12 dic. 2013

El sueño inconcluso de la libertad

Por Carlos Rivera Lugo
Claridad

El 24 de junio de 1975 aterricé en Lorenço Marques, capital de Mozambique, entonces provincia portuguesa de ultramar. Así constaba en el sello con el que el oficial portugués de inmigración registraba mi entrada al país. Estaba lleno de emoción para presenciar un acontecimiento histórico: a las doce de la medianoche se declararía formalmente la independencia de Mozambique. Iba en representación del Secretariado de la Organización de Solidaridad con los Pueblos de África, Asia y América Latina (OSPAAAL), mejor conocida como la Tricontinental.

Poco antes de las doce fui llevado a un estadio donde se produjo finalmente el traspaso del poder a manos del nuevo gobierno del Mozambique libre cuyo compromiso era impulsar el socialismo para potenciar un desarrollo que beneficiase a todo el pueblo, particularmente la mayoría negra.

En ese preciso instante en que el reloj marcaba el segundo exacto en que el 25 de junio de 1975 la libertad de un pueblo entero se echaba a andar, tras años de una cruenta guerra de liberación nacional, miles y miles de voces gritaban eufóricamente como testigos de la buena nueva. Los combatientes presentes llenaron el cielo de una lluvia de disparos como si buscasen ahora tomar el cielo por asalto. Al día siguiente, cuando pasé nuevamente en el aeropuerto por un oficial de inmigración, esta vez era mozambiqueño y el sello estampado en mi pasaporte decía “Maputo, República Popular de Mozambique”.

Ahora bien, no todos aceptaron la independencia mozambiqueña de buena gana, en particular los colonos lusos. Animados por una especie de sed de venganza por haber sido desplazados en sus posiciones de poder y de privilegio económico-social, buscaron arrasar con todo lo que pudiesen antes de irse. Antes del éxodo de la mayoría de los 200,000 portugueses que residían en Mozambique, ésta se encargó de tapar con cemento los huecos de los ascensores; arrancó los inodoros, lavamanos y fregaderos de las casas que abandonaron, así como las tuberías de agua y las instalaciones de electricidad; destrozaron los tractores y demás equipos agrícolas. El propósito era destruir toda la infraestructura que pudiesen, dejando a la economía en ruinas.

Algo similar me relató un año después el presidente fundador de Guinea-Connakry, Ahmed Sekou Touré, almorzando en su casa con su familia, durante una visita posterior realizada por África. Cuando el pueblo guineano optó en un referendo, celebrado en 1958, por la independencia completa frente a Francia, el enfado de los franceses fue tal que ni siquiera esperaron a que hubiera una transición ordenada de poder y abandonaron abruptamente el país africano rompiendo todo vínculo económico. Claro está, no sin antes producir graves destrozos a la infraestructura del país y a las dependencias gubernamentales, entre otras cosas.

Liberar las fuerzas productivas nacionales

Sekou Touré era miembro destacado de esa nueva cosecha de líderes que encabezaban un oleaje descolonizador que iba arropando al continente africano. Estableció una alianza con Kwame Nkrumah, quien había llevado a Ghana a su independencia en 1956. Estudiosos del marxismo, ambos estaban impresionados con la experiencia económica soviética por su rápido desarrollo industrial, algo que entendían imprescindible si las nuevas naciones africanas iban a descolonizarse verdaderamente. Para ello hacía falta el desarrollo de economías independientes de las economías capitalistas de las antiguas metrópolis.

Nkrumah había publicado una importante e influyente obra titulada Neocolonialismo, la etapa última del imperialismo, en el que advertía contra la nueva cara de la dominación imperial. Según él, el neocolonialismo es aquella condición en que un Estado formalmente soberano, en la medida en que sigue dependiendo económica y políticamente de su antigua metrópoli, seguirá siendo mandada en última instancia por ésta. El neocolonialismo se traduce en el ejercicio del control imperial por medios económicos, comerciales y monetarios.

En su mensaje a la reunión constituyente de la Tricontinental en febrero de 1966, el Che Guevara afirma: “El África ofrece las características de ser un campo casi virgen para la invasión neocolonial. Se han producido cambios que, en alguna medida, obligaron a los poderes neocoloniales a ceder sus antiguas prerrogativas de carácter absoluto. Pero cuando los procesos se llevan a cabo ininterrumpidamente, al colonialismo sucede, sin violencia, un neocolonialismo de iguales efectos en cuanto a la dominación económica se refiere”.

