20 ago. 2012

La victoria de un pueblo

Por Ángel Pérez / Juventud Hostosiana MINH

Luego de una larga jornada de lucha, días intensos de militancia y una inversión del bolsillo de todos/as, ganamos. 

Ciertamente, ganamos. Ganamos quienes defendemos los derechos y creemos en la democracia. Más allá de pensar en las bobadas en las cuales los “analistas políticos” piensan, “que el gran perdedor es Fortuño o García Padilla”, aquí el gran ganador fue el Pueblo. 

Lo que sí debemos reflexionar en todo esto, es la fuerza que tiene la gente organizada del país, que por mucho tiempo  lleva proponiendo un país distinto, el cual no se ha construido aún por la falta de unidad. En esta jornada victoriosa, nadie se puede adjudicar la batuta o dirección del proceso. Por el contrario, aquí lo que hubo fue un junte de voluntad política en defender los derechos ante una propuesta nefasta. 

Aquí, todas las organizaciones tuvieron algo que ver. El Movimiento Socialista de Trabajadores (MST), estuvo trabajando desde muy temprano pasquinando las calles, repartiendo hojas sueltas, dedicando su periódico “Bandera Roja” al servicio de la defensa del derecho a la fianza y realizando diversas actividades. De igual forma, el Colegio de Abogados, nuevamente sirvió de “Casa Grande”, para ser el lugar donde las opciones ciudadanas del NO, juntaron su fuerza. 

El Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), quienes dedicaron mucho esfuerzo en educar a la ciudadanía sobre cuáles eran las opciones que más le convenían al pueblo. Con un total de 10,000 “Hostosianos” (Periódico del MINH), 5,000 pegatinas que rezaban  “VOTA NO y NO”, más de 5,000 hojas sueltas, pancartas por todos los pueblos (Utuado, Toa Baja, San Juan, Mayagüez y otros), el MINH fue parte fundamental de este gran esfuerzo. 

El Movimiento Unión Soberanista (MUS), quienes a pesar de pasar por la crisis más fuerte de su proceso electoral, con la salida de su candidato a gobernador, el Dr. Vázquez Quintana, se tiraron a la calle formando parte de la Coalición en Defensa de la Fianza”. Además, sin perder de perspectiva el rol de luchadores sociales que han sido por décadas, José “Che” Paraliticci y José “Tato” Rivera Santana, candidatos al Senado y a la Cámara de Representante por Acumulación salieron por las calles con altavoces y hojas sueltas a orientar a la ciudadanía. 

No se puede quedar fuera, El Partido del Pueblo Trabajador, quienes con los pocos recursos que tienen para mover sus candidaturas partidarias, destinaron grandes energías para fomentar el voto en contra de las enmiendas. Su candidato a la gobernación Rafael Bernabe, junto a Nicolle Díaz y René Reyes, quienes aspiran a puesto electivos en la legislatura no cesaron en su rol de ciudadanos y luchadores y dieron la batalla de frente como debe ser. 

Por su parte, el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), quienes pusieron su maquinaria partidista a correr en la dirección del NO, aportaron muchísimo en la discusión pública.  Por último, aquellos Populares que por encima de la posición de su Presidente, votaron en favor de la opción del NO. Todos/as ellos/as, son los verdaderos  ganadores. 

Ahora, después de esta victoria… ¿Qué? Una vez más, la voluntad política de juntarnos sacó al país de una desgracia. Una vez más la voluntad política orientó al país, una vez más le llegamos a la gente. Una vez más,  ¿qué esperamos para juntarnos?

Hoy por hoy, el debate político de amplitud y diversidad, prevaleció y logró que el país nos mirara como una opción. De igual forma podría pasar en muchas de las propuestas que elevamos como fieles creyentes de la justicia, igualdad, equidad y libertad. Tenemos la razón, un mundo dominado por el capital y la opresión, no es el mundo que se merece nuestra gente. Ya por fin, hemos salido de aquella nube oscura donde la represión nos echó en el pasado. Ya la gente sabe que no comemos cuentos y, mejor aún, la gente sabe que somos los más preparados para dirigir el país, ahora nos falta juntarnos y mostrar una propuesta común. Una propuesta donde sigamos combatiendo al capital y la opresión sin dogmatismo y trabajando según nuestra realidad. Una realidad difícil económica y socialmente. 

Para algunos grupos organizados, esta experiencia puede solo haber sido una más, dentro del proyecto de resistencia política. Para mí, esto debe ser el inicio de una nueva forma de hacer política en nuestro país, esto porque ya tenemos que dejar de ser resistencia y pasar a ser opción. Quejarnos y decir que insertarse en la lucha electoral del país, es un proyecto reformista es puro dogmatismo. 

Hoy, en América Latina, se están materializando unos proyectos de avanzada, los cuales en su esencia NO son los proyectos que deseamos, pero que SÍ son el camino a seguir. Este largo debate entre “Reformismo” y “Revolución” no es más que un debate necesario, pero no determinante. Los pueblos NO buscan teóricos, ni filósofos, buscan gente de carne y hueso que presenten propuesta para vivir bien. 

Esta victoria, no es más que el comienzo de un nuevo amanecer.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario