité. El diplomático calificó de indisolubles los vínculos históricos y solidarios entre los pueblos de Cuba y Puerto Rico en apoyo a los procesos independentistas y en las luchas contra las dictaduras y el dominio imperialista en la región.

“Nuestra historia análoga nace desde los aborígenes taínos, primeros habitantes de nuestras islas, quienes tras ser sometidos mediante el engaño y la barbarie fueron finalmente extinguidos”, explicó.

Elogió la figura del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, quien al fundar el Partido Revolucionario Cubano (1892) estableció que el objetivo de esa organización era lograr la independencia inmediata de Cuba y auxiliar la lucha de la independencia de Puerto Rico.

También recordó a Ramón Emeterio Betances y José María de  Hostos entre otros que lucharon por la unidad de la Antillas, lo que “es un reflejo de la compenetración práctica, política, pura, noble y de principios que ha existido siempre entre nuestros pueblos”.

León afirmó que las generaciones actuales de ambos países comparten héroes de la talla de Oscar López Rivera, preso desde hace 32 años en Estados Unidos, y de los Cinco Héroes de la República de Cuba, en prisiones norteamericanas desde 1998.

El primero encarna hoy a los puertorriqueños que no se doblegan y sintetiza las mismas virtudes de los luchadores antiterroristas cubanos Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González, Antonio Guerrero y René González, aseguró.

Cuba seguirá defendiendo el derecho legítimo del pueblo de Puerto Rico a su libre determinación e independencia con el compromiso irrevocable de acompañarles hasta la victoria final, concluyó.

11 jun. 2013

Mirando al Sur: De Julia a Bolívar

Vilma Soto Bermúdez / MINH

Del 17 de febrero de 1914 al 4 de agosto de 1953 vivió la poeta puertorriqueña Julia de Burgos. Reconocida por sus contemporáneos, poetas, políticos, gente de letras, pero más que nada, por su pueblo y los pueblos de nuestra América, Julia entregó en su obra un retrato vivo de ella y de su patria irredenta. Sus poemas político-sociales son los menos divulgados pero su pueblo no los olvida y los siente suyos. Defendió el quehacer y la proyección de la mujer dentro de la sociedad que le tocó vivir y tomó para sí la bandera de los oprimidos y de las luchas libertadoras. 

En el año 1953, la mujer que en medio de su angustia dijo: "Aquí estamos para vivir, no para morir. Se muere en la muerte no en la vida", yacía inconsciente en una calle de Harlem, Nueva York, en las mismas entrañas del monstruo –al decir de Martí--. Falleció momentos después en un hospital del barrio neoyorquino. 

Sola y abandonada, en pobreza material, no de espíritu, la poeta postmodernista partió a la inmortalidad. La grandeza de su obra se compara a la de las poetas latinoamericanas Alfonsina Storni, Delmira Agostini, Ibarbouru y Gabriela Mistral.

Conozcámosla:

A Simón Bolívar

Cuatro estrellas que se encienden en estrellas libertarias
ensartadas como perlas milenarias
en tu América se ven.
Boyacá con Carabobo - Carabobo con Junín-
y Junín con Ayacucho - resonancias de tu ser.

Son las cuatro marejadas
donde abrió en rosas de gloria el estruendo de tu espada
junto al gesto de tus bravos
paladines del deber.
Cada pétalo de rosa dio una patria libertada
-sangre joven de la América-
-fruto ardiente de tu brazo y de tu fe.

¡Vive América, Bolívar!
Vive América en el pulso de tu ejército inmortal.
El camino señalado por tu espada
se enrojece con la sangre de los mártires y héroes
que engendraste en las entrañas de los tiempos
para izar el pabellón de tu ideal.

Vive América, Bolívar,
y también vive tu espada
mientras haya un solo esclavo que te ultraje
o un tirano que pretenda profanar la libertad.

*Mirando al Sur, columna semanal del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano de Puerto Rico en el periódico del gobierno bolivariano de Venezuela, Correo del Orinoco.

10 jun. 2013

Cine Hostosiano en la Plaza de Mayagüez: Edwin Reyes, Soldado de la belleza


Por Joaquín García

viernes, 14 de junio de 2013

A las 7:00 pm en la Plaza Colón de Mayagüez, Edwin Reyes, Soldado de la Belleza.


Edwin Reyes (1944-2001), conocido como El Poeta fue un complejo esteta que militó en pos de la belleza. Como poeta, cineasta, compositor, periodista y publicista revelaba el poder transformador de la cultura y de las palabras. Soldado de la belleza, explora la obra del cialeño a través de grabaciones del poeta y de conversaciones con sus amigos, familiares, cómplices y compañeros, estudiosos de su obra y rudos críticos que componen la tropa del proyecto. La obra de Edwin no es fortuita, él sabía las necesidades del país y trabajó para suplirlas porque creía en la participación muscular de la lucha cultural. Fue un ser lleno de contrastes que se superaba cada día. Nos dio desde los más tiernos poemas y nanas hasta la sensibilidad nítida del balazo del poema musicalizado El blanco y la crudeza del gobierno araña. Por eso, esperamos que el documental sirva para colocar en justa perspectiva su obra, para contribuir a ubicarle en el sitial que su talento merece y para confrontarnos con la necesidad de seguir trabajando y aportando a nuestro pueblo. Edwin mostró el blanco, queda de nosotros cargar el fusil. (Freddie Rodríguez)

5 jun. 2013

Soberanía dual USA-Puerto Rico, Sí Pepe...

Lcdo. Luis Fernando Abreu Elías

Cuando se discutía ante el Comité de Territorio del Congreso de los Estados Unidos la Ley 600 para la “creación del ELA”, cada congresista le advertía a Fernós Isern (portavoz de la colonia y de Muñoz Marín ante el Comité) que debían estar conscientes que en nada cambiaba el estatus de Puerto Rico, y en nada se reducían los poderes del Congreso sobre Puerto Rico con una constitución de esa “cosa” que se llamaría ELA.

Fernós Isern contestó: “…bajo el párrafo 2 de la Sección 3 de la Constitución de Estados Unidos el Congreso está autorizado para adoptar reglas y reglamentos necesarios en cuanto a cualquier territorio perteneciente a los Estados Unidos. Las reglas y reglamentos ahora existentes entre Puerto Rico y Estados Unidos no alterarán las disposiciones de la Ley Jones, que establecen esas disposiciones de hacer reglas y reglamentos dentro del Sistema Federal como hasta ahora se ha determinado por el Congreso quedará inalterada. No alterarán los poderes de soberanía adquiridos por Estados Unidos sobre Puerto Rico, en virtud del Tratado de París. La Isla seguirá sujeta a la soberanía de Estados Unidos y las reglas y reglamentos congresionales gobernarán la forma y manera en que la autoridad federal ejercerá en Puerto Rico”.

A pesar de lo anterior, como nadie en Puerto Rico conocía el récord congresional ante el cual se discutió la Ley 600, los defensores del ELA empezaron a hablar de dos soberanías, una estatal y una federal, equiparando a Puerto Rico con los estados de la unión que sí tienen y siempre han tenido soberanía propia, y no la perdieron (excepto que la cedieron) cuando se formó la federación USA.

A esa soberanía que tenían los trece estados soberanos que formaron la federación USA se le llama soberanía primigenia; es decir, que la tuvieron desde que eran soberanos y nunca la perdieron.

Así los estados individuales pueden acusar y someter a proceso penal a sus ciudadanos por la comisión de hechos que constituye delito estatal, independientemente de que el Gobierno Federal también acuse a las mismas personas por los mismos hechos, por violar leyes del Congreso Federal. Es decir, no aplica a esas personas la doctrina constitucional que dice (en síntesis), que no se puede procesar a una misma persona dos veces por la comisión de un mismo delitos o unos mismos hechos.

Esa soberanía primigenia crea una excepción a la doctrina constitucional contra la doble exposición por un mismo delito o por los mismos hechos. Esta doctrina se basa en el concepto jurídico de que “los estados y el gobierno federal constituyen soberanos distintos con igual derecho a hacer cumplir sus leyes”.

Tal es el criterio rector para la aplicabilidad de la doctrina de soberanía dual, es decir, que la fuente del poder del estado se derive de una soberanía original primigenia, separada del poder del gobierno federal.

Esa trayectoria histórica de los estados y el poder federal no es la misma trayectoria histórica de Puerto Rico. Puerto Rico nunca ha sido soberano ni bajo España ni bajo Estados Unidos, ni tenía, ni se le reconoció una soberanía primigenia, separada de la de España o la de Estados Unidos.

España constituyó a Puerto Rico como territorio español. Estados Unidos lo constituyó como su territorio no incorporado.

Con la aprobación de la Ley 600 y la aprobación de la Constitución del territorio, Estados Unidos delegó unos poderes del Presidente, no del Congreso. A esos poderes es a lo que se les llama de “autogobierno interno” (poderes sobre una legislatura y sus miembros, poderes sobre el poder judicial y los jueces, y otros; que en nada afectan los poderes de soberanía; poderes políticos y económicos) que ejercía el Congreso desde el Tratado de París y que siguen incólumes.

Los “estadolibristas”, desde el 1952, siempre han pretendido establecer esa “autonomía interna” como equivalente a la soberanía primigenia que tienen y siempre han tenido los estados. El tener y retener esa soberanía primigenia los estados, separada del Gobierno Federal, es requisito sine qua non para que el ELA pueda acusar igual y separadamente del Gobierno Federal, y que no proteja a los acusados la doctrina constitucional contra la doble exposición.

Es obvio, según se desprende de las leyes aprobadas por el Congreso Federal, por su historial legislativo y aún de varias decisiones de los tribunales federales, y de nuestra historia, que Puerto Rico sigue siendo un territorio no incorporado de los Estados Unidos. Por esto, jurídicamente hablar de soberanía jurídica dual es un error garrafal y es inaplicable a nuestra jurisdicción, a pesar de que un “Tribunal Supremo de Puerto Rico” (con una inmensa mayoría de jueces creyentes en el ELA) decidió que existía una soberanía (judicial) “dual” del ELA y del Gobierno Federal, y ambos, por ende, podían acusar a la misma persona por los mismos hechos, en ambas jurisdicciones, sin que aplicaran las disposiciones constitucionales que protegen sobre la doble exposición. Lo anterior lo decidió el “Tribunal Supremo” de Puerto Rico en el 1988 en Pueblo vs. Castro García, 120 D.P.R.740. (Rebollo López—PNP disintió y es el que tenía la razón.) El actual Tribunal Supremo de Puerto Rico (PNP) pronto decidirá si anula ese alegado precedente jurídico o no, pues el asunto ya está sometido a ellos para su adjudicación.

La controversia se puede resumir a los efectos de si es o no el criterio fundamental para determinar si una entidad política es soberana para efectos de la aplicación de la soberanía jurídica dual, el determinar si la fuente última de poder para procesar criminalmente a los ciudadanos es separada y distinta de la del gobierno federal. Recordemos que los estados de la unión eran soberanos antes de entrar a la unión, y cedieron parte de sus poderes al gobierno federal, por lo que la fuente última de su poder para acusar y procesar a sus ciudadanos radica en una soberanía original (primigenia) e independiente.

Habiendo sido Puerto Rico colonia española, y luego pasado a ser colonia de Estados Unidos (territorio no incorporado) cuando se aprobó la Ley 600 y la Constitución, los poderes concedidos para “gobernar en asuntos internos no equivale a hablar, ni es lo mismo que hablar de una soberanía primigenia, original, independiente de la cual se derive su poder”.

Ya en el 1937 el Tribunal Supremo de los Estados Unidos en People of Puerto Rico v. Shell Co., 302.U.S.253 (1937) expresó que Puerto Rico era un territorio incorporado, y que por tanto, no había una doble exposición en la aplicación de leyes territoriales y federales, ya que la aplicación de una jurisdicción (ej. de la federal) excluía la otra por ser ambos cuerpos de leyes creaciones del mismo soberano. Es decir si acusaban los federales, los estatales no podían acusar.

Las leyes federales y el cuerpo de ley de Puerto Rico (la capacidad de Puerto Rico para legislar, o para juzgar) son creación del soberano único, el Congreso de los Estados Unidos, que es lo mismo que decir que Puerto Rico no tuvo y no tiene soberanía primaria. Operan bajo la soberanía federal aún cuando se legisla o cuando se procesa, pues se legisla y procesa por creación, permiso, del soberano (USA); no por poder soberano originario o primigenio.

El caso del 1937 del Supremo de Estados Unidos se puede resumir a los efectos de que la fuente última del poder “soberano” para la aprobación de nuestras leyes continuaba emanando y continuará emanando del gobierno federal, por lo que aplica la doctrina de doble exposición si ambas jurisdicciones acusan por los mismos hechos, y por ende, Pueblo v. Castro García está mal resuelto.

Aun al pueblo Navajo se le ha reconocido en U.S.A. un poder primigenio soberano, separado al de Estados Unidos, para acusar por los mismos hechos que el Gobierno Federal. U. S. v. Wheeler, 435.U.S. 313 (1978). Puerto Rico no tiene la soberanía que tienen los Navajo.

Estando Puerto Rico bajo la Ley Jones de 1917 es que, en el año 1937, se resuelve el caso de Shell Co., a los efectos de que las leyes territoriales y federales emanan del Congreso.

El artículo 1 de la Ley 600 reafirma el estatus de Puerto Rico como posesión territorial y colonial. El artículo 9 reafirmó la vigencia de todas las leyes federales sobre Puerto Rico (con excepción de aquellas que fueran localmente inaplicables). A Puerto Rico no se le concede un ápice de participación en la formulación de las leyes federales, lo que es una característica distintiva de la condición colonial territorial.

En el informe de la Cámara de Representantes sobre el proyecto que dio paso a la Ley 600, se hizo constar que, “es importante que quede absolutamente claro la naturaleza y alcance general del S. 3336.” "El proyecto de la ley que está bajo consideración no varía la relación política, social y económica fundamental de Puerto Rico y los Estados Unidos”.

Recordemos que los poderes económicos y políticos son los “poderes de la soberanía”. Refiriéndose a los poderes de Puerto Rico bajo el ELA por crearse, todos los congresistas coincidieron en que “no se varía el estatus fundamental de ellos”. En U.S. v Sánchez, 992 F. 2nd. 1143 (1993), el Onceavo Circuito Federal concluyó que la doctrina de la soberanía dual, no aplicaba a Puerto Rico.

En el 1989, el entonces Gobernador de Puerto Rico, Rafael Hernández Colón, compareció a una vista ante el Comité de Energía del Senado y, a preguntas del Senador John Bennett Johnston, admitió que la “soberanía de Puerto Rico no emanaba del Pueblo de Puerto Rico, sino del Congreso de los Estados Unidos”. (vistas sobre proyecto 710- 712, 1ro. de junio de 1989).

Hernández Colón y Romero Barceló comparecieron ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas a expresar su inconformidad con el estatus colonial de Puerto Rico (Trias Monge: Las penas de la colonia más antigua del mundo; 1ra. Ed. (2007), pág. 143).

¿Por qué siguen los populares hablando de Soberanía y Soberanía separada a la de Estados Unidos?

Soberanía Dual... Sí Pepe...

(Fuente: Argenpress)

4 jun. 2013

Procurador del veterano pide liberación de Oscar López


El licenciado Agustín Montañez Allman le envió una carta al presidente Obama en la que le pide considere el servicio militar y los logros de López Rivera en la milicia. 

Por El Nuevo Día

Los reclamos por la liberación del preso político boricua Oscar López Rivera continúan, y hoy se unió las peticiones el procurador del veterano, Agustín Montañez Allman. 

El licenciado Montañez Allman le envió una carta al presidente estadounidense Barack Obama en la que le pide considere el servicio militar y los logros de López Rivera en la milicia para otorgarle un perdón presidencial. 

López Rivera es veterano de la guerra de Vietnam y recibió la Estrella de Bronce por su participación en combate. 

“Sabiendo que se trata de un veterano de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y que durante su servicio fue acreedor de la Estrella de Bronce, una de las más altas condecoraciones que se le puede conceder a un soldado como resultado de sus actos de heroísmo y servicios meritorios, consideramos justo traer ante la consideración del presidente de los Estados Unidos su historial previo de servicio a la nación y a los veteranos en general”, dijo Montañez Allman en declaraciones escritas. 

La semana pasada, se llevó a cabo la jornada 32xOscar en la que durante 24 horas consecutivas decenas de puertorriqueños, desde ciudadanos de a pie, políticos como las alcaldesas de San Juan y Ponce, Carmen Yulín Cruz y María "Mayita" Meléndez, respectivamente, y figuras del ambiente artístico como René Pérez, de la agrupación Calle 13, se encarcelaron en celdas que simulaban la ocupada por el prisionero para llamar la atención y pedir su liberación. 

Uno de los organizadores de este evento, el licenciado Eduardo Villanueva, portavoz del Comité Pro Derechos Humanos de Puerto Rico, se mostró agradecido con el apoyo. 

“El presidente Obama tiene la obligación moral de actuar a la altura de los compromisos y las actuaciones que su nación efectúa en nombre de la paz y la democracia”, reaccionó Villanueva. 

López Rivera, de 70 años y natural de San Sebastián, fue acusado por cargos de conspiración sediciosa, por sus vínculos con el grupo clandestino Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN). En 1980, fue sentenciado a 78 años de cárcel. De los 32 años que lleva en prisión, ha estado 12 en confinamiento solitario, sin poder tener contacto con su familia. Actualmente, está recluído en la prisión federal de Terre Haute, Indiana.

3 jun. 2013

Vuelve ante la ONU el caso político de Puerto Rico

Se reclamará la libertad de los presos políticos

Por José A. Delgado / jdelgado@elnuevodia.com

WASHINGTON – Cuando el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas vuelva a tratar en junio el caso político de Puerto Rico, puede tener en sus manos una resolución que reconozca el rechazo expresado en San Juan al colonialismo y un mayor respaldo de Latinoamérica a la independencia de la Isla.

Los miembros del llamado Comité de los 24, que ahora está formado por 29 países, sesionarán el 17 de junio para discutir, como se ha hecho casi anualmente durante los últimos 40 años, la situación política de Puerto Rico.

El lenguaje que tomará nota del rechazo que le dio el 54% de los electores de Puerto Rico al actual status territorial, en el plebiscito de noviembre pasado, todavía no está finalizado. Pero sería uno de los nuevos alcances del texto de la resolución.

“El repudio mayoritario al coloniaje le da la razón al trabajo del Comité de Descolonización durante tantos años”, señaló el presidente ejecutivo del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Fernando Martín, un exsenador y profesor de Derecho.

La resolución reconocería, a su vez, que en enero, en Santiago de Chile, la Primera Cumbre de Jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) aprobó una resolución en la que destacó “el carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico” y, al hacer mención de las posiciones adoptadas por el Comité de Descolonización a favor de la libre determinación e independencia de la Isla, consideró la situación de la Isla como un asunto de su interés.

Además de la referencia a la expresión de la Celac, el copresidente del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), Julio Muriente, destacó el hecho de que el Foro de São Paulo, un grupo de partidos de izquierda fundado por el Partido de los Trabajadores de Brasil, haya pedido declarar en la audiencia sobre Puerto Rico y que el Gobierno brasileño haya pedido ser observador ante el Comité de Descolonización.

En los últimos años, la resolución del Comité de Descolonización de la ONU, que reafirma el derecho de Puerto Rico a su libre determinación e independencia, ha sido adoptada por consenso.

Todavía los grupos independentistas aspiran a que la presión del Comité de Descolonización ayude a que la Asamblea General de la ONU vuelva a discutir el caso político de Puerto Rico de forma independiente.

Hace 60 años, la ONU sacó a Puerto Rico de la lista de territorios sin gobierno propio y permitió que Estados Unidos cesara de rendir informes sobre la situación de la Isla. Desde la década de 1970, el Comité de Descolonización de la ONU mantiene a Puerto Rico dentro de su jurisdicción.

Además de reafirmar sus críticas al carácter colonial de Puerto Rico, la resolución denunciará la vigencia de la pena de muerte a nivel federal; reclamará la libertad de los prisioneros políticos, encabezados por Oscar López Rivera, quien cumple este mes 32 años en cárcel, y exigirá que se acelere la descontaminación y limpieza de los antiguos terrenos militares en Vieques.

2 jun. 2013

El sueño encarcelado

Por Ana Lydia Vega

Una celda enclavada en una plaza pública es un escenario insólito. Una fila continua de gente ocupando esa celda durante veinticuatro horas corridas es un acontecimiento memorable. Así, insólita y memorable, fue la dramática manifestación del miércoles pasado conmemorando los treinta y dos años de prisión que han consumido casi la mitad de la vida de Oscar López Rivera.

Conmovedor e indignante como en efecto lo es, el destino de Oscar no es el de un solo hombre. El impacto emotivo de la actividad obliga a una reflexión retrospectiva. Desde los compontes españoles de El Morro en el siglo diecinueve hasta el suplicio contemporáneo de los independentistas en los calabozos de Estados Unidos, la persecución y el aniquilamiento de la disidencia han sido constantes trágicas de nuestra historia.

La sombra de la censura es el telón de fondo sobre el cual se proyecta la biografía puertorriqueña. Y sigue siendo todavía la contraparte oscura de la apatía y la componenda. Silenciada, tapada, dolorosamente inconfesa, la presencia de los presos boricuas en las celdas frías de otra tierra evade la luz de la memoria como un incómodo secreto de familia.

El caso más elocuente es el de Pedro Albizu Campos: encerrado, exiliado, torturado, lenta y solapadamente asesinado por el terrorismo estatal americano.

Cuando nací, ya Albizu llevaba casi una década en Atlanta. Regresaría en l947 desafiando la dictadura del tiempo con aquella declaración inolvidable: “Yo nunca he estado ausente”. Dos veces más volvería a la cárcel, esta vez en su propio país, para finalmente morir en un hospital, su cuerpo devastado por el martirio.

Las primeras noticias que tuve de Albizu eran inquietantes. Su nombre se mencionaba poco y siempre con una especie de temor reverente. La niña curiosa que era yo preguntaba. Entonces, me explicaban que era un loco violento que quiso acabar a tiros con nuestra felicidad libreasociada. Nadie le negaba brillantez. La admitían con un suspiro hondo, como quien advierte lo peligrosa que puede resultar para la paz social la demasiada inteligencia.

Por miedo o ignorancia, no se decía ni pío del contexto brutalmente represivo que había enmarcado el estallido patriota. Tampoco se hablaba de la Ley de Mordaza que a tantos ciudadanos puso tras las rejas en arresto “preventivo”. Pero la figura indoblegable de Albizu seguía inspirando hazañas revolucionarias.

En 1950, Oscar Collazo perdió su libertad por veintinueve años tras el fallido atentado de Blair House que dejó muerto a Griselio Torresola. En 1954, le siguieron Lolita Lebrón, Rafael Cancel Miranda, Irving Flores y Andrés Figueroa Cordero por el ataque al Congreso estadounidense.

Cuando tuve edad para pensar con mente propia, busqué respuestas en los versos de los poetas que compartieron cárcel con Albizu: Juan Antonio Corretjer, Clemente Soto Vélez y Francisco Matos Paoli.

El delito del último fue haber pronunciado cuatro discursos “incendiarios” en plazas de la isla. Su “Canto de la locura”, el magistral poema que plasma la angustia inenarrable de la experiencia carcelaria, abre con la aparición del “enorme quetzal de la nada”, pájaro esplendoroso de los bosques sentenciado al eterno vacío de una jaula.

Uno de los momentos más estremecedores de mi juventud fue el regreso, en 1979, de los cinco nacionalistas presos. Vestida de negro, impecable como cuando subió la escalinata del Capitolio aquel primero de marzo, Lolita Lebrón dio un saludo que le arrancó lágrimas al más cínico. Tras veinticinco años de destierro, dijo con admirable parquedad: “Hemos cumplido con nuestra jornada”.

Entre tanto, el relevo ya estaba en marcha. Las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional y Los Macheteros reanudaron la tradición albizuísta de la ofensiva armada contra el colonialismo. Las cárceles volvieron a llenarse de jóvenes dispuestos al sacrificio máximo por un país que algunos apenas conocían. Entre ellos había pintores y escritores. Imagen y palabra son armas invencibles para burlar barreras y barrotes.

Depuestas las banderías tribales por un día, el “performance” de protesta ha dado paso a un inesperado consenso solidario. Sin duda alguna, la liberación de Oscar López es una gran causa de derechos humanos. Pero no es posible esquivar la certeza de que también es asunto de justicia histórica.

Discretamente, serenamente, va emergiendo una verdad muy íntima. Los prisioneros políticos de ayer y de hoy no son sólo el penoso recordatorio de un conflicto irresuelto.

Por encima del viciado debate del estatus, ellos encarnan el sueño que en vano se ha intentado relegar al olvido. Un sueño cautivo que, contra toda expectativa y toda adversidad, respira, palpita. Permanece.

La autora es escritora puertorriqueña.

(Fuente: El Nuevo Día)

Foto: Eduardo Rivera Págán/MINH

1 jun. 2013

Exhibición en la Casa Alcaldía de San Juan de pinturas de Oscar López Rivera


Presione aquí para ver todas las fotos.


Exhibición en la Casa Alcaldía de San Juan de la obra artística de Oscar López Rivera. Oscar comenzó a pintar en prisión. Esta es una muestra del talento pictórico de nuestro preso político que cumplió el 29 de mayo, 32 años encarcelado por el imperio de Estados Unidos. Fotos: Eduardo Rivera Pagán/MINH

El día que todos fuimos Oscar López Rivera

Los artistas integrantes de Agua, sol y sereno emplazaron un Oscar López gigante y… “todos fuimos Oscar López”. Fotos por Ricardo Alcaraz.
Por María Elena Rodríguez / 80grados

Los espacios, sabemos, no son neutrales. La Plaza de Armas y la Casa Municipal fueron, por demasiados años, ciegos uno al otro, traicionando la lógica misma de sus comienzos en el Cuadrángulo: habilitar el encuentro entre las instituciones y sus constituyentes. Sabemos ya, también, del fracaso de esa utopía moderna y de la enemistad que los fue habitando.  La plaza optó por ser espacio vivido, encuentro de singularidades y comunidades diversas desde la familia tradicional hasta esos otros sujetos y familias  cuyo nombre, LGBT,  obligamos a que la LEY reconociera esta semana.  Sin pedir permiso, ni llenar formularios, ni pagar IVU,  la Plaza fue ocupada, de vez en cuando, por expresiones alternativas o de oposición cultural y política al inhóspito recinto que las desoía. La plaza optó por los colores, por las texturas tropicales del hilo, la mezclilla y el algodón, por el café a cualquier hora, por guindalejos de collares y pulseras confesamente artesanal. Optó por hacer despliegues de cultura y arte sorteando el paso caprichoso de gatos y perros realengos, de desechos de palomas, del reclamo de propiedad de los bancos de esos otros sanjuaneros, los deambulantes.

Mientras, el municipio dejó de ser casa para convertirse en piedra dura y homogénea, en la cual un séquito uniformado en poliester y corbatas, cuidaba del obediente orden y silencio del que sabe que esa casa no es la suya. Escribe Italo Calvino en uno de sus cuentos, “Un rey escucha”,  sobre un tirano sentado a perpetua en su trono, imposibilitado de desplazarse y que solo escucha, a través de un complicado laberinto, adulaciones, conspiraciones, rumores, quejas y lamentos y, sobre todo, de los ecos de los que antes y después de él lo reemplazaran.

Como el personaje de Calvino, San Juan tuvo su incumbente.  La plaza, las calles de su ciudad, su gente, solo existieron para él en tanto extensión de su dominio, del cuerpo corpulento y narcisista de su ambición de poder, de su terca y necia creencia de que trono y tirano se corresponden y del aguijón de la duda paranoica del que sabe que toda tiranía es usurpación y que la memoria de lo justo arresta el olvido, Y, de este persistir, solo será la de la gran obra que se ve y que ya enmohece de banalidad y futilidad junto con las torpes páginas de sus anuncios en revistas y carteles de publicidad. Con su partida se marcharon, también, la falacia de su riqueza, generosidad y talentos. Solo quedaron las arcas vacías y los detritus del dispendio y la corrupción así como el tufo de cobardía y menosprecio de sí que yace tras el gesto burdo del “bully”. No me llamo a engaños, el voto popular lo colocó allí y todos creímos en la invencibilidad del Minotauro.

Pero también es cierto que desde la medianoche del martes hasta esta madrugada la Plaza de Armas y la Casa Municipal de San Juan se reconocieron y compartieron sus bienes. Incluso, intercambiaron sus lugares. El altillo del palacio ejecutivo abrió sus puertas y ventanas y recibió a los comensales que subían sin protocolos invadiendo pasillos escaleras y salas. Los jóvenes de Agua, sol y sereno hicieron calistenia en las paredes interiores. La firma OLR se multiplicaba en la sala de exhibición de los cuadros del preso más antiguo del continente quien, como el personaje de El proceso de Kafka, todavía aguarda por conocer su delito. Los calabozos oscuros y subterráneos con los que palacios y las prisiones custodian sus secretos infames se levantaron en medio de la plaza transformados por Nick Quijano en cárcel pública en donde,  en ejercicio de su voluntad y dignidad, y sin distinción de clase, raza, género, ideología política y religiosa,  todos fuimos por quince minutos Oscar López Rivera.

Quince minutos en los cuales la solemnidad y la algarabía fueron cómplices, y en los que el muñeco inmenso, como inmenso es el peso de 32 años de prisión y la dignidad y la sabiduría de su penitente, hizo que lo que consideramos una estampa muchas veces socorrida -la ejemplaridad del dolor transmutada en inocencia-, una de esas instancias que Carlos Monsivais celebraba como cursilería sublime, se transfigurara en una emoción contagiosa como suele suceder cada vez que escucho, en comunión con otros, “Verde luz” de El topo, “Oubao Moin” cantado por Lucecita Benítez o “El niño yaucano” por Danny Rivera.  Siempre he sido cursi, y qué?

Nunca resulta excesivo recurrir a Walter Benjamin y a una de las demandas de sus Tesis para una filosofía de la historia:  el imperioso deber de rescatar una imagen que relampaguea justo en el instante de su evanescencia,  antes de que se la trague el olvido.  Esos 15 minutos pronto se irán diluyendo en nuestros deberes y afanes cotidianos. Pero esa noche luminosa en la que volvimos a ser gente, para parafrasear a José Luis González, supimos que ya no es posible regresar sin culpa ni vergüenza a las noches oscuras del tirano, que hacerlo sería comprometer un pacto ciudadano que allí ocurrió, un evento más allá y más acá de cualquier otra ley que no sea la justicia.