28 may. 2013

Contento Oscar con el apoyo amplio y diverso de su pueblo

.
Eduardo Villanueva, portavoz del Comité Pro Derechos 
Humanos de Puerto Rico, 
Foto por: Alina Luciano/CLARIDAD
Por Cándida Cotto / Claridad

Oscar se encuentra extremadamente contento y satisfecho por la diversidad y amplitud del apoyo que ha recibido de su pueblo puertorriqueño”. Así lo describió el portavoz del Comité Pro Derechos Humanos de Puerto Rico (CPDH) licenciado Eduardo Villanueva, respecto a cómo el prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera acogió la celebración de una serie de vigilias el 29 de mayo, fecha en que cumple 32 años de prisión. Esta cantidad de años le confieren el amargo crédito de ser uno de los prisioneros políticos con más años de prisión en el mundo.

Las vigilias “32 X Oscar” se estarían llevando a cabo en San Juan, Caguas, Ponce, Mayagüez y Arecibo. Villanueva expresó a Claridad que la actividad generó tanto entusiasmo entre los diversos sectores del pueblo puertorriqueño que la idea original de contar al menos por una hora en la celda con algunas personas reconocidas en sus diversos ámbitos, en algunos lugares se ha tenido que reducir a media hora ante las desbordantes peticiones de participación.

En cada una de las plazas públicas mencionadas habrá una celda de las mismas dimensiones en las que se encuentra Oscar, la cual será ocupada cada hora por una personalidad diferente. Los comités de la Red Boricua de Derechos Humanos en Estados Unidos, celebrarán actividades similares en las ciudades de Chicago, Filadelfia, Miami, Boston y Nueva York. En México, el Comité Amigos de Puerto Rico en México, el cual tiene organismos en seis estados, también harán sus actividades.

En España, la joven puertorriqueña, Alicia Petrus, quien estudia en la Universidad Complutense, ha organizado un grupo de compañeros para apoyar la petición de excarcelación. El viernes 24 de mayo, celebraron la actividad “Madrid por la excarcelación de Oscar López Rivera”, que consistió de un foro y la participación en videoconferencia de Clarisa López, Jan Susler y Eduardo Villanueva. Se presentó además un video de Rafael Cancel Miranda grabado para la ocasión.

Oscar López Rivera junto a su hija Clarisa.
Villanueva indicó que en el presente la campaña de excarcelación está concentrando sus esfuerzos en tres esferas, en Puerto Rico, en Estados Unidos y a nivel internacional. “Pero donde más importante es en estos momentos es en Estados Unidos, porque la petición de indulto está ante el Presidente Obama, que es quien tiene el poder absoluto constitucional para concederlo. Es una decisión que tiene muchas conveniencias, más oportunidad de ganar el favor político de la opinión pública para el Presidente y su partido que los inconvenientes que algunos le puedan señalar”, afirmó.

Reconoció que en EE UU hay una preocupación con el tema de la seguridad pública motivada desde los sucesos de septiembre 11 de 2001, “cuando ese país fue notificado de manera fáctica de que podían recibir ataques al interior. Ellos (Estados Unidos) no estaban acostumbrados a eso, estaban acostumbrados a pelear sus guerras fuera de su país y cualquier político que aspire a mantenerse en un puesto o que su partido se mantenga en un puesto, está sujeto a ataques por razón de si es o no fuerte con el tema de la seguridad pública”.

Villanueva defendió que Oscar tiene 70 años de edad, todos sus compañeros ya salieron hace un promedio de 14 años y no ha habido absolutamente ni un solo incidente de violencia, ni en EE UU ni en Puerto Rico, que se pueda relacionar remotamente con alguno de sus compañeros. Esa es la historia de todos los prisioneros políticos puertorriqueños excarcelados en diferentes épocas.

Planteó además que Obama no es aspirante a la reelección, ni tiene un aspirante político que proteger a corto plazo, ya que faltan tres años y medio para las próximas elecciones. Por lo tanto, de aquí a que el Presidente abandone el puesto y ya haya un candidato para sucederlo, el tema de la excarcelación o no de Oscar debe de estar opacado por muchísimos otros desarrollos y eventos que surgirán durante su presidencia.

Finalmente, Villanueva expuso que el hecho de que EE UU tenga una política de derechos humanos en el mundo y presione a países como China, Cuba, Colombia, Venezuela y Siria, para que excarcelen a prisioneros políticos, en el caso de López Rivera representa una inconsistencia política respecto a su actuación en cuanto a los prisioneros políticos puertorriqueños. En ese aspecto indicó que López Rivera tiene el apoyo político internacional, en diversas ciudades en Estados Unidos, de sectores religiosos, premios Nobel, sindicatos y otros grupos.

Recordó que el mismo ex presidente Bill Clinton, cuando en el 1999 excarceló al grupo de 12 prisioneros políticos puertorriqueños que tenían en promedio 19 años de encarcelamiento, expresó que esas sentencias eran “desproporcionadas e injustas”. El portavoz del Comité comparó que López Rivera lleva ya 32 años de prisión lo que son muchos más años que si hubiera sido culpable de un asesinato, de poseer armas, de secuestro, de violaciones o delitos comunes, que tienen sentencias que oscilan entre 12 a 25 años.

En el caso del puertorriqueño, oriundo del pueblo de San Sebastián, que fue acusado de conspiración sediciosa, el gobierno de Estados Unidos pretende que esté 14 años más preso. Villanueva denunció que a su juicio esta pretensión significa “un intento de hacerlo morir en la cárcel. Por eso es que yo le llamo una ejecución diferida y nosotros tenemos que oponernos a eso vehementemente mientras nos quede un hálito de vida en el cuerpo. Todos los puertorriqueños de buena voluntad tienen que oponerse a que Estados Unidos le aplique la pena de muerte a Oscar, una civil y de manera diferida”.

En el plano internacional, describió que la petición de excarcelación ha recibido el apoyo unánime de organismos como la Internacional Socialista, que acoge a 162 países, el Foro de Sao Paulo, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, el Comité de Descolonización de la ONU y por ende la Asamblea General. La presentación del caso de López Rivera en todos estos foros es trabajo de las diversas organizaciones políticas de Puerto Rico, como el Partido Independentista Puertorriqueño, el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano, el propio Comité y otras.

De los 32 años que Oscar lleva en prisión los primeros 12 los pasó en solitaria. Sus visitas estan limitadas a una lista de 30 personas entre las que se encuentran sus familiares más cercanos, legales y personas que le conocen antes de haber sido encarcelado. Sus llamadas telefónicas están limitadas a 300 minutos al mes y las personas a las que puede llamar han sido aprobadas de antemano por las autoridades de la prisión. Todas las llamadas son monitoreadas. Antes de febrero de este año, Oscar podía llamar alguna de las personas que le es permitido y la llamada podía ser escuchada por otras personas. Desde febrero de este año, esto le ha sido prohibido. Además si quiere enviar algún mensaje por escrito a alguna actividad, el texto tiene que ser antes aprobado por el Alcaide de la prisión. Pese a innumerables peticiones desde el 1999, el Buró Federal de Prisiones no ha permitido que Oscar sea entrevistado por ningún medio de comunicación de Puerto Rico ni de Estados Unidos.

Sobre los sentimientos de Oscar ante la ronda de vigilias “32 X Oscar”, el portavoz del Comité Pro Derechos Humanos expresó, “Oscar un poco está comprobando que ha valido la pena toda esa lucha, que su pueblo es como él lo conoció de niño, un pueblo generoso, un pueblo valiente, un pueblo solidario, un pueblo que merece su autodeterminación e independencia y que su vida y su entrega ha sido consistente con los valores que representa ese pueblo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario