5 feb. 2012

Puerto Rico mirando al Sur

Puerto Rico mirando al Sur: Palabra solidaria         
Por Julio Muriente Pérez / Copresidente del MINH    
Puerto Rico mirando al Sur es el título de la columna semanal que desde este año del 2012, comenzó a publicar el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH) en el reconocido periódico Correo del Orinoco de la hermana República Bolivariana de Venezuela.

El periódico del Gobierno Bolivariano se edita a diario tanto en papel como en formato digital para internet. www.correodelorinoco.gob.ve

Varios columnistas del MINH (Wilma Reverón Collazo, Alejandro Torres Rivera, Julio Muriente Pérez, José Rivera Santana y Héctor Pesquera Sevillano, en coordinación con la compañera Vilma Soto Bermúdez) tendrán la tarea de llevar nuestra voz a nivel internacional mediante sus escritos en el periódico bolivariano.

Hoy presentamos nuestra primera columna a cargo de Julio Muriente Pérez, copresidente del MINH.

Puerto Rico mirando al Sur: Palabra solidaria

Con gran alegría hemos aceptado la invitación hecha por este medio de comunicación de masas, para que la palabra de la lucha de independencia de Puerto Rico pueda llegar a la atención de miles de hermanos y hermanas, en Venezuela y otras partes del mundo.

Ha sido una invitación valiosa y oportuna. Nos permitirá explicar a los lectores el proceso más que centenario que ha librado el pueblo puertorriqueño por su autodeterminación e independencia; contra el colonialismo y en defensa de su cultura y nacionalidad.

Puerto Rico es una nación caribeña y latinoamericana que ha estado sometida a potencias imperiales desde el año 1493 hasta el presente. Fuimos colonia de España hasta que, como consecuencia de la Guerra Hispano-cubano-americana de 1898, fuimos tomados como botín de guerra por el entonces emergente imperialismo estadounidense.

La independencia de Puerto Rico y Cuba era uno de los grandes objetivos del Congreso Anfictiónico de Panamá, celebrado hace 185 años como una gran iniciativa solidaria del Libertador Simón Bolívar. Entonces ese objetivo no se alcanzó.  De ambas islas, Puerto Rico sigue siendo hoy un asunto inconcluso de la agenda del Libertador.

Naturalmente, la independencia de Puerto Rico es responsabilidad primaria del pueblo puertorriqueño. Sin embargo, en una lucha tan desigual frente al imperialismo estadounidense en carne y hueso, la solidaridad de los pueblos de Nuestra América reviste una extraordinaria importancia.

Más allá de nuestro caso particular, en América Latina y el Caribe diversos pueblos, sobre todo en el Caribe, están sometidos por Estados Unidos y varios países europeos a la dominación colonial.

Por consiguiente, la solidaridad que recabamos no se circunscribe al caso colonial de Puerto Rico. El compromiso de todos y todas debe ser la erradicación del colonialismo en nuestra región a la mayor brevedad.

Para alcanzar ese gran objetivo, la solidaridad amplia y desinteresada es indispensable. Es tarea ineludible en pleno siglo veintiuno.

7 de enero de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario