30 ene. 2013

Mirando al Sur: Una fecha, una estrella solitaria


Por Vilma Soto Bermúdez / MINH

El 6 de enero en Puerto Rico es fecha en que aflora en nuestro pueblo el sentimiento nacional. 

De niña, cuando no sabía de constelaciones, el abuelo me mostraba el cielo y sus estrellas. Cuando llegaba la Navidad, agudizábamos la vista. Desde el balcón el abuelo me señalaba a las tres estrellas que cada noche se acercaban más: Eran los Tres Reyes Magos.

Luego en el colegio me enseñaron que esas estrellas formaban el cinturón de Orión, pero la ciencia no destruyó la enseñanza del abuelo. Cada Navidad busco en el firmamento a Orión y a mis Reyes guerreros. Guerreros porque son la continuidad de un pasado que nos conformó como pueblo y que aún hoy bajo el colonialismo imperante en PR defendemos a rajatabla, como una de nuestras tradiciones nacionales. Melchor, Gaspar y Baltasar se plantan firmes en el universo para recordarnos que somos Patria. Nos señalan el camino.

Pero hace tiempo tenemos otro Rey en la nacionalidad puertorriqueña, antillana, caribeña y latinoamericana que defendemos: Oscar López Rivera. Un boricua que ha sabido llevar nuestra estrella a lo más alto del firmamento y a quien cada 6 de enero celebramos su cumpleaños. Este 6 de enero cumplió 70 años, 31 de los cuales ha vivido en prisiones imperialistas en EEUU, simplemente por el ‘’delito’’ de reafirmar su estrella solitaria, por querer una Patria libre y soberana. 

Es tiempo de traerlo a casa. Es tiempo ya que su pueblo lo acoja reverente y brille junto a él. Es tiempo ya que los pueblos hermanos, cuyo enemigo intolerante es el mismo que tenemos en casa, se unan a Puerto Rico para exigir la libertad de nuestra estrella encarcelada: uno de los presos políticos más antiguos del mundo. Esa estrella que junto a Melchor, Gaspar y Baltasar nos traerán el presente más anhelado: Patria y Libertad.

Allá en lo alto están los Reyes Magos. Acá tenemos nuestra cuarta estrella cuyo resplandor ciega al imperio que pretende dominarlo y que jamás ha podido. Compartamos la magia de su liberación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario