6 feb. 2012

Programa Político



MINH Programa político: Con voluntad y esperanza, otro Puerto Rico es posible


Un pueblo con su moral y autoestima en alto, seguro de sus capacidades y motivado con una clara visión de futuro, es el mejor escenario para construir la Patria que queremos.

Con este documento, las y los hostosianos deseamos aportar a esa meta, confiados en la vocación y el deseo de otros cientos de compañeros y compañeras, de organizaciones diversas y de amplios sectores de nuestro pueblo que con iguales propósitos se esfuerzan por forjar y construir una ruta de esperanza para nuestro querido País.

Aquí presentamos un trabajo que es fruto de la reflexión y el debate de nuestra matrícula y que no pretende ser la palabra final. Más bien, es un documento que sufrirá cambios conforme avance el proceso de lucha y se profundice en los análisis y la interpretación de nuestra realidad nacional y la lucha en general.


Descargar documento

Leer documento en línea

Leer en Google Docs


¡Con voluntad y esperanza, otro Puerto Rico es posible!

El domingo 11 de diciembre, 2011, los miembros del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano de Puerto Rico (MINH) nos reunimos en Asamblea Extraordinaria que tuvo lugar en la Escuela de Derecho de la Universidad Interamericana en Hato Rey. Durante la Asamblea reafirmamos este documento que servirá de guía para el otro Puerto Rico que queremos.

El propósito de este espacio es continuar la divulgación y discusión del documento político ¡Con voluntad y esperanza, otro Puerto Rico es posible! que aquí presentamos. Te invitamos a leerlo y a participar con tus comentarios y aportaciones.

La importancia de este documento

Debemos trabajar arduamente para desarrollar una propuesta concreta, confiable y seria del Puerto Rico del futuro que proponemos. Una propuesta que ofrezca respuestas y soluciones viables, desde lo más sencillo hasta lo más complejo. Ese debe ser uno de nuestros caballos de batalla para atacar los problemas de corto y mediano plazo que enfrentamos. Ese es el propósito de este documento.

Es urgente afirmar la idea de la independencia como una aspiración posible e indispensable, más allá de los discursos y las consignas. Una necesidad conveniente para el ciudadano común, sin estridencia y con alternativas y buenas ideas, con protesta y con propuesta.

La independencia es un objetivo y un medio para alcanzar la soberanía plena mediante la obtención de los poderes políticos necesarios para la toma de decisiones que nos permita establecer un sistema político y económico que garantice el pleno respeto de los derechos humanos fundamentales, civiles, sociales, económicos y culturales y la protección de los recursos naturales contra la explotación depredadora.

Sólo así acumularemos fuerzas, respaldo, y la independencia será deseada y posible.

De esta forma nos acercaremos a la posibilidad de que el Pueblo se vaya uniendo desde la mayor diversidad imaginable para hacer un reclamo común de descolonización e independencia, de la misma manera que lo hicimos cuando la lucha por la paz y la desmilitarización de Vieques.

Tenemos que potenciar la organización social amplia que nos permita la independencia.

Ello es un elemento importante para el diálogo social que propugnamos, para el trabajo sectorial y para la defensa de los intereses e integración al proceso de cambio de distintos sectores de la sociedad como son la juventud, las comunidades, mujeres, profesionales, la comunidad lésbica, gay, bisexual, transexual (LGBTT) y los sindicatos, entre otros.

En el presente, este diálogo y la organización social es fundamental al proceso de educación hacia el cambio y las ventajas que supone la independencia nacional. 

En un Puerto Rico libre y soberano será fundamental la participación ciudadana y el desarrollo amplio de la democracia.

Con esta energía acumulada iremos ante el mundo a reclamar la solidaridad que se le ofrece sólo a los pueblos que luchan y que van triunfando. Que no esté lejano el día en que podamos, como hoy lo hace el hermano pueblo palestino, solicitar un espacio en la ONU de igual a igual y que la respuesta sea el respaldo masivo de los pueblos del mundo.

5 feb. 2012

Puerto Rico mirando al Sur

Puerto Rico mirando al Sur: Palabra solidaria         
Por Julio Muriente Pérez / Copresidente del MINH    
Puerto Rico mirando al Sur es el título de la columna semanal que desde este año del 2012, comenzó a publicar el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH) en el reconocido periódico Correo del Orinoco de la hermana República Bolivariana de Venezuela.

El periódico del Gobierno Bolivariano se edita a diario tanto en papel como en formato digital para internet. www.correodelorinoco.gob.ve

Varios columnistas del MINH (Wilma Reverón Collazo, Alejandro Torres Rivera, Julio Muriente Pérez, José Rivera Santana y Héctor Pesquera Sevillano, en coordinación con la compañera Vilma Soto Bermúdez) tendrán la tarea de llevar nuestra voz a nivel internacional mediante sus escritos en el periódico bolivariano.

Hoy presentamos nuestra primera columna a cargo de Julio Muriente Pérez, copresidente del MINH.

Puerto Rico mirando al Sur: Palabra solidaria

Con gran alegría hemos aceptado la invitación hecha por este medio de comunicación de masas, para que la palabra de la lucha de independencia de Puerto Rico pueda llegar a la atención de miles de hermanos y hermanas, en Venezuela y otras partes del mundo.

Ha sido una invitación valiosa y oportuna. Nos permitirá explicar a los lectores el proceso más que centenario que ha librado el pueblo puertorriqueño por su autodeterminación e independencia; contra el colonialismo y en defensa de su cultura y nacionalidad.

Puerto Rico es una nación caribeña y latinoamericana que ha estado sometida a potencias imperiales desde el año 1493 hasta el presente. Fuimos colonia de España hasta que, como consecuencia de la Guerra Hispano-cubano-americana de 1898, fuimos tomados como botín de guerra por el entonces emergente imperialismo estadounidense.

La independencia de Puerto Rico y Cuba era uno de los grandes objetivos del Congreso Anfictiónico de Panamá, celebrado hace 185 años como una gran iniciativa solidaria del Libertador Simón Bolívar. Entonces ese objetivo no se alcanzó.  De ambas islas, Puerto Rico sigue siendo hoy un asunto inconcluso de la agenda del Libertador.

Naturalmente, la independencia de Puerto Rico es responsabilidad primaria del pueblo puertorriqueño. Sin embargo, en una lucha tan desigual frente al imperialismo estadounidense en carne y hueso, la solidaridad de los pueblos de Nuestra América reviste una extraordinaria importancia.

Más allá de nuestro caso particular, en América Latina y el Caribe diversos pueblos, sobre todo en el Caribe, están sometidos por Estados Unidos y varios países europeos a la dominación colonial.

Por consiguiente, la solidaridad que recabamos no se circunscribe al caso colonial de Puerto Rico. El compromiso de todos y todas debe ser la erradicación del colonialismo en nuestra región a la mayor brevedad.

Para alcanzar ese gran objetivo, la solidaridad amplia y desinteresada es indispensable. Es tarea ineludible en pleno siglo veintiuno.

7 de enero de 2012

MINH: Con voluntad y esperanza, otro Puerto Rico es posible

Asamblea Extraordinaria del MINH