27 mar. 2013

A 37 años del Golpe de Estado en Argentina: ni perdón ni olvido


Alejandro Torres Rivera / MINH

El 24 de marzo de 1976 la presidenta de la República de Argentina, María Estela Martínez de Perón, también conocida como Isabel Perón, fue derrocada por un Golpe Militar. Al frente del país quedó una Junta Militar compuesta por el Comandante del Ejército, General Jorge Rafael Videla; el Almirante Emilio Eduardo Massera y el Brigadier Orlando Ramón Agosti. Bajo el supuesto de llevar a cabo la reorganización del país, dio inicio a una cruenta dictadura que años después, conforme a los estimados de los organismos humanitarios, dejaría el saldo de unos 30 mil luchadores sociales muertos o desaparecidos y otras tantas decenas de miles de ciudadanos torturados, encarcelados o sencillamente exiliados. De acuerdo con el propio Videla, el Golpe perpetrado y la represión que acompañó al mismo fue una “respuesta institucional” por parte del Estado a la situación prevaleciente en el país. 

Durante los primeros tres años de la Dictadura, la represión que acompañó al Golpe de Estado, incluyó la ocupación militar de múltiples fábricas y empresas estatales, la disolución de los sindicatos obreros y los partidos políticos; el desmantelamiento de todo el ordenamiento constitucional de país; el encarcelamiento de dirigentes políticos y sindicales y la más amplia censura y represión contra toda idea que no fuera la versión oficial impuesta por los militares al frente del Estado.

De acuerdo con analistas del periodo de la Dictadura, los militares procuraron imponer la disciplina de los cuarteles al resto de la sociedad argentina. Los instrumentos utilizados para alcanzar este propósito fueron el ejercicio de la violencia por parte del Estado y la imposición de medidas de corte neoliberales en las relaciones del mercado. Así las cosas, la supresión de los derechos y garantías civiles de los ciudadanos, vino acompañada de un intenso proceso de medidas privatizadoras donde el Estado y sus instituciones sociales fueron desmanteladas abruptamente. El terrorismo de Estado, tanto en los planos políticos y económicos, fueron la orden del día durante los años del régimen dictatorial. Las medidas de corte neoliberal implantadas en Chile luego del Golpe de Estado de 1973 tuvieron su caja de resonancia, incluso aún más violentas, en la sociedad argentina.

La Junta Militar encabezada por Videla disolvió el parlamento nacional argentino, así como las legislaturas provinciales y municipales, concentrando todo el poder en la rama ejecutiva. Igualmente, el poder judicial pasó a ser un apéndice más del poder ejecutivo bajo el control de los militares, dejando en suspenso los derechos civiles y constitucionales de la población y convirtiendo el “estado de excepción” la totalidad de la vida del pueblo argentino.

La batalla contra las organizaciones y movimientos sociales y políticos, sobre todo la desarrollada a lo largo de los primeros tres años de la Dictadura, fue extremadamente dura. La lucha armada desigual en oposición al golpe militar por parte de algunas organizaciones de izquierda, de la cual participaran organizaciones opuestas al Golpe como fueron los Montoneros y el Partido Revolucionario de los Trabajadores Argentinos (PRTA), por mencionar algunos, dejaron escritas en la historia del pueblo argentino heroicas páginas de dignidad y resistencia. 

El interés en la victoria de las fuerzas armadas argentinas en esta guerra contra las fuerzas de la izquierda se tornó en obsesión para los estamentos militares, que no guardaron apariencias en el proceso de supresión de toda voz disidente. Se ha dicho que fue precisamente a través de las fuerzas armadas como en Argentina se logró la desarticulación de la sociedad civil. En Argentina, de acuerdo con la página electrónica “html.rincondelvago.com”,  “la intervención de las fuerzas armadas tuvo características inéditas, superando los límites que la sociedad argentina podía imaginar”. El golpe, indica, creó “un estado terrorista que orientó sus acciones y fundamentó su poder en la aplicación sistemática del terror sobre los habitantes del país.”

La experiencia de Golpes de Estado en Argentina a lo largo del siglo 20 ha sido un fenómeno repetitivo. Por ejemplo, el 6 de septiembre de 1930 el General José Félix Uriburu derrocó al presidente constitucional de la Unión Cívica Radical, Hipólito Yrigoyen. Uriburu había sido uno de los organizadores de la Revolución de 1890 mediante la cual, con un levantamiento cívico–militar, había surgido precisamente la Unión Cívica Radical. El levantamiento de Uriburu perseguía establecer un gobierno fascista en Argentina. El 4 de junio de 1943, otro Golpe Militar se efectuó desatando una sucesión de gobiernos militares durante los próximos tres años. En las elecciones de 24 de febrero de 1946 un militar, Juan Domingo Perón, asumiría la dirección del país hasta que otro Golpe, esta vez efectuado el 16 de septiembre de 1955, instalara otra dictadura militar.

El 29 de marzo de 1962 se produjo otro Golpe de Estado en respuesta a los avances del peronismo en las elecciones. El 28 de junio de 1966 otro Golpe de Estado dirigido por el General Juan Carlos Onganía, derrocó al presidente en funciones de la Unión Cívico Radical, Arturo Illia. A partir de 1966 se sucedieron al menos otros tres golpes protagonizados por los mismos estamentos militares hasta que en 1973 los propios militares impulsaron elecciones. En estas, un candidato peronista, Héctor J. Cámpora, ganaría las elecciones por casi la mitad de los votos emitidos. Cámpora, sin embargo, una vez en funciones renunció a la presidencia para convocar nuevas elecciones en las cuales resultó electo nuevamente Juan Domingo Perón. Durante su mandato ocupó la vicepresidencia su esposa, María Estela Martínez de Perón. 

Fue contra el gobierno de esta última que se llevó a cabo del Golpe de Estado de 1976. Este nuevo Golpe, sin embargo, se centró en el interés de los militares argentinos en establecer lo que denominaron un “Proceso de Reorganización Nacional”. Su propósito era el establecimiento de un Estado autoritario permanente donde fuera la Junta Militar golpista, la responsable de designar un presidente con facultades ejecutivas y legislativas.

Durante el periodo de la Dictadura, que duró de 1976 hasta 1983, y en consecuencia, durante el periodo de lo que vino a llamarse como “la Guerra Sucia”, se sucedieron cuatro juntas militares. La primera, que ya describimos, gobernó entre 1976 a 1980. Fue ésta la responsable de la mayor represión en el país. La segunda duró entre 1980 y 1981; la tercera entre 1981 y 1982; y finalmente la cuarta, entre 1982 y 1983.

Durante los años de la Dictadura, uno de los gobiernos con mayor respaldo a las distintas Junta Militares que por allí desfilaron, fue el gobierno de Estados Unidos. Con el apoyo del Departamento de Estado, del Pentágono y de la Agencia Central de Inteligencia, además de las inversiones económicas hechas en el país, cientos de militares y funcionarios de inteligencia argentinos fueron entrenadas en diversas facilidades estadounidenses, incluyendo la Escuela de las Américas localizada en la Zona del Canal de Panamá. Fueron también los años en que con el apoyo siempre presente de Estados Unidos, se consolidó en el Cono Sur (Brasil, Uruguay, Paraguay, Argentina y Chile), la Operación Cóndor. Desde la misma, mediante la integración de los servicios de inteligencia de estas naciones, se planificaron y coordinaron cientos de ejecuciones extrajudiciales y atentados contra luchadores tanto en estos países como en el extranjero.

Durante la Dictadura se desarrolló también el enfrentamiento militar entre Argentina y el Reino Unido de la Gran Bretaña en las Islas Malvinas.

Todavía, la cicatriz que representó estos años de cruel dictadura en el pueblo argentino está visible en la piel de sus ciudadanos; en las protestas de las madres de muertos y desparecidos que solicitan en la Plaza de Mayo justicia para sus hijos e hijas; en el reclamo de abuelas y abuelos procurando la recuperación de sus nietos y nietas, hijos de madres embarazadas que en las celdas y cámaras de tortura, parieron sus hijos e hijas. Fueron estos mismos torturadores los que en múltiples ocasiones, a fuerza de violaciones sistemáticas a sus víctimas, engendraron las criaturas para luego, arrebatarlas a las prisioneras y entregarlas anónimamente a terceros. 

Todavía Argentina vive las consecuencias de la ola privatizadora que llevó hasta el hueso mismo a la economía del país, entregando al capital transnacional y a los sectores oligárquicos la riqueza social producida por los trabajadores argentinos. Todavía está latente el reclamo de madres, padres, hermanos y hermanas que claman por conocer el paradero de sus familiares desaparecidos. En ellos vive la esperanza de que en algún momento, aunque sea del fondo de la tierra, finalmente aparezcan los restos mortales de quienes fueron asesinados por la Dictadura. Solo así, llegará el día del reposo anhelado para sus seres amados aún desaparecidos.

El proceso sistemático de aniquilación, torturas y muerte llevado a cabo por la Dictadura argentina durante estos años utilizando para ello al menos 600 centros de detención clandestinos, constituye un caso de genocidio; constituye un crimen de lesa humanidad imposible de olvidar, y mucho menos, a juicio nuestro, perdonar. En los pasados diez años, tan solo 396 personas de aquellas que participaron de estos crímenes han sido condenadas. Otras 320 personas, identificados por sus víctimas, murieron de manera impune antes de poder ser condenadas. El mero perdón o la indiferencia en estos casos, sin la fijación de responsabilidades, solo deja la puerta abierta para, de cara al futuro, una situación similar pueda volver a ocurrir. Después de todo, la ideología fascista sigue presente en diversos sectores de la sociedad argentina.

En el juicio celebrado en la ciudad de Córdoba contra el General Jorge Rafael Videla en el año 2010, y por el cual fuera condenado a cincuenta años de prisión por delitos de lesa humanidad, éste reivindicó inescrupulosamente la corrección de sus actos de terrorismo. Al hacerlo indicó que durante los años de la dictadura se libró “no una guerra sucia, sino una guerra justa que aún no ha terminado.” Esta declaración demuestra, sin lugar a dudas, que en él no existe un mínimo asomo arrepentimiento. En el juicio comentó, en evidente referencia la actual presidenta de Argentina Cristina Fernández y a su esposo, anterior presidente de la República, Néstor Kirchner, “que los enemigos derrotados de ayer cumplieron su propósito y hoy gobiernan el país o intentan un régimen marxista a la manera de Gramsci”. 

Ciertamente en la historia de los pueblos, la reconciliación de sus diferencias es un elemento necesario. Por eso, la venganza tiene que ceder impidiendo el pase de factura de unos contra otros. Pero de ahí a pensar que mediante el perdón todo quede atrás, o se olvide lo que ha ocurrido, va un trecho muy grande. Sí es posible la reconciliación nacional de un pueblo sin necesariamente tener que perdonar a los que cometieron semejantes actos de barbarie. Si bien es necesaria perpetuar la memoria histórica de sucesos que como estos años de dictadura han golpeado en la conciencia de un pueblo, también está presente el propósito de que nunca más ocurran tales desgracias. Por eso, en la memoria histórica de los sucesos, está el siempre vivo recuerdo de las víctimas de la barbarie y la propuesta de una sociedad distinta y superior.

26 mar. 2013

Plan Decenal de Educación y Proyecto de País

Héctor L. Pesquera Sevillano
Copresidente Movimiento Independentista
Nacional Hostosiano
Se considera revolución científica a todos aquellos episodios en que un paradigma antiguo es reemplazado completamente o en parte por otro nuevo, incompatible. Es más que evidente que la educación en nuestro país necesita un golpe de timón que cambie el rumbo en que se encuentra.

Urge una revolución educativa que siente las bases para que el pueblo puertorriqueño se reúna en un proyecto histórico y patriótico.

El Departamento de Educación no es capaz de hacerlo. Es una burocracia ineficaz. Sus recursos se seleccionan por afiliación política y no por preparación. Es una estructura en la que se fijan las metas educativas de acuerdo con el interés político del partido en el poder, sin una filosofía educativa y sin orientación hacia objetivos pedagógicos y nacionales. El maestro o maestra no ha podido orientar su trabajo hacia un proyecto de pueblo de acuerdo con nuestros valores patrióticos, basado en la ética del trabajo y la justicia social. No lo ha podido hacer, sencillamente, porque no existe un Proyecto de País. Lo existente son proyectos político partidistas que se improvisan cada cuatro años dependiendo del partido que gana las elecciones.

La propuesta de un Plan Decenal para la Educación en Puerto Rico, en el que han estado trabajando diversos sectores y organizaciones del País, merece toda nuestra atención. Se trata de consensuar un currículo educativo de diez años independientemente del partido que esté en el gobierno. Eso es un paso de avance. Pero no hay posibilidad de un proyecto educativo coherente a mediano o largo plazo si no tenemos claro el Proyecto de País al que aspiramos. A esos efectos exponemos las siguientes reflexiones.

El objetivo del Plan Decenal no se puede limitar, como ocurre con el actual sistema, a enseñar a nuestros jóvenes a leer y a escribir, a sumar y a restar, sino a formar seres humanos libres, patrióticos, con pensamiento crítico, seres solidarios y productivos. El nuevo currículo debe desalentar la competencia desmedida entre estudiantes y el individualismo en nuestras escuelas y sustituirlo por el trabajo colectivo, la solidaridad y la ayuda mutua. Así mismo educará a partir del reconocimiento de la diversidad y la diferencia, y eliminar el discrimen por razones de género, raza, nacionalidad, procedencia social y condiciones personales. Educar y establecer una política de equidad de género es fundamental para combatir el patriarcado, el machismo y la violencia de género prevaleciente.

El Plan Decenal de Educación deberá estar basado en el reconocimiento de los derechos fundamentales de nuestro pueblo, con énfasis en los marginados, los oprimidos, las mujeres, los niños y niñas, y los trabajadores en general.

Debe contener un enfoque caribeño y latinoamericano que contribuya a fortalecer nuestros valores e identidad y los lazos culturales que nos unen con nuestros pueblos vecinos.

Puerto Rico es uno de los países del planeta de más personas con grados universitarios per cápita, pero también es uno de los de mayor deserción escolar y de mayor desempleo o subempleo. El Proyecto de País debe desalentar la dependencia y fomentar la autoestima del estudiante. Por ello hay que estimular el desarrollo de múltiples destrezas y capacidades productivas en el alumno, no sólo el afán de llegar a la universidad. Es importante fomentar la educación vocacional, la de necesidades especiales, las bellas artes y los deportes como formas dignas de aportar a la sociedad y ganarse el sustento.

El sistema educativo deberá también estimular el amor al trabajo productivo y solidario, la importancia de la tierra como fuente de riqueza individual y colectiva y el valor de los recursos naturales como fuente de riqueza para la sociedad. Es necesario que ese currículo fomente el amor y el respeto a la naturaleza.

El analfabetismo entre la población adulta es un problema que no se ha atendido de manera responsable por nuestro sistema educativo. De acuerdo con los últimos datos disponibles (Censo federal 1990) la tasa de analfabetismo de las personas de 18 años o más se estima en 10.6. De ese total, 51.2% son mujeres. Sin embargo, existen varios municipios, los más pobres, donde el analfabetismo alcanza cifras alarmantes. Tal es el caso de Adjuntas (28.1); Maricao (21.2); Comerío (20.7); San Sebastián (18.1) y Santa Isabel (16.2), entre otros.

El Proyecto de País al que aspiramos debe tener como objetivo la erradicación total del analfabetismo en Puerto Rico. Por tal razón, el Plan Decenal de Educación debe proponerse desarrollar un proyecto de alfabetización nacional, que atienda y resuelva de manera significativa el problema. Este proyecto podría desarrollarse con la participación de ciudadanos voluntarios: educadores, estudiantes, jubilados y otros sectores.

La educación pública ha sido utilizada como instrumento para fomentar el colonialismo, la dependencia y ocultar nuestra historia. Es hora de cambiar el paradigma y transformar el uso que se le ha dado al sistema de Educación Pública. Eduquemos para la libertad, la solidaridad, la equidad y la justicia social. Son asuntos que debemos atender hoy, para comenzar a ver resultados en diez, quince o veinte años. ¡Vamos a empezar ya!

25 mar. 2013

Luis Gutiérrez reacciona a informe sobre Vieques


El congresista boricua responde a un informe sobre los peligros de salud que existen en la Isla de Vieques, por la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades.

Los resultados del estudio de Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR) sobre Vieques me han enojado, entristecido y han hecho que mi compromiso con lograr justicia para la gente de Vieques sea más fuerte que nunca. No se puede usar la palabra “ciencia” para encubrir la injusticia que ha acosado a Vieques, porque la ciencia implica verdad, evidencia y realidad. Las conclusiones de ATSDR claramente ignoran la evidencia que todos conocen y que ha sido demostrada por los científicos puertorriqueños.

La descuidada pero bella isla de Vieques ha sido bombardeada, ametrallada y mutilada y ahora, el mismo gobierno que le hizo estas cosas a una isla habitada dice que no nos debemos preocupar por las enfermedades, las muertes, el envenenamiento por el mercurio, por otros metales pesados y por los químicos. La incapacidad de ATSDR de llegar a la verdad acerca del peligro ambiental y de profundizar en sus análisis puede resultar en tasas de muerte debidas al cáncer y a otras enfermedades más altas.

Esto es un escándalo indignante. El pueblo de Puerto Rico merece más que esto. Según nos acercamos al 10mo aniversario del fin del bombardeo en Vieques, esta bofetada en nuestra cara de pueblo nos sirve de recordatorio de que hasta que no se restaure la salud, el ambiente y el bienestar de la gente de Vieques no tendremos nada que celebrar.

La belleza y la seguridad de la preciosa isla de Vieques y la belleza y la seguridad de su gente deben ser defendidas y mantenidas para las generaciones futuras.”

Fuente/80grados

Jornada a Betances en Cabo Rojo


Jornada a Betances en la Plaza Dr. Ramón Emeterio Betances del 5 al 8 de abril

Dedicada a los grupos que lucharon contra el gasoducto y los que están luchando ahora contra la privatización del aeropuerto.

Música, información, baile, Feria de Salud, Feria de Artesanías, Encuentro de Poetas todo en honor al Padre de Nuestra Patria.

Cine Betancino en el Teatro Excelsior de Cabo Rojo del 1 al 4 de abril gratis todas las noches a las 7 pm.

1 de abril--"La Operación"-cineasta Ana María García

2 de abril--"Cayo" cineasta Pedro Muñiz

3 de abril --"Revolución en el infierno" cineasta Roberto Ramos Perea

4 de abril "Revolt Through Letters--Clemente Soto Vélez" cineasta Joelle G. Lagues

Invita MINH-Mayagüez

19 mar. 2013

Presentación en UPR del libro Trabajo comunitario y descolonización


20 de marzo - 5:30 a 8:00 pm
Facultad de Ciencias Sociales
Anfiteatro Manuel Maldonado Denis (DRA 108)
Universidad de Puerto Rico
Recinto de Río Piedras




15 mar. 2013

Chávez en el corazón del pueblo


Los sucesos en Venezuela tras la muerte del Presidente Chávez


Alejandro Torres Rivera / MINH

Todavía no cesa el torrente humano que desde hace diez días, discurre en silencio y en total recogimiento espiritual, ante el féretro donde yace el cuerpo del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías. Nunca antes en la América Latina la pérdida de un dirigente había sido tan ampliamente llorada y sentida. Le ha correspondido a quien hemos denominado antes «el adelantado de la causa de la integración latinoamericana y caribeña para el Siglo 21», convocarnos en ese estrecho lazo de solidaridad revolucionaria en momentos en que América Latina y el Caribe han soltado las amarras de la dependencia y la sumisión, proclamando el respeto a la soberanía e independencia de nuestros pueblos.

La necesidad de la continuidad y la profundización de la Revolución Bolivariana de Venezuela está hoy en manos del pueblo venezolano que tanto amó el presidente Hugo Chávez. El hilo conductor de esa continuidad y su profundización está legado en el texto de la Constitución Bolivariana y el Programa para una Nueva Patria que el Presidente Comandante dejara como herencia a su pueblo.

El Artículo 233 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela dispone que serán «faltas absolutas» que justifiquen escoger un nuevo presidente(a): su muerte; su renuncia; la destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia; la incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por dicho Tribunal y con la aprobación de la Asamblea Nacional; el abandono del cargo, declarado por la Asamblea Nacional; y finalmente, la revocatoria popular del mandato mediante el ejercicio del voto. En una situación como la que ocurrió con el deceso del Presidente Chávez, donde éste no pudo jurar para un nuevo término o mandato, conforme a la Constitución, debía resolverse si era necesaria una nueva elección por voto universal, secreto y directo dentro de los treinta días consecutivos siguientes. En lo que se elige un nuevo presidente(a), dispone la Constitución, la presidencia la ejercerá el presidente de la Asamblea Nacional.

De acuerdo con la Constitución en su Artículo 231, la fecha para un presidente electo en elecciones ordinarias tomar juramento de su cargo es el 10 de enero del primer año de su periodo constitucional.

A raíz del triunfo del Presidente Chávez en los pasados comicios del 7 de octubre de 2012 y la decisión de viajar a La Habana, Cuba, el 9 de diciembre con el fin de someterse a una nueva intervención quirúrgica para atender el desarrollo de nuevas células cancerosas en el lugar donde ya antes había sido objeto de una operación, el Tribunal Supremo de la República tomó una determinación relacionada con la jura de Chávez para un nuevo término. En ella dispuso que «en virtud de no existir interrupción en el ejercicio del cargo» y de que la ausencia del Presidente del territorio nacional por razones de salud eran autorizadas, no «debe considerarse que la ausencia del territorio configure automáticamente una falta temporal». Por lo anterior, conforme al Artículo 234 de la referida Constitución, no había nada que obligue a tener que determinar si tal ausencia constituye una falta absoluta. Por tal razón, la jura del Presidente podía ser efectuada en otra fecha más allá del 10 de enero de 2013.

El Artículo 233 de la Constitución contempla que cuando la falta absoluta se produzca durante los primeros cuatro años del periodo constitucional, se encargará de presidir el país mientras se convoca y realiza una nueva elección, el Vicepresidente Ejecutivo. A raíz de la muerte del presidente Chávez, el Vicepresidente Ejecutivo Nicolás Maduro, fue reconocido por los poderes constitucionales del Estado, Presidente Ejecutivo de la República. Las elecciones presidenciales fueron convocadas para realizarse el 14 de abril del año en curso. En ellas, Nicolás Maduro se enfrentará a la coalición de fuerzas de la derecha venezolana encabezadas por Henrique Capriles Randosky, quien en las elecciones de octubre de 2012 fuera ampliamente derrotado por el candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Hugo Rafael Chávez Frías.

Maduro se ha comprometido a continuar el «Programa para una Nueva Patria» bajo el cual Chávez compareció a los comicios del pasado año. Capriles Randosky, una vez más, es el portavoz del programa del pasado, el programa del neoliberalismo, de la restauración en Venezuela del capitalismo salvaje del que poco a poco este país ha ido saliendo como parte de los esfuerzos dirigidos por Hugo Chávez en la conducción del proceso revolucionario. 

Ha sido precisamente el proceso revolucionario en Venezuela el que a través de la Misión Robinson alfabetizó 1.5 millones de ciudadanos que no sabían leer ni escribir, erradicando el analfabetismo; impulsó a la población a esforzarse por alcanzar un nivel de estudios secundarios, aumentando la enseñanza en este nivel de un 53% de la población en 2000 a 73.3% en 2011; el que mediante las misiones Ribas y Sucre, amplió la educación universitaria de 895 mil estudiantes en el año 2000 a 2.3 millones en el 2011; el que creó y desarrolló 7,873 nuevos centros médicos entre 2005 y 2012, llevando medicina gratuita a la población en general; el que ha producido un incremento de 400% en los médicos en apenas una década; el que con la misión Barrio Adentro I, permitió la realización de 534 millones de consultas médicas, atendiendo 17 millones de ciudadanos y logrando, como resultado de la atención de la salud entre los años 2003 y 2011, la salvación de 1.7 millones de personas.

Es esa revolución la que ha permitido reducir la pobreza en Venezuela llevándola, de 42,8% a 26.5%, y la pobreza extrema de 16.6% a un 7% entre 1999 y 2011. Bajo el gobierno de Hugo Chávez se construyeron 700 mil viviendas para los sectores populares; se devolvió el control de 1 millón de hectáreas a los pueblos indígenas, mientras que mediante la reforma agraria se distribuyeron otros 3 millones de hectáreas a los campesinos. En el sector cooperativo, se desarrollaron más de 50 mil cooperativas. En el plano de la atención a los ancianos se aumentaron los beneficiarios de pensiones de 387 mil en 1999 a 2.1 millones; mientras que el salario mínimo aumentó de 100 bolívares en 1998, equivalentes a $16.00, a 247.52 bolívares mensuales en 2012, equivalentes a $330.00.

En el renglón alimentario, además de desarrollarse más de 22 mil almacenes para el resguardo de alimentos para contrarrestar la especulación de los acaparadores en perjuicio de los sectores populares, se elevó su producción para el consumo de los venezolanos de 51% a 81% entre 1999 y 2012. Igualmente, el consumo de calorías aumentó en un 50% desde 1999 y la desnutrición se redujo de 21% a 3% de la población en el mismo período. Cinco millones de niños, a diferencia de 1999 que eran 250 mil, reciben hoy día en forma gratuita sus alimentos bajo el Programa de Alimentación Escolar.

En la solidaridad internacional, mientras para 2007 Estados Unidos dedicaba $3 mil millones en ayudas a otros países; Venezuela, un país mucho más pequeño y menos desarrollado, invirtió más de $8,800 millones: A diferencia de las llamadas ayudas de Estados Unidos a ciertos países, que en muchos casos son incautadas por funcionarios corruptos o jerarcas militares al servicio del imperialismo y el capital transnacional, en el caso de la ayuda venezolana, ésta sí va directa a satisfacer las necesidades de los más necesitados. Petrocaribe solamente, por ejemplo, provee petróleo a más de 80 millones de personas en la región, garantizando así sus abastos energéticos. 

Otro ejemplo no menos importante, es la situación relacionada con la deuda amarrada al producto interno bruto (PIB), donde en el caso de Venezuela, se redujo de un 40% a un 20% en ese mismo período.

El «Programa para una Nueva Patria», que constituyó el programa de gobierno de Hugo Chávez para los años 2013 a 2019 y que Nicolás Maduro como Presidente en funciones y candidato al cargo se ha comprometido a continuar, se sostiene en cinco ejes fundamentales: (1) la defensa y preservación de la independencia nacional; (2) continuar la construcción del socialismo bolivariano del Siglo 21 como opción al capitalismo salvaje; (3) convertir a Venezuela en una potencia en lo social, lo político y lo económico dentro de la Gran Potencia que es América Latina; (4) contribuir al desarrollo de una nueva geopolítica mundial que logre el desarrollo del equilibrio del Universo y que garantice la paz mundial; (5) la preservación del planeta y la especie humana. En el marco de esos cinco ejes, el «Programa para una Nueva Patria» delimita los objetivos nacionales que dicho compromiso significa con el pueblo venezolano, identificando lo que serán los objetivos estratégicos del proceso y lo que constituyen sus objetivos generales.

El «Programa para una Nueva Patria» representa un salto hacia adelante en contraposición a la propuesta que presenta el derrotado candidato Henrique Capriles Randosky de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). La propuesta de la MUD, repetimos, tan solo ofrece al pueblo venezolano el regreso a la alternancia burguesa de sus partidos políticos; a las medidas de choque neoliberales; a la entrega de los recursos naturales de Venezuela al capital transnacional y a la oligarquía; y la sustitución el papel social del Estado en los procesos económicos por la privatización de los servicios públicos principales donde la salud, educación, vivienda, la cultura y la seguridad social, por sólo mencionar algunos, sean sencillamente privilegios de unos pocos, aquellos que tengan la capacidad para pagarlos. 

Ya Chávez había anticipado dentro de su mortal enfermedad, que no faltarían «aquellos que traten de aprovechar coyunturas difíciles para, bueno, mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán, ante esta circunstancia de nuevas dificultades–del tamaño que fueren– la respuesta de todos y de todas los patriotas, los revolucionarios, los que sentimos la Patria hasta en las vísceras como diría Augusto Mijares, es unidad, lucha, batalla y victoria.» 

Ese es el compromiso del pueblo venezolano de cara a las elecciones de abril de 2013 y ése es el compromiso del presidente entrante de la República Bolivariana de Venezuela con el pueblo venezolano y con todas las fuerzas revolucionarias de este Continente americano y del Caribe.

14 mar. 2013

El teclado como fusil

Ángel Pérez Soler

Momento de tensión el que se vive. Cuando estamos en el campo de guerra hay que estar con el teclado en mano, perdón con el fusil en mano. Se acerca el enemigo, “PUM, PUM, PUM” escribo palabras fuertes para destrozar. Me alza la adrenalina. Hay contestaciones de todas partes. ¿De dónde vienen los tiros? Me doy cuenta que hay aliados, pero hay uno que es del otro bando. Le ganamos en números; me creo que puedo zumbar sin temor. Disparo palabras; “PUM, PUM, PUM”. “Hemos ganado” profesa uno de los aliados. Mientras seguimos en la espera del próximo debate o de la próxima ocasión para enfilar mi fusil, perdón mi teclado y escribir, escribir y escribir. Así se da la dinámica en el ciberespacio, o en el campo de batalla llamado Facebook. 

Aunque parezca una bobada lo escrito anteriormente, intento comparar el día a día en el ciberespacio de Facebook, con el accionar político guerrillero sufrido por combatientes revolucionarios en Latinoamérica y el mundo por el derecho a vivir en paz, obtener igualdad, equidad, justicia, techo, pan, trabajo y lo necesario para vivir. Es que sin duda, Facebook se ha convertido en arma de divulgación masiva que nos permite divulgar y exponer nuestras ideas, sentimientos y caídas y luchas al mundo entero con el solo toque de un clic. De la misma forma que sirve para la amplia divulgación de las ideas, sirve para destrozar, humillar y decir cosas que sería mejor no decirlas (porque todo lo que se piensa, no se dice). Reflexiono sobre este particular al observar el ataque vil que se ha desatado contra el compañero Arturo Ríos Escribano por el canal de comunicación Facebook en los pasados días, esto a raíz de una noticia divulgada por un medio de comunicación nacional sobre el sueldo que cobran los asesores del gobernador de turno. 

Desde la lógica de justicia, equidad y mejoras en la distribución de riquezas es inadmisible que un trabajador, (cualquier que sea su oficio y sus destrezas profesionales o artesanales) se gane cantidades mayores que otros trabajadores, porque para la vida en sociedad cada trabajador es importante, sino sociedad no fuéramos. Lamentablemente, aún nuestro país no goza de una justicia laboral y salarial para la totalidad de los/as trabajadores/as que hace posible el país. Esta realidad se debe a lo que en repetidas ocasiones hemos escuchado: “somos una colonia del imperio más grande que el mundo haya visto y los vicios del capitalismo nos bañan con sus peores aguas”. Mientras esa realidad sea la que nos gobierna, caerle encima a un empleado por ganarse $98,000 al año, no debe ser nuestro objetivo primordial. Insisto y quiero dejar claro, no defiendo y mucho menos endoso la práctica, pero creo que nuestros esfuerzos deben estar destinados a hacer lo imposible por crear las condiciones para que esos que decimos representar en nuestros discursos puedan vivir dignamente. Lamento decir que atacando, insultando y denigrando a un joven abogado, que sin duda ha decidido aportar al desarrollo de nuestro país (de la manera que él entienda, la cual puede ser debatible y hasta se podría diferir de la misma) no vamos a lograr un cambio. Mi intención no es ser abogado de Arturo Ríos Escribano, ni mucho menos ser su portavoz de prensa para su defensa en los medios alternos de comunicación, lo que quiero repudiar es la mal utilización de estos medios para destinar energías a jugar al revolucionario o la revolucionaria por “postear” sandeces que podrían parecer muy progresistas. Es que el juego de guerrillero/a de Facebook, no adelanta mucho, si no es bien utilizado. Es lamentable ver cómo personas que se hacen llamar progresistas, gastan decenas de horas para llevar una lucha ‘’facebukera’’, mientras en el piquete en defensa del retiro, en el piquete en contra de la privatización de aeropuerto, en el piquete en favor de mejores condiciones para la Universidad de Puerto Rico, son menos las personas y más los “LIKE’s”. 

En el proceso de la lucha del día a día, uno va reflexionando en la gran necesidad de mayores fuentes de empleo y en la urgencia de ver un cambio radical, pero ese cambio no se hace “sentao” frente a la computadora desenfundando el fusil y disparando “LIKE’s”. Este país necesita más piquetes por un alza salarial a los maestros/as del sistema público; este país necesita más manifestaciones por el alza del salario a los trabajadores/as sociales que asumen la carga de lo que peor ha tratado el capitalismo en Puerto Rico; este país necesita más foros que expliquen con la sencillez que amerita, qué es el socialismo y sus ventajas sobre el capitalismo. Este país necesita, un análisis que el pueblo pueda entender, de lo terrible que es la privatización de los servicios esenciales. Este país, no necesita un “LIKE” más. 

Pienso con sinceridad que hace falta una reflexión sobre quiénes son nuestros verdaderos enemigos. Si son los Arturo Ríos Escribano, los Atabeyra Medina o los José Tato Rivera Santana, personas que decidieron coger la lucha desde su gestión profesional para aportar a un país que no jodieron ellos/as, pero que al final del día seguirá siendo el país de todos/as. O si nuestros verdaderos enemigos son los Hernández Colón de la vida, los Roberto Pratt, los Mayol, los Walmart de Santurce, los Walgreens de cada esquina, los privatizadores del aeropuerto y otros más. 

Es que el discurso de la traición nos queda chiquito. Deberíamos reflexionar quién es más traidor, si aquel que decidió aportar desde su gestión profesional con un gobierno que nos es el que deseamos (que advierto, no conseguiremos un gobierno nuestro si no marcamos prioridades) o aquel que desde la pulcritud de su computadora piensa que con dar “LIKE” está haciendo la revolución. Pues, es claro que dar “LIKE” desde la computadora es más sencillo que ir a una comunidad y hablar de un proyecto de país o de educar sobre las virtudes de eso que llamamos socialismo. 

Habrá que reevaluar si gastamos menos balas en el fusil del teclado o vamos más a la calle a construir país. Solo para reflexionar. 


La muerte del presidente Chávez y su trascendencia para América latina y el Caribe


Alejandro Torres Rivera / MINH

Ha muerto y a todos(as) nos golpea su pérdida, el presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías. Si Fidel Castro Ruz es el precursor de las revoluciones victoriosas latinoamericanas del Siglo 20; Hugo Rafael Chávez Frías ha entrado en la historia como el adelantado de la unidad latinoamericana y caribeña para el Siglo 21. Su ausencia la llora el pueblo venezolano y la lloran todos los desposeídos de nuestro Continente para los cuales la Revolución Venezolana bajo la conducción de Chávez, significa al igual que la Revolución Cubana, la esperanza, el destello de luz que ilumina la lucha libertadora y antiimperialista de América Latina y el sentido presente de que sí, la opción socialista, es y sigue siendo la alternativa al neoliberalismo y al capitalismo salvaje.

Como revolucionario consecuente, desde el momento mismo en que en 1977 juramentara cuatro compañeros de armas en las montañas aledañas a San Mateo en Anzoátegui, constituyendo así el núcleo originario del Ejército Bolivariano del Pueblo de Venezuela; pasando luego en 1982 a la fundación del Movimiento Bolivariano 200; la experiencia del fallido Golpe de Estado de 1992 que le impidió, como él mismo indicara, lograr los objetivos trazados «por ahora»; más adelante su estadía en prisión por dos años, para luego, una vez en libertad, fundar el Movimiento V República en 1997 y una década más adelante el Partido Socialista Unido de Venezuela; su trayectoria política estuvo al servicio de su pueblo.

En sus años al frente del gobierno, tuvo la visión de reconstituir el Estado venezolano dotándolo de una nueva Constitución mediante la cual se reconocieron los derechos plenos de los pueblos originarios; los derechos de los afro venezolanos; de las mujeres; de la niñez; la protección del medio ambiente y los recursos naturales; y la transformación de una democracia representativa caduca al servicio de la oligarquía y el capital transnacional, por una genuina democracia participativa por y al servicio del pueblo.

Como nunca nadie desde los años en que Bolívar concibió su proyecto emancipador para la América indo española, Hugo Chávez puso su palabra y su acción en forjar el desarrollo de múltiples instancias de integración latinoamericana de las cuales hoy son beneficiarlas múltiples países de América del Sur, Centroamérica y el Caribe. Fue en tales iniciativas de donde surgieron proyectos tales como la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América (ALBA), iniciativa puntual en el rechazo de los planes hegemónicos de Estados Unidos por imponer a América Latina un tratado de libre comercio siguiendo el modelo existente mediante el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Canadá y México. La creación del ALBA contribuyó a impedir la imposición por parte de Estados Unidos del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). Así lo fueron también las iniciativas de Petro–Caribe y Petro–Sur para facilitar el acceso de los pueblos al petróleo, recurso esencial en el desarrollo de sus economías. Lo mismo podemos indicar con relación al rompimiento del bloqueo mediático de los grandes consorcios televisivos, de internet y radio en manos de Estados Unidos y las propias oligarquías regionales con el desarrollo de TeleSur.

En el plano económico es importante mencionar no solo el desarrollo del Banco del Sur; el sistema de intercambio comercial y relaciones económicas para América del Sur basadas en el SUCRE; y claro está, más recientemente, la entrada de Venezuela en el Mercado Suramericano (MERCOSUR). En el terreno de la integración política suramericana, también es necesario mencionar el surgimiento de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y junto con ella, el desarrollo de un sistema de defensa suramericano coordinador de los diferentes mandos y fuerzas militares del continente suramericano. En este proceso de integración política, además, vimos durante su mandato no solo cómo se fortalecieron las relaciones bilaterales entre Venezuela y distintos países de la región, entre ellos Cuba, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina,  Paraguay y Uruguay; sino también, el desarrollo y fortalecimiento de las relaciones políticas, económicas-comerciales con países como la República Islámica de Irán, la Federación Rusa, y diferentes países musulmanes y africanos. Fue también bajo su mandato que se desarrollaron las Cumbres América Latina–África y de América Latina y países árabes.

Pero posiblemente su mayor aportación a la unidad de nuestros pueblos tomó forma en la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), esfuerzo de integración de América Latina y el Caribe al margen de la tutela imperial de Estados Unidos y Canadá en nuestro hemisferio. Bajo un nuevo referente de unidad dentro de la diversidad, luego de 200 años del inicio de las guerras de independencia en América Latina, sus pueblos emancipados del yugo colonial, han comenzado a dar pasos propios buscando alternativas a sus particulares problemas bajo la premisa de la defensa del derecho a la independencia y a la soberanía nacional.

No podemos olvidar en estos momentos los esfuerzos hechos por Chávez, luego de la terminación del mandato de Álvaro Uribe en su vecina Colombia, por restablecer los vínculos políticos, diplomáticos y económicos entre ambos pueblos y sus grandes contribuciones al proceso de pacificación en Colombia. Hoy las partes beligerantes de un conflicto militar interno que se ha prolongado por más de cinco décadas, en medio de conversaciones de paz, avanzan en medio de negociaciones hacia un acuerdo definitivo entre la ellas.

En el plano interno, la presidencia de Chávez trajo como resultado importantes avances en el mejoramiento de las condiciones materiales de vida de la población. Estas se reflejan en una reducción sustancial de la pobreza extrema y una reducción significativa de la pobreza en general; en un aumento de la expectativa de vida el ciudadano promedio; en la alfabetización de la población; en el desarrollo de múltiples instituciones de enseñanza primaria, secundaria, enseñanza técnica y universitaria; en dotar a las comunidades de poder político participativo en la toma de sus decisiones a través de la red de consejos comunales populares; en el mejoramiento, fortalecimiento, modernización y desarrollo de la Fuerza Armada Venezolana, inculcando en los distintos estamentos militares una nueva cultura de servicio al pueblo y a la Patria y no en defensa de los intereses oligárquicos y del capital transnacional; en el mejoramiento de todo el sistema de salud en el país; el desarrollo de decenas de miles de nuevas viviendas para los desposeídos; el fomento sin precedente de la creación cultural y artística; el desarrollo de nuevas y modernas vías de comunicación, carreteras, ferrocarriles e industrias; en fin, la construcción planificada de una nueva Venezuela a partir de los principios de paz, independencia, soberanía, democracia participativa, integración latinoamericana y caribeña, solidaridad internacional y justicia social, traducida esta última en una propuesta de socialismo para el Siglo 21.

En un discurso que Chávez pronunciara el 30 de diciembre de 2006, previo a la fundación del Partido Socialista Unido de Venezuela y recapitulando sus experiencias de toda una vida de lucha, citando a Bolívar, indicó: «Si mi muerte contribuye a que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro.» Hoy cuando el pueblo venezolano da su último adiós a su presidente, a su Comandante en Jefe, al adelantado de la unidad latinoamericana y caribeña para el Siglo 21, confiamos que el pueblo venezolano sabrá ofrendar a la memoria de quien tanto hizo en tan poco tiempo el compromiso por continuar la agenda inconclusa del Libertador. Como nos inspira el Himno Nacional de la República Bolivariana de Venezuela: «Gloria al bravo pueblo/ que el yugo lanzó.»

13 mar. 2013

Chávez y Venezuela: Entre el desamparo y la esperanza


Julio Muriente Pérez / Copresidente del MINH

Llegué a Caracas el jueves siete de marzo –ya viernes– pasada la media noche. La dirección del MINH tomó la decisión sobre la marcha. Estábamos convencidos de que la bandera de Puerto Rico debía ondear en las calles de la capital venezolana, en la ceremonia fúnebre del Presidente-Comandante Hugo Chávez Frías, y entre las multitudes dolidas que se habían apoderado de la ciudad. No bastaba con emitir una declaración solidaria a la distancia. Había que estar allá; y allá fuimos a rendir homenaje al amigo.

(Horas antes, en San Juan, habíamos visitado como otros centenares de compatriotas, el Consulado de la República Bolivariana de Venezuela, para firmar el libro de condolencias y dejar plasmados en papel y tinta nuestras muestras de tristeza profunda, de cariño y respeto y de reconocimiento al gran combatiente y hermano.)

Pocas horas de sueño después, en este singular Día Internacional de la Mujer caraqueño, marché, bandera en mano, al encuentro con la masa popular que colmaba el Parque de los Próceres y la ruta toda hasta donde descansaban los restos del dirigente caído.

Jamás había formado parte de una fila tan extensa, kilométrica, inacabable. Se movía a paso de tortuga. Crecía continuamente, a veces en silencio, a veces alborotada con consignas y cánticos. Prevalecía la calma, la tranquilidad de espíritu, entre aquellos muchos, muchísimos miles de hombres, mujeres y niños, provenientes de todas partes de Venezuela, que habían coincidido allí, en ánimo estoico, a rendir homenaje a su líder reverenciado.

Pensaba, mientras me iba moviendo al ritmo serpentino de aquella masa dispuesta de uno en uno hasta más allá del horizonte imaginario, que entre los múltiples sentimientos que se apoderaban de aquellos corazones en esta hora trágica, uno en particular podría estarles estremeciendo hasta las entrañas: el desamparo, un sentido sordo y angustioso de orfandad que duele hondo.

Había desaparecido aquel ser humano tan presente en la vida de venezolanos y venezolanas por los pasados catorce años, tan cargado de vitalidad, tan alegre e irreverente, conversador hasta el cansancio, maestro obsesionado con que su pueblo aprendiera y trazara la ruta del porvenir en libertad; tan valiente y atrevido, tan amoroso, tan representativo del cuerpo y el espíritu de tantos ciudadanos de este país…

Ya no estaba; y no se trata meramente de ver o decidir quién ocupa los cargos vacantes. No es cosa de cargos. Tiene que ver con sentimientos, con autoestima colectiva, con protagonismo histórico de todo un pueblo, con ganarse el respeto de los poderosos que históricamente le han humillado, con la fascinación de ser solidario y amigo de la humanidad, con el encanto de poder transitar de veras la ruta del Libertador Bolívar para edificar una Patria Grande.

Cosa terrible esa de morir a destiempo, cuando más pertinente se es, cuando se acerca a la cima con ese afán de alpinista que sólo conocen quienes han intentado ascender a una montaña, o colaborar en la construcción de una revolución verdadera. Más doloroso aún si, gracias a sus grandes sentimientos, a su humanismo rebosante, va ganando el amor, el respeto y el reconocimiento de legiones enteras, de pueblos enteros, de buena parte de la humanidad, que ya no le tiene.

La trascendencia y significación de la vida y la muerte de Hugo Chávez Frías nos obliga a ir más allá de lo estrictamente político y a adentrarnos en la dimensión del amor a un dirigente que ha logrado, como pocos en Nuestra América, hacer síntesis justa y precisa de aspiraciones y sueños, de reclamos y esperanzas; que logró convencer a los suyos, de esos suyos de los que formamos parte nosotros, que la utopía de la justicia y la felicidad eran y son una realidad posible.

Fue un día largo, muy largo, en el que se apiñaron muchas experiencias, muchos encuentros, muchos estados de ánimo. Sentimos, en particular, que cumplimos el gran propósito de que Puerto Rico estuviera allí, presente, en esta hora dramática de nuestra historia continental. Que nuestra enseña monostrellada pudiera postrarse con humildad y respeto ante este Grande de América que siempre tuvo un pensamiento de amistad y apoyo para nosotros. Que el pueblo sencillo de la tierra hermana del Libertador supiera que habíamos llegado hasta allá, a unirnos a ellos en el desamparo y en la esperanza, en el dolor y en la seguridad de un porvenir luminoso.





12 mar. 2013

¿Por qué un Trabajador Social debe oponerse a la Ley Tito Kayak?


Este escrito con algunas modificaciones, fue presentado por el Colegio de Profesionales del Trabajo Social de Puerto Rico para las vistas públicas del 20 de febrero de 2013, ante la Comisión de lo Jurídico, Seguridad y Veteranos; de Derechos Civiles, Participación Ciudadana y Economía Social del Senado Presidida por Miguel Pereira Castillo en relación a la controvertible enmienda al Código de Penal, mejor conocido como “Ley Tito Kayak”. El mismo se pone a su disposición como artículo, para crear discusión sobre las responsabilidades de un profesional del Trabajo Social, en un sistema injusto, opresivo y el cual limita la libertad de expresión de nuestro pueblo. 

¿Por qué un Trabajador Social debe oponerse a la Ley Tito Kayak? 

“No se aprobará ley alguna que restrinja la libertad de palabra o de prensa o el derecho del pueblo a reunirse en asamblea pacífica y a pedir al gobierno la reparación de agravios” así reza la Sección 4 de Nuestra Carta de Derechos, parte fundamental de la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. 

Amparados en ese derecho fundamental, nuestra profesión la cual trabaja para propiciar acciones que redunden en garantizar la equidad y los derechos humanos de todas las personas que residen en nuestro país, expreso mi total repudio al Artículo 208 del Código Penal, mejor conocido como “Ley Tito Kayak”. A tono con nuestros valores éticos, los y las profesionales del trabajo social estamos comprometidos/as con erradicar la pobreza, la opresión y todo tipo de discrimen que denigre la dignidad humana (CTSPR, 2011). 

Es por ende y en virtud de seguir el fiel cumplimiento de los cánones éticos de nuestra profesión, los trabajadores/as sociales debemos endosar la derogación el artículo 208 – A del Código Penal de Puerto Rico, mejor conocido como “Ley Tito Kayak”. Esta ley tipifica como delito grave de cuarto grado la paralización de obras que cuentan con los permisos de construcción. Este Artículo del Código Penal, fue elevado a consideración de la Asamblea Legislativa, por el entonces Senador Antonio Soto, mejor conocido por “El Chuchin”, quien tuvo que renunciar a su puesto a causa de una querella ética en el mes de septiembre de 2010, poniendo en duda todas sus iniciativas como legislador.

Como Trabajador Social, me preocupa la limitación de espacios democráticos y la coaptación del derecho fundamental a la libertad de expresión de los ciudadanos. Por tanto, endoso la derogación de dicho artículo por las siguientes razones:

1. Considero que dicho artículo criminaliza la protesta o manifestaciones de los/as ciudadanos/as que se ven o verán afectados por algún proyecto de construcción colindante a sus residencias, áreas de disfrute o lugar de interés público.

2. En la mayoría de los casos de manifestaciones por construcción, se dan en comunidades de escasos recursos, población con la que nuestra profesión trabaja directamente. Para estas comunidades, la contratación de abogados que litiguen sus casos en tribunales es muy alta, siendo una limitación velar por sus derechos civiles y humanos. A su vez, estas comunidades carecen de información en lo que respecta la denuncia de proyectos que atenten contra la integridad de su salud y su espacio físico. El Estado no ha propiciado el conocimiento de los derechos fundamentales de los ciudadanos y mucho menos ha educado en los procesos en los cuales los/as ciudadanos/as llevan querellas, argumentos o cualquier asunto relacionado a detener una construcción. 

3. Las vistas públicas son parte de las herramientas que tiene la ciudadanía para la denuncia de proyectos que afecten los espacios públicos y la denuncia o preocupaciones de los ciudadanos. Estas han sido un ejercicio de poco resultado, ya que las mismas son en horas en que a los ciudadanos se les hace difícil participar. Por otra parte, la experiencia nos dice que se han dado vistas públicas en donde la mayoría de los deponentes han recomendado la no implantación de proyectos, y aun así, los proyectos consiguen los permisos. 

4. Los ciudadanos son una herramienta fundamental en la preservación de los recursos naturales, terrenos y áreas de interés público. Sabemos que el recorte masivo de empleados públicos por virtud de la Ley #7 de 2009, dejó a las Agencias Estatales con poco personal. Personal que tiene a su haber cantidades exorbitantes de trabajo, lo hace que en ocasiones no puedan dedicar el tiempo suficiente a la evaluación de los proyectos y sus permisos. En ese caso, son los/as ciudadanos los mejores recursos para defender espacios de interés público y áreas de alto valor ecológico. 

5. En estos tiempos, la mayoría de los proyectos de construcción NO son con fin público. Sabemos que las construcciones buscan generar ganancias económicas privadas, cosa que puede llevar a proponentes a extorsionar a empleados públicos para realizar una evaluación no correcta, con tal de satisfacer su objetivo económico. Así lo demuestran las expresiones del Presidente de la Asociación de Contratistas de Puerto Rico, Alejandro Brito cuando dijo que su mayor preocupación es la cantidad de dinero que se pierde cuando las personas protestan. Esta expresión denota el poco interés en el bienestar público, poniendo éste por debajo del interés económico. 

6. Por su parte, a finales del año 2012, siendo ya electo por el pueblo, el gobernador Alejandro García Padilla, hizo un compromiso con sus constituyentes de derogar dicha ley, ya que consideraba la misma una falta a la libertad de expresión. Para los ciudadanos, las promesas de campaña, son como compromisos firmados con el pueblo a la hora de endosar candidatos. Para los Trabajadores Sociales, el cumplimiento de promesas de campaña es fundamental, ya que es parte de los mecanismos que tiene la ciudadanía para la elección de sus funcionarios públicos, por ende, preserva la verdadera representatividad de los funcionarios, según los intereses del pueblo. 

7. Me preocupa la posición del Secretario de Justicia de Puerto Rico, el licenciado Luis Sánchez Betances, quien en el pasado formó parte de los abogados que defendieron el proyecto de Paseo Caribe. Proyecto que fue paralizado por manifestantes, ya que violentaba el acceso a una estructura considerada parte del patrimonio nacional de Puerto Rico y por su cercanía al mar, en clara violación de la propias leyes de zona marítimo terrestre adoptadas por el Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Sánchez Betances, está siendo poco objetivo en relación a este particular, ya que en el pasado él tuvo una clara participación en asuntos relacionados con el tema. El licenciado Sánchez Betances debe velar por sus manifestaciones, ya que su posición actual es el de máximo representante de la estructura judicial de Puerto Rico, por ende, debe ser su prioridad velar por los intereses públicos y no por los intereses de los desarrolladores.

8. En una revisión del Código Penal, observo que el delito de cuarto grado, el cual tiene una pena de tres años y el cual es el que se le asigna al artículo 209-A es uno desproporcional. De ser hallados culpables, llevará a la cárcel a ciudadanos cuya única intención ha sido demandar el derecho a ser escuchado. A su vez, me preocupa que el derecho a la libertad de expresión sea considerado a igual escala que delitos como:

  • Perjurio en un tribunal. Denuncia falsa ante una sala de tribunal.
  • Compra y venta ilegal de bienes y pago en contratación (Art. 266).
  • Daño Agravado (Art. 199). Emplear daños mayores de $500.00 a edificios públicos u otros bienes del Estado Libre Asociado.
  • Exhortación (Art.191). Obligación de pago de dinero por parte de un funcionario público o persona privada para la no acusación de algún delito o simplemente para la persuasión de algún ciudadano.

9. Por otra parte, los trabajadores sociales en nuestra práctica profesional fomenta la autogestión de los ciudadanos y de las comunidades. Siguiendo nuestro Código de Ética somos una profesión que su intervención es “justificada cuando sus prácticas van dirigidas a fomentar los derechos humanos, la diversidad, la equidad, la justicia social y la participación activa y crítica de los participantes en la solución de problemas o necesidades. El Trabajo Social se compromete con las personas y organiza su acción profesional para lidiar con la erradicación de la pobreza, la opresión y todo tipo de discrimen que denigre la dignidad humana. Se valora el compromiso ético del y la profesional de Trabajo Social para asumir posturas críticas hacia grupos, organizaciones o instituciones que atenten contra la dignidad de los seres humanos. El compromiso primario de cada profesional del Trabajo Social radica en el mejoramiento de la calidad de vida de sus participantes…” (Pág. 12.) Es por eso que entendemos, que la participación ciudadana es fundamental en todo los asuntos públicos.

10. A su vez, el Código de Ética de los Profesionales del Trabajo Social nos llama a que se fomente la dignidad y la solidaridad humana cuando la intervención profesional persigue un fin público o comunitario para el bien de la población en general y cuando se respetan los valores intrínsecos del ser humano. (Pág 13.) Asunto que nos obliga a velar por nuestros recursos naturales, la protección de terrenos de alto interés ecológico y la preservación de espacios de interés públicos. Particularmente, los recursos naturales y los terrenos de alto interés ecológicos que son en muchas ocasiones los mayores afectados con estos proyectos de construcción. Nuestra sensibilidad hacia la preservación ambiental va más allá de la mera protección del ambiente, la misma radica en una preocupación genuina en la preservación de la vida humana y la calidad de vida de nuestros ciudadanos y las poblaciones que atendemos.

11. Es nuestro Código de Ética el que nos dicta: “Jamás servirá en favor de la explotación, sino hacia la protección de los derechos fundamentales de todos/as.” (Pág. 17). Razón por la cual, endosamos y respaldamos cualquier manifestación, así sea la desobediencia civil como mecanismo para preservar la integridad del ser humano y su entorno, asunto que en nuestra profesión es de suma importancia. Además, las comunidades realizan este tipo de manifestaciones, ya que no son escuchados por las autoridades. Precisamente, la desobediencia civil pretende hacer público el carácter revisable de una ley, proceso u acción que el pueblo entienda que está mal o que afecte el sentir del mismo. La desobediencia civil se justifica por la falta de compresión de los representantes hacedores de leyes, no representativas. En el sistema democrático representativo en el cual opera nuestro país, las leyes son hechas por hombres y mujeres que vienen de condiciones económicas, sociales y culturales distintas a los residentes de los barrios, los cuales como dijimos anteriormente carecen de recursos.

Finalmente y haciendo nuevamente uso de nuestro Código de Ética, los Profesionales del Trabajo Social en Puerto Rico prestarán atención y serán militantes para denunciar todo acto que amenace el derecho de las personas y los grupos a vivir en paz. Siendo a su vez, un grupo profesional dispuesto insertarse en el análisis de los problemas y políticas sociales, con el fin de ofrecer soluciones y recomendaciones sobre éstos (Pág 36). Además, fomentaremos la creación o cambios en la política pública que sean necesarios para asegurar el bienestar social general (Pág. 36).

Ángel Pérez Soler,
Vocal de la Junta del
Colegio de Profesionales del
Trabajo Social de Puerto Rico

8 mar. 2013

Juventud Hostosiana en solidaridad con JPSUV y pueblo venezolano


Carta de la Juventud Hostosiana a la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela en solidaridad con el fallecimiento del Comandante Presidente Hugo Chávez.

Apreciadas compañeras y compañeros de la Juventud del PSUV, Hermano Pueblo de Venezuela:

Reciban un fraternal y solidario abrazo en estas horas difíciles, de parte de la Juventud Hostosiana de Puerto Rico.

Son momentos en que compartimos el mismo dolor en toda Nuestra América, parte físicamente un representante de todos nuestros pueblos. El compañero Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante Hugo Chávez Frías, es pilar eterno de la integración y unidad latinoamericana, de las luchas en todas sus dimensiones, desde la descolonización, a la profundización de los procesos de construcción del socialismo.

No se les escapa a las venezolanas y venezolanos, se nos escapa a todos en el continente, en el mundo entero.

Sin embargo, no desaparece. Transmuta en millones de seres humanos, transmuta en ideas, transmuta en procesos, transmuta en renovación y fortalecimiento de revolución. Es árbol madre que disemina sus semillas, y al hacerlo, así como al nutrirlas con su propio ser físico, cuando yace ya fundido con el suelo fértil sobre el cual se yerguen sus vástagos, se eterniza, prevalece.

Al tiempo que el dolor nos embarga; la fortaleza, la voluntad y el compromiso se reconstituyen, y prevalecen también. Alegría, vida, vitalidad. Ese espíritu le distinguía y con el mismo daremos continuidad a los actos de amor que le inspiraban y nos guían.

Abrazos, solidaridad y mucho cariño, ¡Hugo vive!

Juventud Hostosiana
Movimiento Independentista Nacional Hostosiano
Puerto Rico

7 mar. 2013

Representación del MINH en actos fúnebres del Presidente Chávez


El copresidente del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano de Puerto Rico (MINH), Julio Muriente Pérez, partió hoy a Caracas, Venezuela, donde participará en los actos fúnebres del Presidente Hugo Chávez Frías.

Muriente se unirá en representación de la lucha en pro de la independencia de Puerto Rico a decenas de delegaciones de América Latina y el Caribe que rendirán homenaje al Presidente Chávez.

Hugo Chávez y la Revolución Bolivariana de Venezuela han respaldado firmemente el derecho del pueblo de Puerto Rico a su autodeterminación e independencia. Asimismo, el movimiento independentista puertorriqueño, ha sido un aliado permanente de la Revolución Bolivariana y, en particular, del Presidente Chávez.

La presencia de Muriente en Caracas es una muestra activa de solidaridad con el hermano pueblo de Venezuela en este momento trascendental de la historia de nuestra América.

Misa por el Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías


Misa por el Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías

En solidaridad con nuestros hermanos venezolanos y con el Consulado General de la República Bolivariana de Venezuela en Puerto Rico.

Sábado 9 de marzo de 2013, a las 7:00 p.m. en la Catedral de San Juan, Calle del Cristo en el Viejo San Juan

Terminada la misa, se invita a compartir experiencias en la Placita frente a la Catedral.

6 mar. 2013

Hoy 6 de marzo: Tributo al Presidente Chávez en Consulado de Venezuela en Puerto Rico




GLORIA AL BRAVO PUEBLO
ALABANZA ETERNA PARA NUESTRO QUERIDO COMANDANTE

El Consulado General de Venezuela en Puerto Rico te invita a rendir honor al Presidente Hugo Chávez Frías.

Este miércoles, 6 de marzo a partir de las 11 am se abrirá el Consulado al público para rendir tributo a Chávez.  Habrá un libro de condolencias para que los amigos/as lo firmen. Nos reuniremos a las 5PM para ver un video sobre su vida. Más adelante se informará de otras actividades.  

5 mar. 2013

Hugo Chávez: De Sabaneta a la historia


Prensa Latina

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, líder indiscutible de la Revolución Bolivariana, acumuló en su andar un camino que lo llevó desde Sabaneta, en estado Barinas, a la historia por el profundo cambio que impulsó en el país.

Nacido el 28 de Julio de 1954 en esa localidad de los llanos de Barinas y fallecido este martes en Caracas, fue el segundo de los seis hijos de Hugo de los Reyes Chávez y Elena Frías, ambos maestros de educación primaria.

Reconocido por una singular personalidad capaz de captar los más diversos sentimientos populares, recibió en su formación la influencia militar y al ingresar en una escuela de ese tipo en 1971.

Tras cuatro años de estudio, se graduó como subteniente y licenciado en Ciencias y Artes Militares e inició una carrera en la entonces Fuerza Armada Nacional, en la que alcanzó, en 1990, el grado de Teniente Coronel.

De manera adicional, este proceso le facilitó el conocimiento de los más recónditos sitios del país y la crítica situación en que sobrevivían millones de venezolanos.

Seguidor del pensamiento y la obra del Libertador, Simón Bolívar, Chávez realizó también estudios de postgrado en Ciencias Políticas, que estructuraron y sistematizaron sus tempranas inquietudes políticas y sociales.

Fueron precisamente esas inquietudes el origen de la fundación en 1982, junto con otros oficiales del cuerpo castrense, del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR200), en el entorno de una deteriorada situación sociopolítica en el país, que condujo, en 1989, a la explosión popular conocida como El Caracazo.

La Venezuela de los años 80 y 90 del pasado siglo se caracterizó por el agotamiento del modelo neoliberal instruido por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y entronizado por gobernantes venales y corruptos, que llenó el país de millones de pobres a pesar de las inmensas riquezas generadas por la explotación petrolera.

Es en ese escenario en el que lidera, el 4 de febrero de 1992, una rebelión cívico-militar contra el presidente de turno, Carlos Andrés Pérez, que terminó en un fracaso, pero con el "por ahora" pronunciado por Chávez al asumir públicamente la responsabilidad por esa acción, se convirtió en el punto de partida de un proceso político que cambiaría al país.

Por esos hechos, Chávez estuvo dos años en prisión, de donde salió fortalecido ideológica y políticamente, y entonces fundó el Movimiento V República.

Tras su liberación, comenzó un peregrinar social y político por todo el país, además de sumar a sus filas a estudiantes,

profesionales, pequeños y medianos empresarios, campesinos, cultores, pescadores, mineros, indígenas, obreros, mujeres, jóvenes, militares, dirigentes locales y a la casi totalidad de la dirigencia de la izquierda venezolana.

Todo ello bajo las banderas del rescate del pensamiento bolivariano y de la convocatoria a una Asamblea Constituyente para refundar el Estado, recuperar la soberanía popular y nacional, así como transformar la estructura de exclusión social de las grandes mayorías.

De esa forma, intervino en las elecciones presidenciales del 6 de diciembre de 1998, apoyado por los partidos Comunista (PCV), Patria Para Todos (PPT) y otros que mantenían entonces posiciones de izquierda.

En esos comicios, Hugo Chávez fue electo por el 56,2 por ciento de los votos válidos y se convirtió en el 47 presidente de Venezuela, apoyado por el voto popular con el entonces segundo más alto porcentaje alcanzado por un candidato presidencial en cuatro décadas.

Tras la toma de posesión, el 2 de febrero de 1999, los acontecimientos se sucedieron con inusitada rapidez.

Un referendo constituyente, la elaboración de una nueva Carta Magna en sustitución de la de 1961 y su aprobación por el Parlamento el 15 de diciembre, marcaron el primer año de gobierno y crearon las bases de un profundo proceso de reformas políticas, económicas y sociales que continúa en la actualidad.

En virtud de lo establecido por la nueva Constitución Bolivariana, fueron convocadas elecciones generales para el año siguiente, a fin de ratificar a todos los cargos de elección popular, incluyendo la Presidencia, y en esa cita Chávez fue ratificado al obtener el 59,76 por ciento de los sufragios.

Sin embargo, la batalla política era intensa, pues las medidas ejecutadas por el gobierno para afianzar la soberanía y consolidar la independencia, entre ellas la Ley de Hidrocarburos de 2001, dirigida a recuperar los recursos derivados del petróleo, soliviantaron en su contra a los sectores más acomodados del país, que contaron entonces -y ahora- con el respaldo de Estados Unidos.

El efímero golpe de Estado de abril de 2002 y el paro petrolero de finales de 2003 y principios de 2004, fueron los intentos más graves de la oligarquía venezolana, asociada a intereses foráneos, de tratar de librarse de Chávez y de recuperar el control del país, frustrados por la resistencia popular y de la mayor parte de los militares.

Al mismo tiempo, comenzaron a ejecutarse las misiones sociales, entre ellas, Barrio Adentro, para la atención médica gratuita de la población de menos recursos, y Mercal, surgida tras las carencias provocadas por el paro petrolero y dirigida a proveer alimentos a bajos precios a los venezolanos.

Tras superar el referendo revocatorio promovido por la oposición en 2004 y ser reelegido en los comicios presidenciales del 3 de diciembre de 2006, Chávez emprendió el período de gobierno 2007-2012 con un creciente apoyo de la mayor parte de la población, que lo ve como el líder que les sacó de la sempiterna exclusión y les cambió la vida.

Los comicios del 7 de octubre del 2012 llevaron a la reelección del mandatario para un nuevo periodo 2013-2019, con el respaldo del 55,07 por ciento de los electores al acumular ocho millones 191 mil 132 votos, en un proceso donde la participación llegó al 80,4 por ciento.

Mensaje del MINH ante fallecimiento del Presidente Chávez


El Movimiento Independentista Nacional Hostosiano de Puerto Rico (MINH) se une al duelo del pueblo hermano de Venezuela y de toda Nuestra América ante la noticia del fallecimiento del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías.

El Presidente Chávez fue un constante batallador y lo demostró hasta su último momento de su vida. Fueron años duros, peleando contra la enfermedad que nos lo arrebató no solamente de la Venezuela Bolivariana, sino, de todas las Patrias que encontramos en él su continua y ferviente solidaridad.

Supo darle a toda América y el Caribe, otro rostro del cual enorgullecernos. Nos dio una inmensa Patria Bolivariana; un nuevo destino de la mano de Simón Bolívar y de los ideales patrios de cada uno de nuestros libertadores.

Al igual que Bolívar, manifestó siempre su compromiso por la libertad de nuestro país y declaraba apasionadamente que América no estaría completa sin Puerto Rico. 

Es la hora de proteger a la Revolución Bolivariana ante los intentos de quienes desde siempre han querido destruirla, al igual que quieren detener todo reclamo de justicia en Nuestra América. 

A la vez que es momento de dolor, es momento de firmeza, de solidaridad y de mantener la guardia en alto en defensa de la Revolución Bolivariana de Venezuela. Ese será el homenaje más digno que podremos ofrecer al querido Presidente Chávez.

Su recuerdo y sobre todo, su ejemplo, seguirá siendo estandarte en nuestras luchas.

El Presidente Chávez continuará vivo en cada uno de nosotros.

¡Viva Chávez!

¡Viva la Revolución Bolivariana!

San Juan, 5 de marzo, 2013

El Presidente Chávez ha fallecido


El vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció en cadena nacional de radio y televisión que el presidente venezolano, Hugo Chávez, falleció luego de batallar contra el cáncer que lo aquejaba desde hace dos años.

Maduro hizo el anuncio en cadena de radio y televisión desde el Hospital Militar "Carlos Arvelo", en Caracas (capital), donde dijo que se ha previsto un despliegue especial de toda la FANB, de la PNB quien en este mismo momento se encuentra desplegándose para acompañar a nuestro pueblo y garantizar la paz.

“El respeto y la paz tienen que ir de la mano (…) Nosotros llamamos a todos los compatriotas a ser los vigilantes de la  paz, del respeto y nosotros asumimos comandante Hugo Chávez, sus rezos, su proyecto”.

Previamente, en horas del mediodía, hizo anuncios a través de los medios públicos donde fustigó los ataques de la derecha venezolana para adelantar una situación de desestabilización en el país e informó que dos funcionarios de Estados Unidos serán expulsados del territorio nacional por su relación con esas actividades.

4 mar. 2013

Antonia… o si será inútil la rabia

«Antonia, tu nombre es una historia de un pueblo que se busca y se ha encontrado en ti. Antonia, tu nombre es como un alba los pájaros desatan la luz del porvenir. Antonia, los pueblos no perdonan un día esa ley se ha de cumplir. Aquellos que un día derramaron tus pétalos de sangre no sabían que así, echaban las semillas en el aire y a la vista del pueblo habrían de surgir. Antonia, los pueblos no perdonan, un día esa ley se ha de cumplir. Tu muerte la juventud la canta es bandera en sus labios y ...» - Antonio Cabán Vale, El Topo

Carta a Antonia Martínez Lagares, asesinada por la policía el 4 de marzo de 1970.
Por Roberto Ramos-Perea
Dramaturgo puertorriqueño

Queridísima Antonia:

Ayer andaba por Río Piedras y me detuve justo frente a tu hospedaje de hace 42 años. Miré largamente tu balcón, el del segundo piso de la Ponce de León, allí, por las librerías, y un amigo con quien siempre comparto cuando voy por ese barrio, me dice, “ahí mataron a Antonia”.

Yo no le había hablado del tema, pero salió de su boca con una brillosa certeza inesperada. Es que el trabaja por allí, y todos los días, cada vez que ve el balcón, se acuerda. Y yo por ende también. Es ese balcón, sí, justo allí. Deberían poner una placa o algo. Sé que hay murales en tu nombre, con tu bello rostro reluciente de juventud, que acompaña versos de poetas guerreros. Pero allí donde caíste, no hay nada que te recuerde.

Cerré los ojos un instante, pretendiendo, como hago a veces, reconstruir en mi oscuridad, las emociones de algún pasado importante que no haya vivido. Pretendo oír las voces de ese mismo pasado resucitando en el presente, como una vieja película que se torna de pronto reluciente, o una obra de teatro en la que me siento en primera fila. Y desde mis lecturas, mis imágenes, mis sentimientos más íntimos de puertorriqueño… escuché.

Escuché el calor pesado de aquellas 6:15 de la tarde, cuando las hordas policíacas perseguían a tiros a cientos de estudiantes que durante ese día, el 4 de marzo de 1970, se habían levantado en armas, gritos y furia contra el militarismo en la Universidad de Puerto Rico.

Escucho los disparos a lo lejos, las patadas en el suelo de los que corren y gritan, siento el picor agrio del gas lacrimógeno que me irrita y me enfurece. Siento también el sordo golpe de la macana en una espalda, el furioso ay, el coño, el cabrón… el grito salvaje del que oprime, del que mata.

Allí, en tu balcón, estás hablando furiosa con tus amigos, con Celestino, con las demás muchachas… Hay en tu dulce rostro transfigurado una rabia de siglos que se va retorciendo en tu gesto, como un espasmo cósmico de ira, como si fuese el estruendo de un astro en llamas, el grito de un semidiós enbravecido por la injustica… porque allí justo frente a tus ojos, un bárbaro macanea sin piedad a un estudiante, en medio de la calle, otros más patean sus testículos, le gritan, le pegan duro con las macanas y las botas con puntas de acero… te agarras de la baranda del balcón, con aquellas delicadas manos convertidas ahora en garras… te inclinas hacia el frente, como si tu mirada fuese una llamarada, y tu pequeñita voz estruendea en huracán de rabia… ¡ASESINOS!!! ¡ASESINOS!!!

Luego acompañaste esas dos saetas de fuego con otras frases rabiosas, para que no golpearan más al pobre compañero que yacía sangrante en medio de la calle.

El bárbaro mira rápido; es tan magna la fuerza de tu grito, tan magnificiente elestentóreo gemir de tu dolor de mujer y de patriota, que el salvaje no puede evitar en reflejo cobarde, llevarse la mano al cinto, sacar la pistola y disparar intencionalmente contra ti, como si el estruendo de aquella bala te pudiese haber callado.

La sucia bala atraviesa tu cabeza de un lado a otro, y también hiere en su cuello a Celestino Santiago Díaz, que estaba junto a ti. Los pétalos de sangre derramada, como dice El Topo… hicieron que este pueblo no perdonara.

Lo demás ya lo sabemos. Aunque yo no estuve allí, todavía lo escucho en mi cabeza. La gente que te llevó al Auxilio Mutuo, tu muerte decretada al filo de la medianoche. Tu entierro doloroso, acudido por miles que cantaban La Borinqueña. Escuché entre balbuceos el duelo de Florencio Merced, de Rubén Berríos y del Comandante Mari Brás. Tu paso a la inmortalidad. Y esas tantas canciones a ti… ¡debe ser lindo eso de que te canten!

Yo no sé cómo es el sitio donde tú estás ahora, pero hasta allá deben llegar esos versos tan luminosos que te ha escrito El Topo… ese que dice, “Antonia, tu nombre es una historia de un pueblo que se busca y se ha encontrado en ti”, uf, ¡me gusta tanto esa canción!, porque con ella sé quién eres; y cantándola te amamos, Antonia.

De cómo te convertiste en un signo de esperanza, podemos dar fe todos los que hemos participado en los movimientos estudiantiles universitarios. Aquel militante que no sepa quién tú eres, debere mediar esa carencia ahora mismo, punto. Todos los que saben de ti, saben lo que es el valor y la rabia. Y cuando acepté hablar de ti, pensé, ¿qué decir de Antonia que no sepamos ya?

Los datos de tu vida, que naciste aquí en Arecibo en abril del año 1949; que cuando temataron, apenas te faltaban dos meses para graduarte de Maestra. Que tu crimen quedó impune porque quisieron culpar a un policía de plantón, de nombre Marcos A. Ramos, para ocultar el envolvimiento de otras agencias represivas que laboraban con la Policía de Puerto Rico. Y esto se supo en medio de las Vistas de Maravilla. Que el Policía que haló el gatillo anda por las calles, y aunque ya hoy deba estar viejo, enfermo o muerto, sigue impune y la impunidad no prescribe.

Que los verdaderos responsables de tu muerte lo fueron el Superintendente de la Policía, Luis Torres Massa, que ordenó la entrada de la Policía en el Recinto y protegió a tu asesino; el Dr. Jaime Benítez, Rector de la UPR que pidió la entrada de la Polícía para macanear a los estudiantes y el Gobernador de entonces, el anexionista Luis Antonio Ferré Aguayo que condonó y permitó todo esto. Todos con sus manos tintas de tu sangre, Antonia.

Si fue la rabia la que llevó tu corazón a abrir tu pecho de redención, es a lo que quisiera dedicar la reflexión que me impongo hoy. Yo siempre he querido saber si la rabia es inútil.

Y para averiguarlo necesito tu rabia, Antonia. Resucitar la fuerza de tu voz, tu gesto, tu contrita ira embravecida de tus 21 años de ilusiones y utopías. El valor, el coraje, los ovarios bien puestos para que aún a costa de tu vida, apostaras a una extraña rabia que nos ofreció la crudeza de la injusticia en toda su vergüenza. Ah, descubro algo importante. Un hondo sentido de justicia puede provocar una rabia iluminada. Que puede costarnos la vida la expresión de esa rabia, como te la costó a ti. Tu vida de 21 años…

Imaginemos tu vida entonces, si esa bala no hubiese atravesado tus sueños… los desórdenes de la Universidad se hubieran calmado, tu coraje indómito habría encontrado una pausa. Te hubieras graduado, hubieses encontrado un trabajo de maestra aquí en tu Arecibo natal. Hoy tendrías 63 años. Creo que siempre hubieras sido independentista, pipiola, hostosiana o socialista, eso a la larga importa poco. Los que son independentistas de verdad, no cambian su sentir por estar en esta o aquella izquierda. 

Descubro otra cosa… tu rabia, motivada por la injusticia, supera las pequeñas parcelas de nuestras ideas políticas.

¿Cómo fue tu rabia? ¿La habías reprimido en palabras y gestos hasta ese día? O como la de muchos, fue creciendo, echando raíces, y a veces flores, soltándose en las conversacionesde la cafetería, en el hospedaje, mientras lees el periódico, o vas a clase con tus amigos…

Se dice que marchabas y militabas y lo hacías con una profunda convicción de la necesidad de un Puerto Rico libre, de nuestra ansiada República.

La rabia es también sorpresiva; vemos algo que nos aprieta el alma, vemos el sin sentido, el abuso, la violencia y allí sale, llena de su natural color humano; una rabia, que de pequeña, en un trino se vuelve rayo… y estalla sobre las cosas para que nunca más vuelvan a ser iguales. Esa rabia que nos cambia, que nos alerta, que nos agobia, rabia insomne que día a día nos despierta prestos a una nueva lucha.

De algún lado nació esa rabia tuya, Antonia. Del hastío de ver un mundo donde las cosas cambiaban tan lento, de ver tanto valor y coraje reprimido. En tu época, la República no era tan ilusa y elusiva como lo es ahora. En tu momento la República era algo tangible, real, algo que podía llegar mañana mismo. Hoy casi nadie usa esa palabra… República. Y a mí me place mucho como suena: la República de Puerto Rico. Porque es la frase sencilla, real y justa del destino de este pueblo nuestro y de todos los pueblos oprimidos y colonizados por un imperio.

Y esa frase, cuando se duerme en los intereses de unos pocos, cuando se mancha con la política sucia y electorera que vivimos, cuando las bravías acciones del pasado, se someten a la “revisión” de programas de partido y a “nuevas visiones” de la lucha… no sé; me da miedo pensar que tambien esa frase –República de Puerto Rico- pueda perder sentido, como me parece que a veces le quieren hacer perder el sentido a la rabia. Yo como buen anarquista, creo en ella. Me la cuestiono, pero creo en ella.

Mucha gente cuestiona la rabia y la indignación. No le ven posibilidades electoreras o de triunfo. La rabia no produce votos, porque todo el mundo ahora es muy mesurado, muy imparcial, muy balanceado y moderado, cosa de no ofender a nadie. Como si para la ofensa, el ataque, la disidencia… hubiese que pedir permiso. Tú no pediste permiso para gritarle al asesino, él no pidió permiso para matarte.

Tú, amada Antonia, que con tu rabia te jugaste la vida, si hicieras hoy lo que hiciste hace 42 años, te ganarías muchos epítetos de parte de esa caterva de cobardes que solo buscan la mínima oportunidad de aparentar que luchan. Incluso te ganarías que te llamaran a capítulo algunos compañeros de la izquierda –como sino fuera suficiente la jodedera de la derecha-, y te dirían, oye, baja el tono que te enajenas, que nos separamos del pueblo, que los que expresan su rabia son tomados por locos, desorganizados y anarquistas.

¿Cuál es el miedo de nuestro pueblo a expresar indignación como lo hiciste tú? ¿Qué cosa se rompió en nuestro corazón que nos volvió a todos cobardes medidores de cada palabra que decimos? Ahora no ofender al enemigo es casi una consigna. Entre la misma izquierda, ¡cuestionar una injusticia de algún compañero, o la irracional estrategia de algún partido, es un pecado supramortal!

Incluso somos tan educaditos y civilizados a la hora de hablar de la dictadura. Mira tú, la cantidad de gente que me pide que no use esa palabra cuando hable de este gobierno, porque les parece que estoy “exagerando”. Lo siento, soy anarquista, me fastidia que me den órdenes.

Y yo no hablo de tomar armas. Creo que esa discusión nos ha dividido más de lo que nos ha unido. Y el mismo Comandante Filiberto Ojeda Ríos, antes de lo mataran a tiros los salvajes del FBI, nos había pedido Unidad independentista. Y esa unidad no llega, y como van las cosas, creo que no llegará nunca.

Entonces me pregunto, ¿puede unirnos la rabia? ¿Puede volver a juntarnos la indignación contra la injusticia? Esa fuerza sobrehumana, sencilla y directa, que tú y tantos otros nos enseñaron, de gritarle asesino al que mata, corrupto al que roba, hipócrita al que condena lo que él mismo hace, buscón al que engaña…gritarlo, sí. Bien duro, señalarlo, directamente, sin temor, a riesgo de que te disparen o te golpeen, o te boten de algún programa de radio. Esto último lo digo con conocimiento de causa.

¿Es útil gritar la indignación si luego de ella serás un perseguido, un marcado, que puedes quedarte sin trabajo, sin el sustento de tus hijos, sin casa, sin nada…? Que incluso por gritar tu indignación pueden sencillamente matarte o desaparecerte? Porque si eso pasa, Antonia, es humano e inevitable preguntarse si valió la pena gritar la rabia para con ella perder todo lo que se había ganado.

Oye, pero tampoco podemos vivir una rabia “light”, “posmoderna”, esas rabias de café, a medias, sin calorías, edulcoradas con farragosa intelectualidad o peor aún, llena de complicidades y eufemismos. Eso y el silencio es casi lo mismo.

La pregunta es, antes de la rabia… ¿qué realmente hemos ganado con nuestro silencio? ¿Acaso no hemos aprendido que todo silencio es cómplice?

Oye este cuento: En junio de 1867, en la Hacienda El Cacao, Betances se reúne con los tres comisionados que habían estado en las Cortes de España pidiendo reformas para Ultramar. Con él y de su lado, Segundo Ruiz Belvis y muchos otros puertorriqueños deseosos de saber cuál era el verdadero panorama para una reforma en Puerto Rico. José Julián Acosta explica como puede, que las cosas no salieron bien, que había que buscar otras estrategias para que la reforma se pudiera negociar, pero que no había ambiente para ello. Betances, enfurecido, en rabia, irreductible, se levanta y pide que los que están reunidos allí, hagan el solemne compromiso de luchar por la independencia del país. Que ya bastaba, que era suficiente eso de andar mendigando reformas a España y que era hora de que se trabajara por la República, antes de tener que seguir soportando impuestos, persecuciones, leyes omnímodas e injustas contra nuestro pueblo. Luego del violento exabrupto de su rabia, un silencio se apoderó de todos. José Julián Acosta toma la palabra y se distancia de Betances de medio a medio. La reunión se divide entre reformistas y separatistas: fue un momento complicadísimo en la historia de este pueblo nuestro. Los reformistas quieren negociar. Los separatistas quieren la revolución. Fue entonces que aprendimos de Betances que la libertad no se negocia, se toma. Y de Acosta aprendimos que no puedes confiar en lo que te promete quien te esclaviza. A los reformistas los metieron presos por el Motín de los Astilleros con el que nada tuvieron que ver. Betances y Segundo se lanzan al clandestinaje. Segundo a Chile y Betances a armar la revolución desde San Thomas.

¿Qué habría pasado si Betances no hubiese hablado desde su rabia?

La rabia tiene en su corazón de furia un sentido, una dirección y sobre todo una causa. Mira, Antonia, otra palabra limpia: causa. ¿Tienen una justa causa todas las rabias que nos aguantamos hoy? El joven por quien gritaste… ¿qué fue de él? ¿Acaso cambió su segura muerte por la tuya? ¿Fue tu intención y tu causa de justicia y libertad, tan grande y suficiente para que tu hermosa vida valiera tanto como la hermosa de él, abatido y sangrante en medio de la calle? O acaso… y esto me conmueve mucho pensarlo…. ¡Ambos dolores se hicieron uno en el dolor de la Patria!

Tú, oprimida, gritaste para salvar a otro oprimido. A ti te mataron, pero tu muerte le salvó la vida a ese estudiante que no conocemos, cuyo nombre es cualquiera, cuyo nombre es pueblo. Ah, ¿ves Antonia? ¿Cómo empieza a ser útil la rabia?

Y tras perderte, al perder la tersa mano tuya que les daba cariño, la mirada tierna y amorosa de una hija sacrificada y dedicada… ¿qué ganó tu familia? Y alguien me contó que tenías un novio. No sé si es cierto ni pude saber como se llamaba, ni cuánto lo querías… pero ¿qué ganó él? ¿Le fue útil tu rabia? Tal vez, en la limpieza del amor, se preguntaron, ¿por qué le gritaste a ese maldito policía?¿Por qué no te metiste dentro del hospedaje a esperar que pasaran los tiros…¿por qué a ti, si con tu muerte se perdieron tantas esperanzas? ¿Qué ganó tu familia con tu muerte?

Yo no lo sé. Pero son preguntas tan dolorosas, tan directas… pero tan necesarias para calmar el alma. Considerar y aceptar que el ser amado tiene su propias elecciones, sus propios rumbos, sus propias rabias que lo llevan a hacer esto o aquello, es una tarea de desapego enorme, pero aún más, de respeto por lo que cada quien decide hacer con su vida.

Yo tengo historias de éstas. Mi tío, Ulpiano Perea, desobedeciendo la orden seca de mi abuelo- se fue a Ponce el 21 de marzo de 1937. Se puso su uniforme de Cadete de la República y allí lo sorprendió la muerte a manos de un vengativo policía puertorriqueño que lo partió en dos con una metralla. Desde ese día, a mi familia materna le dio mucho trabajo levantarse de su miseria –Ulpiano era el único sostén económico- y con su muerte se instaló para siempre en nuestra casa una continua evaluación del patriotismo.

No es consuelo tampoco decir que tu familia te perdió, pero que nosotros te ganamos. No me parecería noble ni justo, sino utilitario. El héroe de la Patria es útil, ante todo, a los que le aman.

Estas preguntas podría contestarlas con poesía… a veces la poesía es mucho mejor que cualquier argumento de último minuto. 

Concluyo que tu rabia fue útil. Es la rabia que marca las bofetadas de la historia, la que mueve las montañas, la que preña los vientres de la revolución.

Es difícilpensarte solo como una jovencita de 21 años que fue asesinada por el tiro de un vil. Que estaba en el sitio equivocado a la hora equivocada, allí, sin responsabilidad alguna… o que te mataron por inocente.

No, Antonia, gritaste aquel día porque eras mujer, porque eras puertorriqueña, porque eras maestra, porque habías venido al mundo a construir y a mejorar, porque eras libertaria y justa, gritaste porque no hay espacio en la bondad del ser para la vileza. Gritaste Antonia, porque en tu voz, gritó tu pueblo.

Y además,¡basta ya de eufemismos cobardes! Gritaste porque la rabia no es inocente. Y tú, Antonia Martínez Lagares, tú con tu acto nos enseñaste que la rabia que sale de la entraña de la Patria SIEMPRE ES JUSTAy SIEMPRE ES ÚTIL.

La pregunta es ahora para nosotros, puertorriqueños que vemos el carnaval de asesinos de la justicia gobernándonos. La pregunta es para los que nos encogemos de hombros cada vez que sale una nueva noticia del robo de millones del pueblo, del chantaje de las religiones, del maldito chisme político banal, de las atrocidades de nuestra actual dictadura… ante todo este desastre, ¿qué hacemos con nuestra rabia?

¿Podemos desde nuestros balcones gritar ASESINOS!!!, como gritaste tú? Y los que lo hemos hecho ya, ¿de qué nos ha servido?

Entonces nos piden que nos organicemos, que hagamos partidos y movimientos para dar canal a esa rabia diaria que nos agobia… pero nuestros partidos también tienen que moderar sus lenguajes para no enajenar. Las organizaciones políticas tienen que hacer estrategias, concesiones, alimentar líderes que den guía y dirección a esta rabia alocada y anarquista. No sé… entre tanta condición impuesta, la rabia se congela en mueca triste y vacía.

A mí, mi querida Antonia, déjame tu rabia útil y pura. Déjame tu rostro en los murales, déjame tu pequeña pero vital hazaña en los libros… abrázame con ella, enséñame a deletrear esa palabra- ¡¡¡ASESINOS!!!-para poder decirla siempre en furia vengadora. Haz mi rabia útil como la tuya. Porque la tuya fue útil. No solo te sembró frondosa en la historia de esta Nación nuestra, no solo te ganó el merecido espacio de mártir de la República soñada, me dio a mí, a los míos, a los niños del futuro, esa dulce y susurrada pregunta… “¿Quién fue Antonia?”

Antonia fue la que nos enseñó a gritar la rabia. Antonia nos enseñó que los pueblos no perdonan ni olvidan. Antonia es una historia de un pueblo que busca y se haya en su finos labios que nos besan en huracán. Antonia es tantas cosas del alma ungida de revolución, que recordarla todos los años, más que una obligación, será un privilegio para el alma. Bella mujer puertorriqueña, patriota entera, ovario fuerte y generoso, que da a luz al retoño de la esperanza, tú, querida amiga y compañera, me quedo con tu imagen reluciente, me quedo con tu grito, me quedo con tu savia, porque sí, tu rabia es útil. Ha sido útil porque nos trae aquí a recordarte. A recordarte la falta que hoy nos hacen puertorriqueños como tú.

Por favor, guerrera, renace en los vientres de nuestra nación, sigue gritando tan alto como pueda tu memoria, porque esa rabia, querida mía, ¡es santa!

Y si la República ha de vivir en el corazón del grito, que sea tuyo el grito en furia la que la proclame. ¡Viva la República, abajo los asesinos!

Quedo de ti, siempre tuyo.

Prof. Roberto Ramos-Perea