15/4/2014

''El bosque arde, llanto del pueblo, llanto grande''

Por Karla V. Pesquera
Claridad

En Casa Pueblo nadie lleva los brazos caídos. El incendio que abrazó al Bosque del Pueblo en Adjuntas, la tarde del pasado 27 de marzo, aunque doloroso, no logró socavar la voluntad y el ímpetu de lucha con que Alexis Massol González, director de Casa Pueblo, ha cultivado durante años lo que ha resultado en el Bosque Modelo de Puerto Rico.

De las 200 cuerdas de bosque que son ahora cenizas, brota ya un plan de recuperación que convoca al pueblo puertorriqueño a participar del mismo. “Hemos creado un gobierno, el gobierno del Bosque del Pueblo y hemos logrado incluir primero la gente, la comunidad, que está indignada en Adjuntas y en Puerto Rico y todos quieren aportar y participar en ese gobierno de recuperación nacional, la recuperación de la Patria a través del Bosque del Pueblo como el modelo que debemos hacer para recuperar a Puerto Rico. Ese modelo necesita una gobernanza y esto es lo que estamos haciendo a esta escala. Ese gobierno está compuesto por la gente, las comunidades, la Academia, por los comerciantes y las empresas”, dijo Massol González con relación a la actividad El Bosque Reverdece, el sábado 26 de abril que a partir de las 9:00 de la mañana implementará las estrategias y esfuerzos necesarios para rehabilitar el bosque.

Es imperioso que biólogos, taxónomos y especialistas de bosque evalúen, con antelación a este evento, la región afectada, y que, determinen un plan de recuperación para el ecosistema y la comunidad que el mismo acoge. Sobre todo, el Bosque del Pueblo, región rica en minerales como oro, plata y níquel, que en la década del 60 pretendía ser blanco de la industria minera avalada por el gobierno de Roberto Sánchez Vilella y que fuera impedida, afortunadamente, como consecuencia de la lucha forjada por el movimiento en contra de la explotación minera. Lucha que creció especialmente a mediados de década y que desafió un gobierno que hubiera intercambiado la salud de los puertorriqueños y de nuestro entorno natural por negociaciones con empresas mineras, pretendiendo justificar el saqueo de las tierras como una solución para inyectar la economía del país, cuando en realidad tales perspectivas de “desarrollo” resultan en la pobreza y encarecimiento de los pueblos. “Esa parte que se quemó, esas 200 cuerdas, es el área que se afectó por la explotación minera. Las compañías mineras hicieron barrenos, metieron máquinas… Cuando logramos convertir lo que eran las minas en el Bosque del Pueblo, nos preguntamos qué vamos a hacer con esto y decidimos dejar que la naturaleza lo recuperara”, indicó Massol González.

En esta ocasión, sin embargo, se trata de intervenir inmediatamente en ese proceso natural para acelerar el comienzo de una recuperación que tardará años, quizá décadas, en lograrse del todo. Ya se identificaron zonas del área afectada para ser plantadas de árboles frutales, café, calabaza y bambúas estructurales para comenzar a abrirle paso a la repoblación de la flora y fauna del territorio afectado. “Lo que estamos impulsando es, además del desarrollo, de la protección, de la conservación de las aguas etc., el desarrollo económico sostenible, un modelo de desarrollo participativo y a su vez ecológico, el desarrollo agrícola sostenible”, añadió Massol.

Con este modelo en mente se hace un llamado desde Casa Pueblo a todo Puerto Rico para que estreche alianzas de apoyo a las organizaciones y personalidades que formarán parte de esa “gobernanza” que tomará inicio el último sábado del corriente mes de abril. Conformarán este esfuerzo desde brigadas, estudiantes, niños escuchas, grupos comunitarios y ecológicos e instituciones como la Universidad de Puerto Rico y la Pontificia Universidad Católica, entre otras. “La inteligencia, el conocimiento, profesores y estudiantes de varias disciplinas en el análisis de lo que hay que hacer, desde el paisajismo hasta la pintura; la Academia puesta al servicio de la recuperación del Bosque”, añade Massol. De igual forma, el parador Villas de Sotomayor será parte de la iniciativa, tanto por su colaboración -brindando alimentos a los que trabajaron por detener la ruta del fuego que consumió parte del Bosque Modelo de Puerto Rico- como también su participación en este plan de desarrollo ecosostenible desde la perspectiva del turismo. “Impulsaremos un turismo ecológico, porque el Parador Villas de Sotomayor es parte de Casa Pueblo, él (dueño del parador) es un actor del proceso desde la perspectiva de turismo. Estamos armando muchas piezas, que están ahí, vamos a ver cómo las juntamos. Cada cual es un actor del proceso”. La música que entonará la actividad estará a cargo de la Banda de los Bomberos y José Nogueras a son de la plena.

Mientras el entusiasmo del pueblo y la naturaleza hacen lo propio, la Policía de Puerto Rico, el Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico, así como el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, continúan labores de investigación y peritaje sobre el siniestro, ocurrido la tarde del 27 de marzo. Dicha investigación anticipó que se han identificado sospechosos que deliberadamente incurrieron en cometer el nefasto crimen. Sobre esto, Massol añade que, “le corresponde al Departamento de Justicia encausarlos, y ahí no entramos nosotros. La gente a veces aprende por un cantazo. No era necesario que hicieran eso para que aprendieran, pero las leyes son así y deberán pagar por lo que hacen. No entramos en el aspecto de juzgar porque desconocemos la interioridad de esa persona. Es doloroso, uno luchar por tantos años en contra de las minas evitando la destrucción, logramos el bosque y ahora hay una destrucción provocada por alguien de aquí mismo”.

La gestión de Casa Pueblo ante las amenazas que gobiernos y corporaciones representan para el medio ambiente, ha resultado exitosa a través de la inserción de proyectos de conservación ambiental, como también de la inclusión participativa de las ciudadanas y ciudadanos puertorriqueños en tal causa fundamental de la Patria y el Planeta en que yace ésta. Por eso, muchos en el país se han preguntado si el fuego fue provocado como acto de represalia en contra de la organización, cuestionamiento que resulta necesario hacerse tras el hecho de que fueron cinco los focos de incendio que abrieron paso a la destrucción del Bosque en las regiones de Adjuntas y colindancia con Utuado. Sin ánimo de especulación, ante esta interrogante Massol expresó que “si fuera un acto premeditado con fines políticos ya es otra cosa. Si ahí detrás hubiese eso, que yo no lo sé, ya entonces es un asunto político, un crimen ambiental desde una mirada política para hacerle daño a Casa Pueblo, al Bosque del Pueblo, y sobre eso no puedo especular.”

El Bosque Modelo presenta un proyecto de ley que integra la planificación y desarrollo sostenible que propone criterios de conservación, integración comunitaria y de las empresas con el fin de establecer una economía sustentable y de armoniosa convivencia entre estos sectores y el primer corredor biológico de Puerto Rico.

Para hacer posible el rescate del Bosque del Pueblo en Adjuntas “tiene que haber la ciencia, el conocimiento, tiene que haber voluntad, tiene que haber amor, tiene que haber sabiduría. Son 200 cuerdas, son 200 veces que vamos a restaurar a Puerto Rico”, afirmó el Director de Casa Pueblo, donde se espera la participación ciudadana el sábado 26 de abril comenzando a las 9:00 de la mañana.

(Fotos Karla V. Pesquera)

8/4/2014

Betances, orgullo patrio

Por Vilma Soto Bermúdez
MINH

Ramón Emeterio Betances, Padre de la Patria (Cabo Rojo, 1827 - París, 1898, escritor, médico, abolicionista y revolucionario) que desde el exilio recolectaba armamentos  y dirigía a los insurrectos que levantarían la tea incendiaria el 23 de septiembre de 1868 en el Grito de Lares, fue detenido y las armas confiscadas, amén de que el día establecido para el levantamiento tuvo que adelantarse debido a que el gobierno español se enteró de los planes libertarios. 

Las armas no llegaron. Las fuerzas españolas doblegaron a los patriotas… pero eso no fue el fin de la lucha. Betances, el eterno exiliado, continuó su labor revolucionaria, no solamente por su Patria, sino, además por la Cuba en armas, de quien fuera su delegado en París.