En esa misma reunión, otro joven pensador marxista y líder africano, Amílcar Cabral, secretario general del Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC) puntualiza: “La liberación nacional del pueblo es la reconquista de la personalidad histórica de ese pueblo, es su regreso a la historia como un medio de destruir la dominación imperialista a la cual ha sido sometido… Sólo la libertad, y nada más que ella, puede garantizar la normalización del proceso histórico del pueblo. En consecuencia, podemos concluir que hay liberación nacional cuando y sólo cuando las fuerzas productivas nacionales están completamente libres de dominación extranjera. El fenómeno de la liberación nacional corresponde, esencialmente, a una revolución”.

El cerco a Sudáfrica

Sin embargo, el régimen de Sudáfrica andaba al acecho, sintiéndose cada vez más cercado por los sucesivos triunfos de los movimientos de liberación nacional representativos de las grandes mayorías negras y su ascenso al gobierno a través de todo el continente.

A poco de haber el Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA) proclamado unilateralmente la independencia de Angola en noviembre de 1975, habiendo el también pensador y luchador marxista Agostinho Neto asumido como el primer presidente y produciéndose el éxodo inmediato de los colonos portugueses, el régimen racista de Sudáfrica se plantea avanzar militarmente hasta Luanda, la capital del país recién independizado. Su superioridad militar le permitió avanzar en poco tiempo hasta llegar a poca distancia de la capital, donde fue detenido heroicamente por una fuerza combinada de soldados del MPLA y soldados de un aliado estratégico de su causa: Cuba.

Fue la primera derrota sufrida por las temibles fuerzas militares de África del Sur. De paso, Angola se convirtió en un centro importante de operaciones para la SWAPO, las siglas en inglés de la Organización Popular de África del Sudoeste, el principal movimiento de liberación nacional de Namibia, al sur de Angola, territorio colonial bajo el control del régimen sudafricano y donde éste también había implantado su política de apartheid contra la mayoría negra.

El régimen racista y capitalista sudafricano temía que pudiera eventualmente ser arrasado por esta marejada revolucionaria, claramente identificada con el marxismo, que se extendía por toda la parte sur del continente, desde Mozambique hasta Angola, e incluso la antigua Rodesia, que en 1980 consigue su independencia como Zimbabwe y pasa a ser gobernada por la Unión Nacional Africana de Zimbabwe, presidida por otro líder marxista, Robert Mugabe.

Sudáfrica finalmente no puede evitar la independencia de Namibia, cuyo primer gobierno es encabezado por la SWAPO.

Era una coyuntura histórica calificada a escala mundial como revolucionaria en su potencialidad. El llamado “Tercer Mundo”, apoyado por el llamado “Segundo Mundo” integrado por la URSS, los demás países socialistas europeos, así como los países socialistas de Asia como China, Vietnam y Corea del Norte, se erigen en un bloque mundial de fuerzas frente al “Primer Mundo” capitalista. Incluso, se plantea la creación de un Nuevo Orden Económico Internacional, desde la Asamblea General de la ONU, donde los países integrantes del “Tercer Mundo” se constituyen en nueva mayoría. Dicho Nuevo Orden debía garantizar unas nuevas relaciones económicas y políticas internacionales basada en la igualdad soberana de los pueblos y la equidad.

La contrarrevolución neoliberal

 Las demandas anteriores constituyeron un emplazamiento antisistémico que, sin embargo, provocaron una reacción que tuvo, por un lado, un componente contrainsurgente y, por otro lado, una dimensión económica, cuyo propósito era facilitarle al capitalismo restablecer un balance de fuerzas a favor de sus intereses, globales o localizados. Para ello se acude al asesinato, la conversión ideológica o a la corrupción de dirigentes, así como al fomento de guerras civiles y la desestabilización continua de la economía del país.

En 1989, con la caída de la URSS y el resto del campo socialista europeo, el llamado “socialismo” en África pierde no sólo un estratégico aliado, sino que también un referente teórico y práctico que le animó el radicalismo de sus objetivos. La contrarrevolución neoliberal arropó al planeta, intentando convencer a unos y otros de que se había llegado al fin de la historia, habiendo pasado el socialismo a mejor vida y sólo quedando el capitalismo como realidad universal ineludible. Como consecuencia, acorralados por la inesperada vuelta de tuerca dada por la historia, los nuevos gobiernos africanos no pudieron completar el tránsito de la libertad política a la libertad económica. El radicalismo fue cediendo crecientemente ante el pragmatismo “políticamente razonable”.

En medio de dicha tragedia histórica, luego de 27 años en prisión, es finalmente excarcelado una de las figuras más ilustres de la Revolución Africana: Nelson Mandela, líder reconocido del Congreso Nacional Africano (CNA), movimiento que encabezó la lucha contra el régimen racista al interior de Sudáfrica. Al momento de ser apresado en 1962, había afirmado: “Los pueblos oprimidos y los opresores están enfrentados. El día del ajuste de cuentas entre las fuerzas de la libertad y las de la reacción no está muy lejos. No tengo la menor duda de que cuando llegue ese día la verdad y la justicia prevalecerá”?.

En 1990, poco antes de su excarcelación reiteró que entre las metas del CNA seguía estando el apoderamiento económico de la población negra en su país. Para ello es inevitable, sostenía, promover “el control estatal de ciertos sectores de la economía”, entre éstos la minería y la banca. Sólo así se estaría en condiciones de garantizar la imperativa redistribución de las riquezas del país, hasta ese momento concentradas en manos de sus opresores.

Las dos caras del apartheid

En fin, el régimen del apartheid era un mundo partido en dos. No era meramente un sistema político caracterizado por la segregación y negación más absoluta de derechos iguales, sino que sobre todo era un sistema económico, el capitalista, que en el caso de Sudáfrica esgrimía el racismo como mecanismo que validaba el hecho de que una minoría blanca tuviera el control total de las minas, las tierras, las fábricas, los comercios y los bancos, mientras que a la población negra se le reducía a la nuda vida: a ser una fuerza de trabajo condenada a no disfrutar de lo más básico para garantizar su existencia.

Sin embargo, cuando finalmente Nelson Mandela es liberado con el propósito de encabezar las negociaciones con el régimen racista de Sudáfrica para poner fin definitivamente a su política del apartheid, el cambio dramático en la coyuntura internacional prácticamente le obligó a reorientar las miras para evitar la batalla en ciernes entre negros y blancos. A su entender, una guerra civil llevaría a Sudáfrica al colapso económico, como había ocurrido, por ejemplo, en Mozambique y Angola, y al aislamiento en un mundo en que el capitalismo globalizado, claramente alineado con el neoliberalismo, se había erigido en fuerza dominante. Ya los “mercados todopoderosos” se encontraban provocando agresivamente sus turbulencias desestabilizadoras en la economía.

Ahora bien, la fuerza moral seguía estando a su favor y fue ésta en la que se apuntaló para abrir paso primero a la libertad política, en espera de que lo demás, la libertad económica, se potenciase luego producto de un cambio en el balance de fuerzas tanto nacional como internacional. Por ello, decidió finalmente lanzar su apuesta política por la reconciliación. Para muchos, su mayor logro; para otros tantos, su mayor decepción.

Señaló Mandela en su toma de posesión el 10 de mayo de 1994: “El tiempo para la curación de las heridas ha llegado. El momento de salvar los abismos que nos dividen ha llegado. El tiempo para construir está sobre nosotros. Hemos alcanzado, por fin, nuestra emancipación política. Nos comprometemos a liberar a nuestro pueblo de la servidumbre permanente de la pobreza, de la privación, del sufrimiento, de la discriminación de género y otras discriminaciones”.

Más adelante sentenció: “Somos conscientes de que todavi?a no hay camino fa?cil a la libertad. Sabemos muy bien que ninguno de nosotros puede, por si? solo, alcanzar el e?xito. Por lo tanto, debemos actuar juntos como un pueblo unido, para la reconciliacio?n nacional, para la construccio?n de la nacio?n, para el nacimiento de un nuevo mundo.”

El sueño inconcluso

Sudáfrica inició así su democratización controlada de la mano de una economía neoliberal a cargo de los blancos opresores y explotadores de antaño. Se pudo así superar la tiranía del apartheid en una sola de sus ramificaciones, la política, mientras se dejó intacta la parte determinante de ésta: el capital.

Señala Frantz Fanon en su monumental obra Los condenados de la tierra: “La independencia ha aportado ciertamente a los hombres colonizados la reparación moral y ha consagrado su dignidad. Pero todavía no han tenido tiempo de elaborar una sociedad, de construir y afirmar valores. El hogar incandescente en que el ciudadano y el hombre se desarrollan y se enriquecen en campos cada vez más amplios no existe todavía”.

Pero esa nueva sociedad no está en la neutralidad frente a la explotación y opresión del hombre por el hombre, puntualiza Fanon. Para el colonizado y el oprimido, la nueva vida no puede surgir sino sobre el cadáver del régimen colonial o neocolonial que le oprime. Sólo así entiende finalmente que dicho orden no hace más que obstruir el camino a la libertad.

He ahí el sueño aún inconcluso: el nacimiento de un nuevo mundo, la afirmación de una nueva posibilidad para la libertad y su realización concreta más allá del capital.

* El autor es catedrático de Derecho y miembro de la Junta Directiva de CLARIDAD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario