27 jul. 2012

Islas, islas, islas: La Travesía Admirable de Tito Kayak

Por Marithelma Costa

Ya se cumplieron cinco semanas del inicio de la Travesía Admirable del ambientalista Alberto de Jesús Mercado a favor de la excarcelación sin condiciones del preso político puertorriqueño Oscar López Rivera.

Viene remando por las Antillas Menores desde que partió de Venezuela el 21 de junio. Ahora cuenta con un nuevo equipo logístico: Abderramán Brenes-La Roche y el fotoperiodista Humberto Trías, quien ha documentado las diferentes fases del trayecto y cuyas fotos se reproducen aquí. Cada vez está más cerca del archipiélago más próximo a Puerto Rico, el de Santa Úrsula y las Once Mil Vírgenes.

Aunque su mensaje a favor de la libertad incondicional para Oscar López Rivera, quien lleva 31 años en la cárcel por conspiración sediciosa, se ha mantenido constante, la llegada y estadía en cada una de las perlas de este collar de islas ha variado enormemente. Ha incluido el banquete que el señor Yoel Pérez Marcano, embajador de Venezuela, le organizó en San Vicente, la soledad tras su primer naufragio en la vecina isla de Bequia, el navegar semi perdido, contra la corriente, de madrugada y sin luna, entre la bruma del volcán Soufrière, y el descubrir la generosidad de los pescadores, los activistas y los masones. Vale la pena recordar dónde ha parado y quiénes se han mostrado solidarios con la Travesía.

Santa Lucía

Después de zarpar de San Vicente, Tito y su equipo se quedaron en la pensión de un escultor en el Estado soberano de Santa Lucía. Fue entrevistado por la reportera Cecile Actille del canal de televisión DBS (Daher Broadcasting Service) y también habló en el noticiero del canal HTS. La cobertura en la prensa es fundamental para que se conozcan los móviles de una Travesía, cuyo reto mayor, para los coordinadores, es la seguridad del ambientalista.

Tras los naufragios en Bequia y San Vicente, al llegar a Santa Lucía se comenzaron a recaudar fondos para que siempre lo acompañe una embarcación por si algo sucede. Ese algo puede ser el golpe de un marullo que abra el kayak en dos de nuevo o, lo que más teme el viajero, un tiburón que abra la boca. El problema es que el combustible es sumamente caro y las escoltas costeando las islas o entre una isla y otra pueden llegar a mil dólares.

Después de conceder las entrevistas a la prensa de esta isla de más de 162.000 habitantes –y dos premios Nobel: el economista Arthur Lewis y el poeta Derek Walcott–, se intentaba resolver desde Puerto Rico el problema de las escoltas. De momento Tito le dijo a sus compañeros: “Me voy a dar una vuelta”. Como no volvía, lo buscaron, y de inmediato se dieron cuenta de que el kayak había desaparecido. El mar estaba tranquilo, Tito agarró su kayak y remó solo hacia el norte de Santa Lucía. Tenía que recuperar los días perdidos por la avería de su embarcación. Y sabía que no se dispone de demasiado dinero.

Martinica

Martinica, Provincia de Ultramar francesa y por ello miembro de la Unión Europea, fue la isla siguiente. Allí tuvieron el apoyo del Sr. Marcel Clodion, quien pertenece a la Logia Gran Oriente de Francia. El Sr. Clodion es amigo personal del doctor puertorriqueño Fermín Sánchez. Como los masones creen en los principios de la libertad, la igualdad y la fraternidad, se solidarizan con la excarcelación de Oscar López Rivera. Y en ese espíritu, el Dr. Fermín Sánchez, de la logia Gran Oriente Nacional de Puerto Rico, le pidió apoyo a su compañero Marcel Clodion. Además de recibirlos y ofrecerles alojamiento como si fueran de la familia, el Sr. Clodion contactó la televisión de Martinica y al periódico France-Antilles, que publicó dos artículos sobre la travesía: “L’escale martiniquaise d’un résistant pacifiste” (18/07/2012) y “Tito Kayak navigue pour la liberté” (11/07/2012).

Dominica

A Dominica se le hizo sumamente difícil entrar debido a las corrientes marinas. Por ello Tito tuvo que atracar en el sur de la isla, en el pequeño pueblo Potterville, una comunidad muy humilde donde los niños hicieron fiesta, pues querían montarse en el kayak. Allí conoció a Gabriel Francis y a Peter, los pescadores que lo recibieron y despidieron como si fuera un hermano.

En esta isla pernoctaron en un área de 15 km. cuadrados concedido por la corona británica en 1903 a los descendientes de los caribes, donde hoy viven cerca de 3,000 de ellos. Este territorio de quienes fueron los reyes del mar Caribe, irónicamente tiene acceso muy limitado a la costa. A pesar de esto, gozan de un jefe y de un representante en el parlamento que se halla en la capital, Roseau.

Guadalupe

A Guadalupe también fue difícil entrar por las corrientes. Pero allí los esperaba la activista humanitaria francesa Marina Rajewski del Colectivo Nacional Francés que apoya la liberación de Mumia Abu Jamal. El ex Pantera Negra Mumia, uno de los condenados a cadena perpetua más famosos de Estados Unidos, nació en 1954 y es un periodista y activista político negro. Fue sentenciado a muerte en 1982. Su caso, como el de Oscar López Rivera, ha generado campañas masivas por su excarcelación tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo.

Junto a Marina Rajewski, descrita por el equipo de apoyo como el ángel de la guarda de Tito, Guy-Luc Belrose, del Colectivo Guadalupeño de apoyo a Mumia, también ayudó en la Travesía. Juntos estudiaron los mapas y las corrientes. Y el 19 de julio, Tito partió hacia el norte a las 7:23 de la mañana desde la playa de Santa María, que por pura casualidad fue el lugar donde atracó Cristóbal Colon en 1493. Para llegar allí tomó el canal natural que escinde la isla en dos partes.

Al atracar en la villa pesquera de Santa Rosa, en el noroeste de Guadalupe, un grupo de pescadores repararon y reforzaron de nuevo el kayak que sufrió una nueva rotura. También Tito conoció a unos jóvenes franceses que armados de remos gritaron: “Viva Oscar López” en una foto memorable que se puede ver en “Kayakenado por el Caribe por Oscar López Rivera” en Facebook. De Guadalupe a Monserrate, la isla volcán, Tito fue con una escolta parcial. El dinero sigue siendo un problema.

Monserrate

Los habitantes de Nuestra Señora de Montserrate son, como la Travesía a favor de la excarcelación de Oscar López Rivera, admirables. Esta isla de sotavento es un territorio de ultramar que depende del Reino Unido y está bajo la tutela del Comité de Descolonización de la ONU. Gran parte de la población la ha abandonado a causa de las erupciones del volcán Soufrière, que en 1995 destruyó su capital, el aereopuerto y más de la mitad de la isla, que hoy se considera “área de exclusión”. Por ello las instrucciones dadas a Tito para llegar por el Capitán James White, Director de Manejo de Desastres del gobierno de Monserrate, fueron muy detalladas: navegar por el oeste de Monserrate, pues la isla sirve de protección contra los vientos y las fuertes corrientes que van en dirección sur, suroeste. No parar en el promontorio de Redonda a descansar. Es una masa de tierra abrasiva. No parar tampoco en la “shoe rock area” debido a desprendimientos parciales de roca y lava. Entrar solo por el puerto oficial: Port Little Bay. Le tomó catorce horas y media remar prácticamente a ciegas hasta allí.

Aun con un volcán tan activo, quedan en Monserrate alrededor de 5,000 residentes que no han querido dejar su país. Incluso escriben y publican, y producen arte y música. La University of the West Indies organiza un festival literario que se celebra en noviembre de cada año y convoca a escritores del Caribe, el Reino Unido, Australia, y otros destinos diaspóricos. El lunes 23 de julio, Tito y su equipo de apoyo hablaron de la Travesía, de Puerto Rico y de Oscar López Rivera en la estación radiofónica Radio Montserrat (ZJB).

Una reflexión sobre las islas

La estudiante puertorriqueña de la UPR, Luciana García Barreras colgó recientemente en la red una interesante reflexión sobre este viaje:

“Ahora que Tito Kayak se ha tirado la maroma de atravesar las islas caribeñas en reclamo por la libertad del preso político Oscar López Rivera, una de las cosas más asombrosas que se han podido concluir es la cercanía tan grande que hay en nuestro archipiélago. El hecho de que un kayakero haya podido llegar en pocos días “tan lejos” de Puerto Rico, significa que no estamos tan lejos como creeríamos. Si comparamos el Caribe y a EEUU en el mapa, nos percatamos que efectivamente el Caribe, con sus mares e islas, no es ni una quinta parte del territorio estadounidense. Esta maravilla me remonta al pasado, cuando los indígenas que habitaban el Caribe viajaban en cayucos entre las islas, como viviendo en un gran territorio propio que era el Caribe entero; o cuando bajo el dominio español, Cuba era el centro urbano per excelencia al que iban comúnmente los puertorriqueños y otros caribeños de habla castellana. Son datos que nos trastocan el cerebro y el entendimiento que tenemos sobre nuestra posición en el mundo. También me hace pensar en los dominicanos atravesando constantemente el Canal de la Mona para hacer sus vidas en una isla con un poco de más posibilidades que en la República. Nos hacemos varias preguntas. ¿Cómo es posible que estemos tan cerca? ¿Acaso ningún puertorriqueño en esta época se había dado cuenta? ¿Por qué nuestras islas han llegado a ser naciones que se han diferenciado (y hemos querido) unas de otras, estando en el mismo lugar y con experiencias muy parecidas? ¿Qué habría sucedido si no hubiera las fronteras entre nuestras islas?”

Mientras pensamos en esas preguntas tan pertinentes, la Travesía Admirable a favor de la excarcelación de Oscar López Rivera continúa. El 24 de julio de 1783, nació en Caracas el Libertador de América Latina, Simón Bolívar, quien también era masón. En 1816, Bolívar hizo la Travesía Admirable pero en sentido inverso. Su embarcación, el Indio Libre, se provee de agua y leña en Vieques, llega a St. Thomas, sigue a Tortolla para atracar finalmente en Venezuela, en el puerto de Güiria, estado de Sucre.

Da la casualidad que el 24 de julio también es el cumpleaños de Tito, quien en el día de su fiesta rema a Nevis para seguir a las islas, tan cercanas y tan lejanas a la vez, de St. Kitts, St. Barthélemy, St. Martin, Anguilla, Anegada, Tortolla, Virgen Gorda, St. John, St. Thomas, Culebra, Vieques y Boriquén.

Fuente: 80grados
Fotos: Humberto Trías

No hay comentarios:

Publicar un comentario