Tuve el honor hace unos años, de que el historiador Félix Ojeda Reyes, quien ha dedicado su vida al estudio y a  la recopilación de los escritos del prócer, sabiendo que estaba trabajando con la Revolución Bolivariana en el Proyecto Emancipación, se comunicara conmigo para indicarme que buscara ciertos artículos de Betances en la Biblioteca Nacional.

Tras rebuscar en la prensa de la época hallé varios de sus escritos en El Federalista. Nunca algo me había conmocionado tanto. Empecé a llorar, no de tristeza, sino de orgullo patrio. Sus palabras le dieron sentido a mi concepto de Patria Antillana, de Patria Grande. Estaba en presencia de nuestra historia. Encontré a Betances en Venezuela.

A Betances se le reconoce como uno de los principales forjadores de la conciencia antillanista y figura ideológica de la independencia americana.

La pluma de Betances lo convirtió en uno de los intelectuales más leídos de Nuestra América. Al igual que Bolívar y Martí, fustigó tanto al gobierno colonial imperante, como al imperialismo de EEUU.

De él dejamos aquí una cita: «No quiero colonia ni con España ni con Estados Unidos, ¡qué hacen los puertorriqueños que no se rebelan!»

(Correo del Orinoco)

8 de abril - Natalicio de Ramón E. Betances, Padre de la Patria puertorriqueña

(8 de abril de 1827 - 18 de septiembre de 1898)

3/4/2014

Mirando al Sur: Juan Mari Brás y la unidad

Julio A. Muriente Pérez
Copresidente del MINH   

El 26 de octubre de 1965 el querido compañero Juan Mari Brás dio una conferencia en San Juan, que posteriormente fue publicada por la Editorial Claridad, bajo el título de Bases para la Unidad Anticolonial. Casi medio siglo después, aquellos planteamientos sobre la unidad mantienen gran vigencia:

«En Puerto Rico lo que está planteado como controversia esencial es la afirmación de la patria frente a la pretensión de un poder extranjero de estrangularla y absorberla. En la tarea de hacer frente a tal pretensión tiene que unirse la patria entera.

»Dentro de la actual realidad puertorriqueña, la unidad anticolonial abarca un ámbito mayor. Aspira a concertar el trabajo y esfuerzo emancipador de todas las fuerzas auténticamente puertorriqueñas que repudian la sujeción colonial de nuestra patria.

»La principal diferencia entre la unidad independentista y la unidad anticolonial consiste en que en la última se aspira a reunir, no solamente a los que creemos que Puerto Rico debe ser una república…sino a todos los puertorriqueños que coincidan en la lealtad suprema a Puerto Rico como nuestra única patria, y en combatir el estado de coloniaje en que vivimos.

»Puerto Rico como pueblo, como nación, como patria, tiene intereses completamente contradictorios con los del imperialismo norteamericano.

»…de la unidad puertorriqueña hay que excluir fundamentalmente a las clases y sectores que objetivamente no forman parte ya de nuestro pueblo, porque responden a intereses contradictorios al interés nacional de Puerto Rico.

»La unidad –tanto en su fase independentista como anticolonial– tiene que fundarse en aquellos objetivos que nos son comunes, pasando por alto la diversidad de problemas en los que discrepamos.

»Nuestro objetivo inmediato debe ser la unidad independentista, que reúna en un frente unido a todas las fuerzas activas y pasivas del independentismo.

»…en ese esfuerzo unitario va envuelto el destino de Puerto Rico, nuestra Patria, a cuyo servicio y por cuya libertad hemos comprometido ya, desde hace tiempo, todo cuanto somos y tenemos: vida, hacienda y honor.»

Puerto Rico mirando al Sur, columna semanal del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano de Puerto Rico en el periódico del gobierno bolivariano de Venezuela, Correo del Orinoco.

2/4/2014

El Antillano regresa a su Patria

Tito Román Rivera
Por Cándida Cotto / Claridad

El rescate de la figura del revolucionario, del médico comprometido con los pobres, es el propósito del documental sobre el Padre de la Patria Puertorriqueña, Dr. Ramón Emeterio Betances, el Antillano, del joven cineasta Tito Román Rivera. 

La motivación para seleccionar a una figura histórica para su primer largo metraje narró Tito para En Rojo surgió, “desde que le di ‘rec’ (quiere decir rodar, o grabar) a la cámara hace dos años y medio lo conceptúe justo antes de haberme graduado de la Escuela en Cuba en el 2010, en verano ya me estaba preparando sobre lo que iba hacer una vez regresara a Puerto Rico”. 

En ese momento narró que estaba haciendo una investigación sobre don Pedro Albizu Campos porque le interesaba hacer un filme de dos partes, la primera de los años 30 y los nacionalistas y la segunda de los años 50 (del siglo pasado), ambos periodos importantes de la lucha de Albizu y los nacionalistas. Pero reconoció que ésa es una película mucho mas ambiciosa que requiere mayor presupuesto. 

Sucede que un buen día en la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICT), en Cuba, donde estudiaba se cruzó en el pasillo con unos compañeros franceses que querían hablar con él y le preguntaron que quién era ése que él tenía en la camisa. Tito llevaba puesta una camisa con el rostro del Antillano, Betances, con su larga barba y atrás la cita: “qué le pasa a los puertorriqueños que no se rebelan”.

Punto seguido les habló de Betances y que estudio medicina en Francia y murió en el exilio en Francia. “Me lamenté de que no tuviera una película de Betances para prestársela en ese mismo momento porque eso era parte de la tradición en la Escuela, el intercambiar documentales, películas y ahí fue que en mi mente me dije ‘cómo es posible que todavía no haya un documental de Ramón Emeterio Betances’ ahí fue que dije hay que pausar lo de Albizu y vamos a tomar a Betances”. Por parte de sus compañeros franceses igual quedaron sorprendidos con lo que les dijo del revolucionario puertorriqueño.

A su regreso a Puerto Rico, en el entierro de la insigne Lolita Lebrón tuvo contacto con el historiador por excelencia de Betances, el doctor Félix Ojeda Reyes, quien le estuvo hablando dos horas de Betances y de por qué el documental se debería llamar El Antillano. El cineasta quería nombrar al documental Dr. Betances –explica- porque quería presentar la metáfora de este doctor revolucionario que quiere curar la sociedad que tanta falta hace en el siglo 21 para curar la enfermedad del colonialismo y las distancias y divisiones entre los países caribeños. 

Luego de varias conversaciones con el profesor Ojeda Reyes, quien lo encaminó en la investigación sobre Betances, se dispuso a conceptuar la filmación. De su investigación Tito contó que lo más que le impresionó sobre la vida de Betances fue su relación con República Dominicana. “Cuando se habla de la historia revolucionaria del siglo XIX siempre se destaca como la amistad de Cuba y Puerto Rico, pero casi nunca se habla de nuestra relación con República Dominicana creo que lo más chulo de todo es que Betances es hijo de un dominicano y ese es el Padre de la Patria Puertorriqueña”. Tito apuntó a la xenofobia que existe en Puerto Rico contra los y las dominicanos(as) y cómo el capitalismo fomenta la xenofobia entre los trabajadores. 

“Creo que esta investigación me ha permitido abrir los ojos un poco más sobre cuál debe ser nuestra visión sobre la República Dominicana y cuál es ese ejemplo que dio Betances. Tanto así que lo más que me impresionó es que quizás República Dominicana sea el pueblo donde más cariño Betances recibió y eso se cuenta en las serenatas que le llevaban a Betances los dominicanos en agradecimiento por todo el trabajo voluntario de la medicina. Iba a los campos a curar a la gente pobre, por el día atendía a los adinerados y por las tardes se iba atender a los pobres a los campos”, contó sobre parte de sus descubrimientos en su investigación. 

El documental de 80 minutos presenta entrevistas con los historiadores, Félix Ojeda Reyes, el dominicano Dr. Santiago Castro Ventura, quien luego de ser médico se hizo historiador y escribió el libro, Betances en la historia dominicana; con la historiadora cubana, Josefina Toledo, profesora de la Universidad de la Habana, y quien es especialista en la puertorriqueña Lola Rodríguez de Tió, mediante la cual llega a Betances. Y en Paris, Francia, Tito entrevista al también historiador Dr. Paul Estrade, con quien recorre los recovecos en los que estuvo y vivió Betances, partes de las cuales se presentan en el documental. 

De hecho el cineasta lamentó que no pudo poner todo el material en el documental pero que es parte del propósito el que los espectadores, en especial los jóvenes, quieran saber mas sobre El Antillano. 

En el único país caribeño en donde no se entrevistó a nadie y en el cual vivió un tiempo Betances fue en Haití, aunque sí se presentan escenas. “Para mí dentro de todo el documental la parte mas emotiva es Haití. La parte que más me disfruto como cineasta de la pieza es Haití porque creo que como dentro del documental presento la figura principal de Betances pero debajo de eso hay un subtema que lo que quiero es presentar el Caribe y presentar los espacios donde estuvo Betances y cada vez que veamos una transición hay algo que yo estoy queriendo transmitir y Haití para mí es bien importante, creo que Haití no ha tenido en Nuestra América el reconocimiento que se merece”. 

Para este trabajo Tito contó con la colaboración de su colega Ray Figueroa, para el guión de montaje y con el equipo de la empresa Zoom Idea (acercamiento Ideal) para el trabajo de animación. Juan Carlos Torres Montalvo, el artista gráfico, describió sobre el trabajo de animación, “aunque hay cierta libertad artística no hay referencia de cómo era Betances cuando joven y sin barba, fue crear nuestro Betances utilizando las referencias de Betances ya adulto. Eso fue un reto lograr ese Betances joven y niño”. 

“Estoy muy orgulloso de ser parte, colaborador de esta producción, le doy gracias a Tito por haberme llamado a este proyecto, cuando me preguntó si yo quería no me tomó un segundo le dije sí”, añadió. Las partes animadas incluyen escenas de la niñez de Betances, y la gesta del Grito de Lares, entre otras. 

La gala oficial del Antillano será el lunes 7 de abril a las 7:00 pm en el Teatro de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Donativo sugerido $5.00. Ese día es la víspera del natalicio de Betances. 

Crucigrama Betances, Padre de la Patria


Por Vilma Soto
Claridad


Horizontales:
 
1. _____ Rojo, ciudad natal de Ramón Emeterio Betances.
5. Doce pulgadas, pl.
8. _____ Santamaría, patriota cubano, hermano de Haydée.
10. _____ de la Patria puertorriqueña, Ramón E. Betances y Alacán.
12. Pasee por las calles.
13. Rezar.
14. Cólera.
15. Sube la bandera.
16. Aroma.
17. Sospecho.
21. Vestimenta de la India.
22. _____ Domingo, Betances vivió exiliado en esa ciudad dominicana.
24. Lengua provenzal.
26. Sufijo.
27. Mira.
28. Apócope de suyo.
29. Unidad de tiempo geológico, equivalente a mil millones de años.
30. Abreviatura de usted.
31. Preposición latina.
32. Trinitrotolueno.
33. Nota musical.
34. Tela muy basta labrada de lana burda.
37. Del verbo honrar.
39. Símbolo del níquel.
40. _____ Emeterio Betances, fue el forjador del más avanzado proyecto revolucionario del Caribe: la Confederación Antillana. 
41. Campeón.
42. Habitaban en la parte oeste de América del Sur, desde el actual Ecuador hasta Chile y el norte de la Argentina.
45. Sonríe.
46. Los _____ mandamientos de los hombres libres, proclama de Betances escrita en el exilio en Saint Thomas en noviembre de 1867.
47. Mugido.
48. Símbolo del tantalio.
49. Foro de _____ Paulo, foro de partidos y grupos de izquierda latinoamericanos y caribeños.
50. Aguardiente anisado.
51. La _____ de Boriquén, libro de Betances en memoria de su novia fallecida.
52. Ramón Emeterio Betances y _____, denunció al imperialismo español al igual que al yanqui: “No quiero colonia ni con España ni con Estados Unidos”.
 
Verticales:
 
1. Que tiene candor, fem. pl.
2. 8 de _____ de 1827, nacimiento del Padre de la Patria.
3. Aceitar una ensalada.
4. Grito de _____, fue gestado por Betances.
5. Ciudad europea donde falleció Betances.
6. Fallar.
7. 16 de _____ de 1898, muerte de Betances, defensor de la independencia antillana.
9. Moneda europea.
10. Río de Italia.
11. Sorgo, planta gramínea.
17. Sin pelo.
18. Interjección.
19. Antiguamente la nota do.
20. Félix _____ Reyes, catedrático puertorriqueño, autor de El desterrado de París. Biografía del doctor Ramón Emeterio Betances.
22. Experimentar sensaciones.
23. Del verbo ovular.
25. País hermano cuyo Partido Revolucionario representó Betances en Francia.
26. Ramón Emeterio _____, diplomático, administrador de salud pública, poeta y novelista. Sirvió como representante y contacto para Cuba y la República Dominicana en París.
35. Conjunto de lías.
36. Antes de mediodía.
37. Los detractores de la raza negra y de la República de _____, escrito de Betances.
38. De hueso, fem. pl.
42. Del verbo ir.
43. Conjunción copulativa.
44. Monte de Jerusalén.
45. Cada uno de los caracteres que empleaban en la escritura los antiguos escandinavos.
47. Apócope de mamá.

Solución

 

1/4/2014

Nuestra personalidad colonizada

Por Ibrahim Pérez

El  5 de abril de 2008, resumí para ustedes la descripción de nuestra personalidad colonizada, un desorden mental magistralmente expuesto por el médico psiquiatra boricua, Dr. Guillermo González, en su libro “Los trajes del Gobernador”. En 2014, nuestra personalidad colonizada sigue siendo un serio problema de salud mental. Nuestros políticos representan su más nociva expresión. Su poder decisional los convierte en influyentes propagadores de ese trastorno colonial y les confiere una gran capacidad para replicarlo.

Los boricuas sabemos que la autoridad máxima sobre nuestras vidas radica en la metrópolis. De allá emanan las cuantiosas ayudas económicas que nutren nuestra humillante dependencia y que atrofian nuestra creatividad, productividad y motivación. Hemos llegado al extremo, no solo de negar esa realidad, sino de someternos a ella y sacarle el mayor provecho, de glorificar su importancia y proclamarla como filosofía de vida.

Nuestros políticos se han insertado hábilmente en la administración de las ayudas federales, a sabiendas de que son la materia prima que los sostiene como clase social independiente, que son la principal fuente de trabajo, mantengo y lealtad para sus correligionarios. Nuestros políticos, ni promueven, ni interesan el verdadero cambio. El cambio es una amenaza a su propia existencia.

Los políticos saben, que la falta de consenso y de unidad, especialmente en momentos de crisis como los que vivimos en 2014, garantizan su perpetuidad en el sistema colonial. No les conviene que crezcamos y nos desarrollemos por nuestros propios méritos. Imagínense qué pensarían sus correligionarios si les dijeran que, en adelante, sus vidas dependerán de sus propios esfuerzos y no de su afiliación y lealtad al partido.

La mentalidad colonizada explica nuestro fanatismo proselitista y hasta las actuaciones corruptas de los que defienden ciegamente al liderato político que los mantiene. Hemos perdido el criterio propio y el pensamiento crítico. El tribalismo y los colores prevalecen sobre nuestra puertorriqueñidad y sobre nuestra dignidad, excepto cuando soñamos transitoriamente con los triunfos internacionales de nuestras mujeres bellas y nuestros deportistas.

Ya es tiempo de comenzar a sanar de nuestra psicopatológica personalidad colonizada. Solo así podríamos comenzar a romper las cadenas de la inmovilizadora actitud colonial, levantar nuestra autoestima, autovalía, tolerancia y civilidad, para entonces intentar lograr consensos en los renglones más determinantes de nuestra convivencia colectiva.

Tomado de El Nuevo Día